¿Qué causa una lesión en el tendón?

Antonio Reyes · 24 enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 21 enero, 2020
Los tendones son estructuras de tejido conectivo denso localizadas en las inserciones de los músculos con los huesos. Tras un periodo de sedentarismo, se pueden lesionar.

Con el inicio de un nuevo año y nuevos propósitos, muchas personas comienzan a practicar deporte. Sin embargo, a menudo se pretende conseguir los objetivos propuestos demasiado rápido y se lleva el cuerpo al límite. Debido a esto, es frecuente que aparezca alguna lesión, como por ejemplo de las que se producen en un tendón.

Los tendones son un ejemplo de estructura que suele estar poco adaptada al sobresfuerzo después de un período sedentario. En las siguientes líneas, os proponemos hablar de las causas que pueden generar que estos se lesionen.

¿Qué son los tendones?

Los tendones son estructuras de tejido conjuntivo denso situadas en los extremos de los músculos. Son los encargados de adherir los músculos a los huesos, por lo que forman sus inserciones.

Asimismo, se encargan de transmitir la fuerza que generan los músculos al hueso para producir el movimiento, por lo que son un elemento muy importante en el aparato locomotor.

Como es tejido conectivo, están formados por colágeno. En concreto, son compuestos por fibras colágenas de tipo I. Estas fibras están rodeadas por una matriz extracelular que contiene abundantes fibroblastos, un tipo de célula del tejido conectivo que se encarga de regenerar el colágeno del tendón.

También contiene una gran cantidad de agua y sustancias derivadas de los hidratos de carbono, como los proteoglicanos. Todo ello le da la dureza y elasticidad característica de estas estructuras.

¿Cómo se lesiona un tendón?

Un tendón puede lesionarse por varios mecanismos, pero siempre suelen estar relacionados con traumatismos o lesiones por sobresfuerzo. En el caso de los traumatismos, las caídas accidentales o las grandes contusiones podrán producir una inflamación de las estructuras tendinosas y generar así una tendinopatía.

Dolor de rodilla causado por una tendinitis.

En el caso de las lesiones por esfuerzo físico, el origen de la lesión suele estar en sobrecargas musculares. Un músculo sobrecargado o contracturado puede tirar del tendón y provocar el roce con otras estructuras. Además, la elongación del tendón lo hace más susceptible de lesionarse en movimientos como la carrera, las sentadillas o incluso el ciclismo.

Síntomas de una patología del tendón

Los síntomas de la lesión de los tendones son variables de acuerdo al tipo de lesión y a la región en la que se encuentre el tendón lesionado, pero suele reunir unas características comunes a todas ellas:

  • Rigidez y ligera pérdida de movilidad.
  • Dolor y sensibilidad cuando se moviliza la articulación anexa.
  • Engrosamiento de la articulación.
  • Puede escucharse o sentirse un crujido al movilizar el tendón.

Tratamiento de una tendinopatía

El tratamiento de una lesión tendinosa es similar al de una lesión muscular. Este implicará tanto reposo como medidas de fortalecimiento en aquellas tendinopatías desarrolladas por un esfuerzo físico no tolerado.

  • El reposo debe ser activo. Es preciso combinar descanso de los movimientos más lesivos con mayor actividad de otros gestos que ayuden a fortalecer el tendón. Por ejemplo, si la tendinopatía es del tendón rotuliano al realizar sentadillas, podemos realizar ejercicios con bandas para fortalecer la articulación.
  • En los casos en los que haya un dolor continuo, podemos recurrir a pomadas analgésicas y antinflamatorias. También pueden ser tomadas como analgésicos, por vía oral.
  • Si la tendinopatía es recidivante, lo más recomendable es acudir a un fisioterapeuta que evalúe nuestro caso y nos indique la mejor forma de fortalecer los tendones para que estos no limiten nuestra práctica deportiva.
Hombre con un problema en el tendón del hombro.

Tendinopatía o tendinitis

Debemos puntualizar un concepto que genera bastantes dudas y controversia en la población. Este concepto es el de ‘tendinitis’, que significa, literalmente, inflamación del tendón. El sufijo ‘-itis’ siempre hace referencia a la inflamación de una estructura.

Cuando se lesiona un tendón, se produce una inflamación del tejido circundante. Los mecanismos de la inflamación son diversos, pero se puede resumir en una migración de células del sistema inmune a la región lesionada para repararla, y esta migración se hace a través del sistema cardiovascular; llegan al tejido lesionado por los capilares.

El tejido tendinoso es un tejido avascular. Esto quiere decir que no está irrigado por capilares, sino que recibe su nutrición a través de la matriz extracelular. Un tejido que no cuenta con irrigación sanguínea nunca puede inflamarse, por lo que el término tendinitis es incorrecto, aunque se reconozca su uso.

Realmente, lo que se lesiona en este tipo de patologías son las estructuras anexas al tendón. Por este motivo, se habla de ‘tendinopatía’, ya que este sufijo (‘patía’) significa enfermedad; por lo tanto, hablaríamos de una ‘enfermedad de los tendones’.

  • Brett M. Andres, and George A. C. Murrell. 2008. Treatment of Tendinopathy: What Works, What Does Not, and What is on the Horizon. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2505250/