Riesgos del sobreentrenamiento

Fernando 19 marzo, 2018
Uno de los muchos riesgos que existen cuando practicamos ejercicio, es el de caer en el sobreetrenamiento, algo verdaderamente perjudicial tanto para nuestros objetivos como para la propia salud y bienestar físico y mental

La motivación es una actitud fundamental que todo deportista con ansias de mejorar debe tener. Sin embargo, también puede jugarnos una mala pasada. Si no nos tomamos las cosas con calma y le dedicamos el tiempo merecido al descanso, podemos padecer alguno de los riesgos del sobreentrenamiento.

¿Por qué es necesario moderar los periodos de entreno? Esta necesidad se debe a que, al entrenar, se dan en el organismo ciertos fenómenos que, para ser positivos, requieren de un tiempo acorde de recuperación. Cuanto más exigente y fructífero haya sido el trabajo, mayor la importancia de este descanso.

Por ejemplo, al entrenar en el gimnasio se rompen en los músculos fibras y tejidos. Luego, como contraposición a este proceso, se da un ciclo de recuperación, que es cuando se produce el crecimiento.

Ejercicios básicos para entrenar pierna.

Esto ocurre así no solo al aumentar la masa muscular; se dan procesos similares al realizar otro tipo de ejercicios también. Si no tuviéramos este lapso de rehabilitación, estaríamos cometiendo un error sumamente común, es entonces cuando caemos en los riesgos del sobreentrenamiento.

Síntomas que pueden indicar sobreentrenamiento

  • Cansancio o fatiga: consecuencia directa de la falta de descanso entre sesiones de entreno.
  • Desmotivación y falta de concentración: hacer algo repetidamente, sobre todo si cuesta esfuerzo, puede pesar en nuestra mente. Por lo tanto, sería normal que nos desconcentremos o nos cueste enfocarnos.
  • Baja en el rendimiento: como consecuencia de los dos puntos anteriores, el nivel no será el mismo si nos sobreentrenamos.
  • Trastornos del sueño: ¿Te ha pasado no poder dormir por estar demasiado cansado? Aunque parezca contradictorio, puede que nos cueste descansar si entrenamos de más.
  • Enfermedades óseas: el sobreentrenamiento produce una disminución en los niveles de estrógeno, lo que puede afectar la salud de huesos y articulaciones por la aparición de osteoporosis. Esto puede causar también alteraciones hormonales y la desaparición de la menstruación durante la adolescencia.

Además de los síntomas anteriores, que son los que aparecen con mayor frecuencia, el sobreentrenamiento también nos puede conducir a perder demasiado peso, sufrir falta de apetito, padecer ansiedad e incluso a una depresión. Asimismo, el sistema inmunológico se ve afectado y esto provoca mayor facilidad para la aparición de enfermedades y lesiones.

Consejos para evitar los riesgos del sobreentrenamiento

Realizar un entrenamiento progresivo

Es fundamental elevar las cargas poco a poco y no intentar sobrepasar los límites del propio cuerpo. Incluso durante la semana de entrenamiento es aconsejable tener días de más exigencia combinados con otros de cargas moderadas.

Llevar una dieta saludable y acorde al tipo de entrenamiento

¿Qué hay de verdad y de mentira en las dieta milagro?
Una dieta ha de asegurar siemprela ingesta de los nutrientes necesarios.

La alimentación, como siempre, juega un papel primordial. Es de gran importancia aportarle al cuerpo el ‘combustible’ necesario para reponer las energías perdidas, así como también ofrecerle las herramientas para reconstruir músculos y tejidos.

Sobreentrarnos puede llevar a una producción demasiado elevada de cortisol, una hormona generada en las glándulas suprarrenales ante situaciones de estrés y presión.

La función del cortisol es movilizar la mente y los músculos para responder en momentos de alta exigencia; para eso, quema mayor cantidad de energías y grasas. Lo malo es que, producido crónicamente, el cortisol conduce a un estado de desintegración muscular que predispone al cansancio y a sufrir lesiones.

Saber cuándo parar

Si ya has sentido alguno de los síntomas anteriores o si sientes que no podrás soportar el ritmo de entrenamiento que te planteas, deberías parar para prevenir lesiones. Puedes reducir la frecuencia, la duración y la intensidad de los entrenamientos para evitar los riesgos del sobreentrenamiento.

Comienza poco a poco

El sobreentrenamiento y sus consecuencias son habituales en aquellos que practican deporte hace poco. Normalmente, el ansia por mejorar hace que se pierda noción de los propios límites; es ahí cuando aparecen los problemas.

Organiza tu entrenamiento en el gimnasio.

No puedes pedirle a tu cuerpo que llegue a su máximo en una semana. Esto es algo que se consigue lentamente. Por lo tanto, una de las primeras lecciones que tiene que grabar en su mente un deportista novato es que el descanso es una parte indispensable del entrenamiento.

Por último, debes tener en cuenta que los riesgos del sobreentrenamiento no son exclusivos de un solo deporte ni tampoco de los deportistas profesionales. Le puede pasar a cualquiera, lógicamente, considerando el potencial y la condición física de cada individuo.

Por lo tanto, es necesario ser moderados y avanzar progresivamente en cuanto a cargas y objetivos. Además de cuidar nuestro cuerpo, también estaremos ayudando a mantener nuestra mente motivada y satisfecha por la consecución de logros realistas y a corto plazo.

Te puede gustar