¿Por qué debes calentar antes de correr?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 28 febrero, 2019
Oriana Noguera · 28 febrero, 2019
No podemos lanzarnos a correr así sin más, sin darle a los músculos el acondicionamiento necesario para la actividad. Las razones para entrar en calor son varias, y muy importantes.

El calentamiento es imperativo en la vida del deportista. En este artículo, te enseñamos por qué es necesario calentar antes de correr. ¡Toma nota!

Iniciarse a correr sin calentar bien previamente puede acarrear diversos problemas, como el desgarro de un músculo, la rotura de un tendón o hueso o hasta tener un rendimiento bastante bajo. Por estos motivos, el calentamiento es un paso de importancia para preservar el bienestar y desempeño físico.

Motivos para calentar antes de correr

De esta forma, calentar antes de correr es completamente necesario para el corredor. A continuación, verás las razones por las cuales deberías hacer del calentamiento una costumbre inamovible en tus rutinas:

1. Aumenta la temperatura corporal

Al hacer un calentamiento activo y completo, se incrementa la temperatura de los músculos. Por consiguiente, también la temperatura del cuerpo aumenta. Esto acelera el proceso metabólico (aspecto importante si deseas perder peso) y el suministro de energía necesario para afrontar los esfuerzos físicos.

2. Incrementa el flujo de sangre

Calentar también aumenta el ritmo cardíaco y el flujo sanguíneo. Además, conduce a un mejor rendimiento respiratorio y a una distribución de oxígeno en los músculos; ambos son aspectos necesarios para un desempeño adecuado durante una carrera.

3. Mejora el rendimiento muscular

Al aumentar la temperatura de los músculos, disminuye notablemente la viscosidad del tejido. Esta modificación permite una contracción muscular más fluida, rápida y fuerte. A su vez, posibilita una mejor oxigenación y dilatación de los vasos sanguíneos.

Ejercicios para un calentamiento express.

4. Previene lesiones

Las lesiones son más factibles si te saltas el calentamiento y comienzas a correr directamente. El motivo es que los músculos están ‘fríos’; es decir, no están preparados para hacer ejercicio.

Por lo tanto, una lesión por contracciones bruscas del músculo o una rotura por falta de movilidad en una articulación son muy probables si no le das prioridad al calentamiento.

5. Evita calambres

Los calambres son la contracción involuntaria del músculo. En ocasiones, pueden ser bastante dolorosos y prolongados. En los corredores, los calambres suelen surgir en los gemelos o muslos; esto, claro, resulta molesto porque interrumpe la jornada de entrenamiento.

Para prevenir los calambres, es primordial hacer un calentamiento adecuado. Asimismo, es aconsejable estar correctamente hidratado antes de calentar y luego correr.

6. Distribución óptima del peso

Otro beneficio indispensable de calentar es que la capa de cartílago en las articulaciones se espesa y, de esta manera, se ensancha la superficie de rodamiento. Esto mejora la distribución de las cargas en las rodillas.

Calentamiento antes de correr

Ahora bien, calentar antes de correr es esencial para que se cumplan los procesos mencionados y así cuidar tu organismo. También contribuye para tener un buen rendimiento al momento de correr.

No obstante, para disfrutar de los beneficios del calentamiento, es esencial poner en práctica una rutina efectiva, que de verdad prepare el cuerpo para la carrera. Por ello, debes tomar en consideración las siguientes recomendaciones:

  • Es importante que trabajes muy bien los músculos más empleados al correr: los aductores, los isquiotibiales, los cuádriceps, el abdomen y la articulación de la rodilla, entre otros.
  • Trata de comenzar la carrera lo más cercano al fin del calentamiento. Si al terminar de calentar tomas un descanso muy largo, los músculos regresan a su temperatura normal; entonces, no habrá efecto alguno de calentamiento para la carrera.
  • Es necesario que la intensidad del calentamiento sea alta para estimular bien los músculos. Sin embargo, nunca debes comenzar con un ritmo muy exigente. Es mejor empezar lento y aumentar gradualmente la intensidad.
El calentamiento debe implicar cierta exigencia, pero no tanto como para producir cansancio.

  • Mientras más cortas e intensas sean las carreras, más largo y enérgico debe ser tu calentamiento.
  • Asegúrate de estar realizando un calentamiento activo, que movilice tu cuerpo para activar las funciones vitales y los músculos a trabajar.
  • No hagas estiramientos antes de correr, puesto que tienden a relajar el músculo. En vista de ello, concéntrate en hacer un calentamiento dinámico y deja el estiramiento para después de la carrera.

Cuida tu cuerpo

Elementos como la alimentación, la hidratación, el descanso y el calentamiento son primordiales para el deportista. Por lo tanto, debes hallar un equilibrio entre todos esos factores para poder estar saludable, tener un buen rendimiento deportivo y alcanzar tus metas.

Asimismo, por ninguna razón evites o pongas menos empeño al calentamiento. Si no calientas o lo haces de manera incompleta, sin de verdad aumentar la temperatura de tus músculos, podrás tener severas consecuencias en tu cuerpo. No te pongas en riesgo: calentar antes de correr es sumamente necesario.

  • Bishop, D. (2003). Warm up II: Performance changes following active warm up and how to structure the warm up. Sports Medicine. https://doi.org/10.2165/00007256-200333070-00002
  • Gray, S. C., Devito, G., & Nimmo, M. A. (2002). Effect of active warm-up on metabolism prior to and during intense dynamic exercise. Medicine and Science in Sports and Exercise34(12), 2091–2096. https://doi.org/10.1097/00005768-200212000-00034
  • Noonan, T. J., & Garrett Jr, W. E. (1999). Muscle strain injury: diagnosis and treatment. The Journal of the American Academy of Orthopaedic Surgeons7(4), 262–269.
  • Safran, M. R., Seaber, A. V., & Garrett, W. E. (1989). Warm-Up and Muscular Injury Prevention An Update. Sports Medicine. https://doi.org/10.2165/00007256-198908040-00004