Lesiones de ciclistas

Fernando 13 abril, 2018
Practicar ciclismo es una forma divertida y apasionante de hacer deporte, pero tanto por rutas como por carretera, hay ciertos peligros que debemos tener en cuenta para evitar las lesiones más frecuentes en ciclistas

El ciclismo es, sin lugar a dudas, un deporte con beneficios enormes para la salud. No obstante, como muchas otras disciplinas, puede generar lesiones específicas para quienes lo practican. A continuación, detallamos cuáles son las más frecuentes lesiones de ciclistas y cómo pueden prevenirse.

Factores que causan lesiones de ciclistas

Al tratarse de un elemento externo al cuerpo que se utiliza para llevar a cabo su práctica, muchas lesiones de ciclistas encuentran su origen en fallas en la bicicleta.

No solamente hablamos de aquellas que pueden darse accidentalmente, como roturas o desgastes de sus partes. También es importante la ubicación de cada elemento y el tipo que escojamos de acuerdo a las necesidades corporales y el tipo de ciclismo que practiquemos.

Ciclista con dolor por lesión.

Entre los desencadenantes de lesiones más importantes, podemos mencionar:

  • Altura inadecuada del sillín: su posición debe permitir un correcto movimiento de extensión y flexión de la rodilla. Precisamente, la posición neutra de la pierna debe rondar los 160°, mientras que flexionada tendría que permanecer a 25° o 30°.
  • Alteraciones anatómicas: las diferentes disimetrías o las desviaciones de las piernas (pierna valga o varo, por ejemplo) exigen utilizar plantillas especiales, además de adaptar la bicicleta para estas especificaciones. La longitud de las bielas suele ser un factor muy importante que depende de la longitud del fémur del ciclista.

Además, por supuesto, el ciclismo puede estar ligado a los mismos problemas que la actividad física regular. Estos son: sobreentrenamiento, mala alimentación, entrenar con cargar o por periodos demasiado demandantes o tener una mala técnica.

Tipos de lesiones de ciclistas

Después de analizar los factores que pueden predisponer a un ciclista a lesionarse, analizaremos cuáles son las más comunes en esta disciplina.

Lesiones traumáticas

Seguramente, es la primera que se cruza por la cabeza de todo principiante. No importa cuán experimentado o habilidoso sea un ciclista: el riesgo de la caída siempre está latente. De hecho, pasa hasta en el mismísimo Tour de Francia.

Generalmente, este tipo de impactos suelen tener a la muñeca, el codo y las rodillas como víctimas principales. Además, la clavícula y las costillas también pueden verse dañadas, dependiendo de la intensidad del impacto y la edad del ciclista.

Cervicalgia

La posición inclinada del ciclista lo hace un blanco predilecto para esta afección. Los impactos de la bicicleta al atravesar las irregularidades del terreno se trasladan y son absorbidas por los hombros y la columna cervical del deportista. Además, la necesidad de levantar la mirada para ver el camino pueden acrecentar los síntomas.

Problemas lumbares

Si el manillar no posee la altura correspondiente, el ciclista deberá adoptar una posición demasiado tumbada. Esto puede causar padecimientos en la parte baja de la espalda, la zona lumbar.

Los deportistas más experimentados del ciclismo afirman que el ángulo ideal para la columna es de 110 grados. Llevar una curvatura más o menos pronunciada podría llevar a lesiones de la espalda. Esta posibilidad se potencia al hacer esfuerzos más grandes.

Lesiones por sobrecarga en las manos

En muchas modalidades del ciclismo, los terrenos son irregulares y se deben atravesar muchos pozos. En esos casos, el ciclista debe coger firmemente el manillar para evitar caídas.

Esta vibración que las manos reciben pueden causar inflamaciones o incluso fracturas por estrés en los dedos. Asimismo, puede ser el origen del síndrome del túnel carpiano, que afecta los nervios que atraviesan el centro de la muñeca y, por ende, causa hormigueo en las falanges.

Afecciones de los miembros inferiores

La parte del cuerpo más afectada suele ser el perineo, debido a las prolongadas cargas que debe soportar durante horas de entrenamiento y competencia. No solamente recibe impactos, sino que también es sometido a una fricción casi constante y puede ser objeto de diferentes afecciones en la piel causadas por la sudoración.

Tendinitis en la rótula

La tendinitis rotuliana es un problema sumamente frecuente en ciclistas. La función de este tendón es permitir a los músculos de la parte frontal del muslo extender la rodilla. Este movimiento, claro, se da constantemente en el ciclismo.

Se pueden ver afectadas aquí la inserción en el polo inferior de la rótula o el mismo tendón. En el primer caso, suele deberse a una tracción desviada, mientras que la otra generalmente es provocada por el sobreuso.

Si bien la solución está ligada estrechamente a la causa del problema, la salida más frecuente es encontrar una alineación correcta del pie.

Otras tendinitis

Chica con rodilla vendada por lesión.

Si bien la de la rótula es la que se da con mayor frecuencia, también pueden darse otras inflamaciones de tendones. Por ejemplo:

  • Tendinitis del cuádriceps: produce dolor en la parte superior de la rótula. Suele estar causada por una altura incorrecta del sillín, ya sea demasiada alta o baja.
  • Tendinitis de la pata de ganso: genera dolor en la parte interna de la rodilla, donde se unen tres músculos que se insertan en la tibia. La causa es una extensión excesiva de la rodilla por la altura del sillín.
  • Tendinitis en isquiotibiales: en este caso, se percibe tirantez en los músculos isquiotibiales y dolor en la parte posterior de la rodilla.
  • Tendinitis del tendón de Aquiles: se genera dolor por la sobrecarga sobre este tendón. Para corregirla, es necesario cambiar la ubicación del pedal y, en algunos casos, también el calzado.

Al igual que en muchos otros deportes, las lesiones de ciclistas están estrechamente ligadas a sus particularidades y exigencias. Por lo tanto, es importante que se tomen las precauciones pertinentes para corregir estos desencadenantes y conservar la salud mientras se practica esta excelente actividad física.

Te puede gustar