Cuáles son las lesiones en el gimnasio más frecuentes

Adrián Pérez · 16 enero, 2018
Cuando nos ponemos a entrenar, puede que la motivación y las ganas nos jueguen una mala pasada y dejemos de pensar en el riesgo de producirnos lesiones en el gimnasio

Muchas personas quieren mejorar su condición física, y existen variadas razones para hacerlo, desde la salud, pasando por el aspecto físico o apariencia y hasta el aspecto emocional. Al sentirnos bien con nosotros mismos nuestra autoestima y actitud de vida mejoran. No obstante, hay que tener cuidado con las lesiones en el gimnasio, entrenar con cuidado.

Quizás estás entre las personas que se sienten intimidadas a iniciarse en un gimnasio. Observas toda esa cantidad de máquinas y no sabes cómo darle uso. O tal vez te da vergüenza si comienzas a compararte con los que ya llevan cierto tiempo y tienen ya su cuerpo tonificado y formado, o bien, puede ser que tengas temor de ocasionarte lesiones al ejecutar tu entrenamiento.

Pero conserva la calma, no te frustres antes de iniciar. Siempre habrá razones de peso para dar el primer paso.

Importancia de la actividad deportiva en un gimnasio 

Máquinas que puedes usar para trabajar las piernas

Para introducirte en este mundo, debes tener claro que buscas, cuál es tu objetivo y motivación. Puede ser ganar o perder peso, definir tu cuerpo o quizás solo relajarte y desconectar tu mente. Quizás lo veas como una terapia para recuperarte de una consecuencia de otra actividad.

La ventaja que te ofrecen los gimnasios es que puedes tener asesoramiento. Si bien es cierto que también puedes entrenar solo, siempre es recomendable los conocimientos de un entrenador si te estas iniciando, para que te ayuden a trazar un plan.

La falta de conocimiento sobre la rutina de estiramiento y la indumentaria adecuada, ha generado que muchos salgan de los gimnasios con lesiones que dificultan luego su desempeño en las actividades diarias de la vida.

3 lesiones más comunes en los gimnasios

Al entrenar en un gimnasio o fuera de él, siempre habrá riesgos asociados, y una molestia no tratada puede conducir a heridas, incluso crónicas. A continuación, te mostramos las más comunes con la intensión de lograr evitarlas o por lo menos disminuir el riesgo de sufrirlas:

 El dolor muscular

 

Chico de espaldas sin camisera con dolor muscular en hombro.

Habitualmente aparece el día siguiente al entrenamiento. Mayormente porque el músculo aún no está condicionado a la exigencia. Quizás, por su rigidez o falta de elasticidad.

Esguince

Ocurre cuando se ha lesionado un ligamento o hasta dañado. Los ligamentos permiten la unión de un hueso con otro y lo sujetan. De allí su gravedad si no se trata debidamente.

El uso excesivo o la continuidad y repetición de determinado movimiento puede generar fatiga en el músculo hasta llegar a romperse.

Tendinitis

Hace alusión a un tendón lesionado. Los tendones unen el músculo con el hueso. Su grado puede variar entre una lesión grave o leve.

Para cada una de estas lesiones, lo recomendado será tener reposo, algún tratamiento con antiinflamatorios y colocar hielo. En casos más extremos o graves, quizás tengas que realizarte una operación.

Partes del cuerpo más propensas a lesionarse

Siempre habrá una parte de tu cuerpo más expuesta a las lesiones ya mencionadas. Entre las cuales se destacan:

Los pies

Específicamente el área del tobillo y talón. Es habitual una torcedura, unas punzadas en la parte baja del talón. El vigor del ejercicio efectuado, la falta del zapato adecuado o la intensidad son las causas más comunes.

Tibia o espinilla

Puede ser frontal o en la parte posterior. La debilidad de la musculatura y tendones de dicha zona son las causas de estas lesiones en su mayoría leves.

Rodilla

Ejercicios para el dolor de rodillas.

La rigidez de las mismas por la falta de actividad física, suele traer como consecuencia dolores y lesiones en esta zona. Puede ocurrir también por una condición física como un cartílago con desgaste, o que repose o caiga de forma repetitiva sobre la pierna o rodilla un peso desproporcionado.

Región lumbar

La espalda es muy propensa a lesiones musculares. Se producen espasmos o sacudidas que generan dolor. Son comunes por la falta de calentamiento o estiramiento, y por malas técnicas al ejercitarse.

Hombros

La más común en este tipo de lesiones en el gimnasio son los dolores punzantes al articular, causados por movimientos repetitivos, cargas excesivas y falta de técnica.

Codo

Hormigueo, inflamación, variación de la temperatura, causados por la falta de debilidad de los músculos de dicha zona del antebrazo.

Músculos

La falta de hidratación, calentamiento e incluso una baja de potasio en el organismo, puede generar calambres y dolores. Los músculos tensos pueden aliviarse con masajes.

Cómo evitar las lesiones en el gimnasio al entrenar

La importancia de un buen calentamiento.

Como hemos visto, un buen asesoramiento, una buena técnica, los ejercicios de calentamiento, incluso la indumentaria adecuada pueden minimizar los riesgos existentes al iniciarse en un gimnasio.

¡Usa tu sentido común y anímate! De seguro, verás resultados favorables y mejorará tu actitud ante la vida.