Anemia del corredor: síntomas y tratamientos

Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
El hierro se absorbe de manera mucho más eficiente si se administra junto a una cantidad de vitamina C. Te contamos sobre otras medidas preventivas para la anemia del corredor.
 

La anemia es una patología que aparece debido a una disminución de la masa en sangre de glóbulos rojos. Puede tener distintas causas, generalmente de tipo alimentario. Hoy trataremos un tipo en concreto: la anemia del corredor.

Se trata de un problema relativamente frecuente en deportistas que puede ocasionar una disminución drástica del rendimiento. La literatura científica cataloga este problema como bastante común en corredores de larga distancia y en triatletas.

No obstante, se trata de una afección subsanable, siempre y cuando se detecten sus síntomas y se ponga en marcha un tratamiento adecuado. A continuación, veremos más detalles al respecto.

Síntomas de la anemia del corredor

Al igual que en otros tipos de anemia, uno de los síntomas más característicos de este proceso es la fatiga. El cansancio o la sensación de sueño prolongada suelen ser las señales de alarma que lleven a pensar que algo no funciona bien en el organismo.

Sobre todo cuando hablamos de corredores de larga distancia, la aparición de estas sensaciones es motivo más que suficiente para comprobar el estado y el número de los glóbulos rojos en sangre.

 

Principales causas

Cuando hablamos de personas sedentarias, la anemia normalmente se produce por un desequilibrio alimentario. Una dieta baja en hierro o en vitamina B12 puede desencadenar un problema de este tipo.

Por eso, siempre se recomienda llevar a cabo una dieta variada y que no restrinja grupos de alimentos. De este modo, nos aseguramos el aporte correcto de todos los nutrientes que el cuerpo necesita para llevar a cabo sus funciones.

Chica que padece fatiga como síntoma de la anemia del corredor.

No obstante, en corredores de larga distancia, otros motivos pueden llegar a ocasionar esta patología. Uno de ellos es el calzado deportivo inadecuado. Esta situación puede producir un exceso de rotura de glóbulos rojos por el golpeo del calcáneo sobre los vasos sanguíneos del talón.

Además, pueden existir causas dietéticas. El consumo del café o té puede estar contraindicado antes de una prueba de larga duración, por su efecto diurético.

Asimismo, el consumo de estos alimentos puede interferir en la absorción del hierro de la comida previa y su pérdida en la masa fecal. Los últimos estudios —realizados en mujeres embarazadas— afirman esta relación existente entre el consumo de café y el riesgo de anemia.

 

La solución ante este problema es la utilización de un suplemento de cafeína. Con esto, es posible beneficiarse de los efectos ergogénicos de esta sustancia sobre el rendimiento sin interferir en la absorción de este mineral tan importante.

Distribución de las cargas de entrenamiento

La dosificación de los entrenamientos puede ser otro factor diferencial a la hora de sufrir o no esta patología. Si caemos en el sobreentrenamiento, es posible que aumentemos el riesgo de padecer anemia y otras enfermedades relacionadas con un consumo inadecuado de ciertos nutrientes.

Ante esto, es fundamental ajustar la carga deportiva y que esta sea progresiva. Así fomentaremos una adaptación correcta al ejercicio y existe un menor riesgo de problemas de carácter nutricional.

Tratamientos contra la anemia del corredor

La mejor forma de aliviar los síntomas de esta enfermedad y de prevenirla es llevar a cabo una dieta equilibrada y variada. Garantizar el aporte de hierro mezclando alimentos del reino animal y vegetal reduce mucho las probabilidades de sufrir esta patología.

No se debe descuidar tampoco el aporte de vitaminas, sobre todo de vitamina B12, fundamental en el metabolismo del hierro. También hemos de tener en cuenta que la administración de una cantidad de vitamina C junto al hierro mejora notablemente su absorción, tal y como afirman los estudios científicos actuales.

 

Se recomienda, por lo tanto, una dieta variada y equilibrada, sin restricciones de grupos de alimentos, salvo que así lo indique el nutricionista. Los únicos alimentos cuyo consumo no es recomendable en líneas generales, y por eso es interesante minimizarlo, son los procesados.

Alimentos para evitar la deficiencia de hierro en el organismo.

Conclusión

La anemia del corredor es una patología relativamente frecuente que puede afectar directamente al rendimiento deportivo. Cursa fundamentalmente con fatiga y puede estar provocada por causas nutricionales, por una mala distribución de la carga de entrenamientos o por un calzado deportivo inadecuado.

Es esencial la prevención y, por ello, debemos llevar a cabo una dieta saludable y variada. Es esencial el consumo regular de alimentos que contienen hierro; tanto las verduras de hoja verde como las carnes son productos básicos de la dieta del deportista que aportan una buena cantidad de este mineral.

Finalmente, es positivo realizar ingestas de vitamina C junto al hierro para maximizar su absorción y espaciar el consumo del café y té con respecto a las comidas para evitar la pérdida del mineral por la masa fecal.

  • Coates A., Montjoy M., Burr J., Incidence of iron deficiency and iron deficient anemia in elite runners and triathletes. Clin J Sport med, 2017. 27 (5): 493-498.
  • Kumera G., Haile K., Abebe N., Marie T., Eshete T., Anemia and its association with coffee consumption and hookworm infection among pregnant women attending antenatal care at debre markos referral hospital, Northwest Ethiopia. PLos One, 2018.
  • Bryszewska MA., Comparison study of iron bioaccessibility from dietary supplements and microencapsulated preparations. Nutrients, 2019.
0