Protege tus dedos luego de una lesión al jugar baloncesto

Oscar Dorado · 24 noviembre, 2018
La práctica de baloncesto trae consigue numerosas lesiones en los dedos. Si quieres descubrir cómo puedes proteger tus dedos tras una lesión, este artículo te cuenta todo lo que debes saber. ¡Toma nota!

El baloncesto es uno de los deportes de equipo más populares. Aunque solamente aquellos que lo practican saben lo doloroso y molesto que es sufrir lesiones en los dedos. Por ello, en este artículo vamos hablar de cómo puedes proteger tus dedos luego de una lesión al jugar baloncesto.

Las lesiones en los dedos son comunes en los deportes con balón, incluido el baloncesto. El jugador realiza un mal bote, va a atrapar un balón o a coger un rebote pero en lugar de que la pelota vaya suavemente hacia sus manos, se estrella contra la punta de uno de sus dedos.

Este tipo de impacto suele causar en la mayoría de los casos lesiones que no son de gran importancia. Asimismo, las partes afectadas suelen ser variables, ya que pueden afectar a ligamentos y a las cápsulas de las articulaciones.

Por el contrario, si la fuerza del impacto es mayor, puede causar daños en el tendón o una fractura del hueso. Aquellas lesiones que sean más graves necesitarán tratamiento médico para lograr una recuperación completa.

Lesión en los dedos por jugar al baloncesto.

En cualquier caso, cada lesión traerá consigo algunos síntomas comunes, como incapacidad para doblar el dedo, enrojecimiento, hinchazón o dificultad para sostener objetos.

Tratamiento para una lesión en tus dedos

Después de una lesión en tus dedos, a menudo se aplica hielo para disminuir la hinchazón y reducir el dolor. Por lo general, el hielo se usa durante 15 o 20 minutos, cada 3 o 4 horas durante los primeros días tras de la lesión.

Elevar la mano también ayuda a reducir la hinchazón. Después de unos días de descanso, el movimiento suave de los dedos puede comenzar a evitar que la articulación se ponga rígida.

Evitar usar el dedo lesionado es la mejor manera de rehabilitarlo en el menor tiempo posible. Aunque el plan de tratamiento siempre se determinará teniendo en cuenta la gravedad de la lesión. Entre otras cosas, se recomienda tomar analgésicos para aliviar las molestias, además de inmovilizar el dedo afectado con una férula o pegándolo con una cinta al dedo de al lado.

Una vez estés mejor de la lesión, el ejercicio de rehabilitación te ayudarán a recuperar el movimiento completo del dedo afectado. Si deseas fortalecer el dedo, puedes apretar una pelota o sostener objetos en la mano. No olvides que respetar los plazos de recuperación es uno de los aspectos más importantes para sanar el dedo de forma segura.

Pelota de rehabilitación.

¿Cómo puedes proteger tus dedos luego de una lesión?

Tras una lesión en tus dedos, lo ideal es que en tu vuelta a la actividad protejas al máximo la articulación afectada. Ten en cuenta que es muy posible que en tu vuelta el dolor persista, por lo que debes ser paciente para volver a sentirte con normalidad. El proceso suele ser lento, por lo que siempre recomendamos cubrir y presionar tu dedo afectado con una venda elástica adhesiva.

Entre otras cosas, la cinta adhesiva te permitirá sentir menos dolor en la articulación. Además, limitará parcialmente el movimiento forzado que provoca dolor y dará mayor estabilidad a la articulación. No olvides que nunca debes ejercer una compresión excesiva en los dedos afectados.

Puedes proteger tus dedos luego de una lesión con los siguientes vendajes:

Si no tienes mucho dolor puedes aplicar un vendaje únicamente en el dedo afectado. Consiste en cortar dos trozos de cinta por encima y por debajo del dedo afectado. Este se lleva a cabo para permitir una movilidad global e independiente de todos los dedos de la mano, lo cual no afectará a tu rendimiento.

Si tienes mucho dolor y tienes poca movilidad en el dedo, puedes cruzar dos vendas por los laterales del dedo lesionado y cerrar el vendaje con dos pequeños trozos de vendaje. Se trata de un vendaje mucho más complejo que el inicial y que aportará menor movilidad en las articulaciones.

Si tienes mucho dolor y no puedes mover la falange, puedes unir el dedo afectado con uno de los dedos que tiene al lado con dos pequeñas tiras de cinta que pasarán por encima y por debajo del dedo.

Antes de finalizar, te recordamos que si tienes una lesión en tus dedos fruto del baloncesto deberás acudir al médico para revisar el origen de tu dolor. Una vez ahí, se movilizará el dedo afectado para determinar el nivel de inflamación. En la mayoría de los casos, se realizará una radiografía para descartar cualquier tipo de fractura.

En la mayoría de ocasiones, las lesiones solo necesitarán de aplicación de hielo, descanso de la zona afectada y algo de tiempo. Como te hemos contado en este artículo, proteger tus dedos luego de una lesión al jugar baloncesto es una de las claves para que el dedo afectado no se resienta y vuelves a recaer de la lesión. ¡Estamos convencidos que a partir de ahora sabrás cómo hacerlo!