Lesión muscular: causas y tratamientos

Óscar Dorado·
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo al
Las lesiones musculares son muy habituales entre los deportistas. A continuación, vamos a profundizar acerca de cuáles son sus causas y los tratamientos.
 

Una lesión muscular generalmente ocurre como resultado de la fatiga o del uso excesivo e inadecuado de un músculo. No obstante, en la mayoría de los casos puede evitarse si se conocen las causas y los tratamientos. Con el objetivo de no interrumpir tus entrenamientos, vamos a contarte todo lo que debes saber sobre este tema.

Ciertamente, un gran número de lesiones musculares ocurren porque se lleva a cabo un mal calentamiento o se realiza un esfuerzo demasiado exigente. En cuanto al tiempo de recuperación de una lesión muscular, este depende de su severidad y de lo afectado que esté el músculo.

Afortunadamente, con el tratamiento oportuno la mayoría de las personas se recuperan perfectamente de las lesiones musculares. De este modo, pueden retomar la actividad física a los pocos días o semanas.

En cualquier caso, lo que se recomienda siempre es seguir las indicaciones de un profesional y no volver a iniciar los ejercicios físicos a una intensidad elevada hasta que los músculos no se hayan curado. De hecho, si consideras volver a la actividad demasiado pronto, corres el riesgo de volverte a lesionar y de aumentar la gravedad de dicha dolencia.

 

Posibles causas de una lesión muscular

1. Calentamiento inadecuado

Lo primero que debes saber es que es importante tomarse el tiempo necesario para calentar, con el objetivo de evitar las lesiones musculares. De hecho, no hacerlo adecuadamente antes de la actividad trae consigo un mayor riesgo de lesión cuando llega la hora de participar en deportes y actividades físicas.

2. Nueva rutina de ejercicios

En muchas ocasiones, la lesión muscular puede aparecer cuando los deportistas comienzan una nueva rutina o programa de ejercicios en el que se aumenta la intensidad de los entrenamientos o la duración de la rutina.

Ten en cuenta que, cuando esto sucede, se requiere que los músculos trabajen más duro, lo que puede provocar dolor o lesión muscular.

Beneficios de entrenamientos HIIT.

3. Esfuerzo excesivo y fatiga

El esfuerzo excesivo y la fatiga son dos de las causas más comunes de las lesiones musculares. Por ello, siempre debes escuchar a tu cuerpo y no realizar esfuerzos excesivos que puedan lastimarte. La mejor manera de evitar que esto suceda es ser consciente de las debilidades y fortalezas propias.

Asimismo, entrenar con fatiga acumulada trae consigo mayores posibilidades de lesión. En todos los casos, ¡conocer a tu cuerpo y escucharlo es la mejor manera de evitar que todo esto suceda!

 

4. Forma física

Por último, el hecho de mantener un peso corporal saludable es una de las claves para no sufrir ningún tipo de lesión muscular. La obesidad puede estresar los músculos, especialmente en las piernas y la espalda, además de traer consigo algún contratiempo inesperado en forma de lesión.

¿Cuál es el tratamiento adecuado para las lesiones musculares?

La mayoría de las lesiones musculares se pueden curar en casa, por lo que no es necesario acudir al médico. No obstante, ten siempre en cuenta que esto será indispensable en ciertas ocasiones.

Para las lesiones menos graves, este es el tratamiento que deberías llevar a cabo:

1. Descanso

El primero de los consejos para lograr una pronta recuperación es incluir el descanso y evitar utilizar el músculo dañado durante los días en los que sientas dolor.

Sin embargo, a su vez debes ser consciente de que demasiado descanso puede hacer que los músculos se debiliten y, en consecuencia, puede prolongarse el proceso de recuperación. Por este motivo, es aconsejable empezar a ejercitar el músculo afectado sin excederse demasiado.

2. Hielo

 

Con el objetivo de minimizar la hinchazón después de sufrir una lesión muscular, aplicar hielo es el primer paso a seguir. Recuerda que no debes aplicar el hielo directamente sobre tu piel; siempre debes utilizar una toalla para envolverlo y mantenerlo durante unos 20 minutos en la zona afectada.

Lo ideal es repetir este procedimiento cada cuatro horas durante los primeros días de recuperación, hasta que se reduzca la hinchazón.

Lesiones en el hombro más comunes.

3. Compresión y elevación

En tercer y último lugar, si deseas reducir la hinchazón, puedes envolver el área afectada con una venda elástica hasta que disminuya la hinchazón. No obstante, debes tomar la precaución de no apretar con demasiada fuerza, ya que puedes reducir la circulación sanguínea y afectar la recuperación. Siempre que sea posible, mantén el músculo lesionado elevado.

Como has podido observar, la mayoría de lesiones musculares pueden evitarse si sigues algunos consejos básicos. Por ello, lo principal es realizar un buen calentamiento y prestar atención a las señales de tu cuerpo. De esta manera, lograrás reducir el número de lesiones y alargarás tu productividad deportiva.

  • Durán, M. Á. C. (2008). Lesiones musculares en el mundo del deporte. [Muscular injuries in the world of the sport]. E-Balonmano.Com: Revista de Ciencias Del Deporte4(1), 13–19. https://doi.org/10.5232/ricyde2006.003.04