Nervio ciático: ¿cómo tratar sus molestias?

31 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
La patología de nervio ciático puede llegar a ser muy dolorosa e incapacitante. ¿Con qué tratamiento es posible aliviarla? Te lo contamos.
 

El nervio ciático es una estructura que da lugar a una patología que seguramente hayas escuchado en varias ocasiones: la ciática. Esta dolencia puede llegar a limitar la movilidad de manera drástica, y es importante atajar sus síntomas cuanto antes.

El nervio ciático

El nervio ciático sale de la columna vertebral a la altura de las vértebras lumbares y sacras y se extiende por las piernas. Sus ramas llevan hasta la planta del pie, e incluso hasta los dedos.

Como cualquier otro nervio, su función es inervar un grupo de músculos. Es decir, el cerebro manda la señal eléctrica, que recorre el nervio hasta llegar al músculo y causa así su contracción. Por esta razón, los nervios nos permiten contraer los músculos voluntariamente y cualquier afección de los estos afectará a los músculos.

Síntomas

Teniendo en cuenta que la ciática puede ser causada por diversos problemas que afecten al nervio, los síntomas también variarán en función del origen del dolor. Entre los más comunes están el dolor, la quemazón o el hormigueo que baja por una pierna desde la nalga y que empeora al sentarse. En segundo lugar, aparece debilidad del miembro afectado.

Entre las causas más comunes están una hernia o compresión discal, una estenosis del canal vertebral, o en general, cualquier motivo que cause un pinzamiento o aplastamiento del nervio ciático.

Por otra parte, los factores de riesgo para padecer esta patología son: el sobrepeso, la edad y un trabajo que obliga al individuo a estar sentado durante largas jornadas o a realizar de manera repetitiva una flexión de tronco combinada con rotación.

 

¿Cómo tratamos sus molestias?

El objetivo final del tratamiento es curar la patología que lo origina en caso de que exista. Por lo tanto, no se trata simplemente de eliminar el dolor, sino de hacer lo posible por eliminar el problema de base.

Mujer con dolor por el síndrome del piramidal.

También cabe mencionar que la patología de nervio ciático puede surgir de manera temporal, por un sobreesfuerzo puntual, una contusión o alguna causa similar.

Así, lo primero siempre será aliviar el dolor. Para ello, se recomienda un breve período de reposo y tomar medicación antiálgica o antiinflamatoria si el dolor no cede.

Además, será aconsejable acudir al fisioterapeuta, quien podrá aplicar medios físicos, así como recomendar ejercicios de fortalecimiento o estiramiento específicos. Asimismo, es importante tratar de volver a una vida activa lo antes posible, realizando ejercicio suave, como caminar, con frecuencia.

En caso de que el dolor no desaparezca durante las primeras semanas, será recomendable realizarse pruebas diagnósticas para detectar algún posible problema estructural de base. Una radiografía o resonancia magnética podrá ser recomendada por el médico para tal fin.

 

Ejercicios en casa

Aunque los ejercicios específicos dependerán de la patología subyacente existente, hay unos pocos estiramientos que pueden aliviar temporalmente los síntomas:

  • Acostados boca arriba y con las piernas estiradas, vamos a cogernos una rodilla y llevarla hacia el pecho. A continuación, la empujamos suavemente hacia el hombro contralateral y aguantamos la postura unos 10 segundos. Volvemos a la posición original y realizamos el mismo recorrido con la pierna contraria.
Mujer hace estiramiento del piramidal para aliviar el nervio ciático.
Imagen: fisioconectados.com
  • Acostados boca arriba y con las piernas flexionadas, apoyamos un pie en la rodilla contraria y acercamos dicha rodilla hacia el pecho. Llegamos hasta donde la flexibilidad nos permita, aguantamos 10 segundos y cambiamos de pierna.
Estiramiento del piramidal en posición boca arriba.
Imagen: personaltraineronline.com
 
  • Sentados con las piernas estiradas, empezamos doblando una rodilla y llevando el pie de esa rodilla a la parte externa de la pierna contralateral. En esta postura, vamos a estirarnos hacia delante, tratando de tocar y coger la punta del pie de la pierna que sigue estirada. De nuevo, aguantamos unos 1o segundos y cambiamos.
Estiramiento del músculo piramidal en posición de sentado.
Imagen: doctoravaldazo.com

Ayuda a tu nervio ciático

Como con tantas otras patologías, es importante prevenir la aparición de dolencias, en la medida de lo posible. En el caso de las patologías del nervio ciático, es primordial mantener una vida activa y no dejarnse llevar por el sedentarismo.

Por otra parte, asegúrate de mantener buenas posturas en tu día a día e intenta evitar gestos lesivos, como la flexión de tronco combinada con rotación.

En el caso que tengas molestias, lo primero será tratar los síntomas inmediatos. Si desaparecen, sigue los consejos mencionados en el párrafo anterior y huye de pensamientos catastróficos.

No obstante, si las molestias se prolongan en el tiempo, son muy agudas o incluso empeoran, no dudes en acudir al médico. En los casos más extremos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica, según indica un estudio publicado por Best Practice & Research Clinical Rheumatology.

 
  • J-P Valat, S. Genevay, M. Marty et al. Sciatica. Best Practice & Research Clinical Rheumatology. Volume 24, Issue 2, April 2010, Pages 241-252
  • B. Koes, M. van Tulder, W. Peul. Diagnosis and treatment of sciatica. BMJ 2007;334:1313
  • K. Konstantinou, K. Dunn. Sciatica. Review of Epidemiological Studies and Prevalence Estimates. Spine: October 15, 2008 - Volume 33 - Issue 22 - p 2464-2472