Normativa sobre piscinas públicas

Francisco María García · 16 octubre, 2019
La estructura de las piscinas públicas, su higiene y uso están regulados. Esto es algo que debe ser respetado por propietarios y corporaciones. ¿En qué consiste esta normativa?

El hecho de tener una piscina puede ser refrescante y rentable, pero para eso hay reglas. En el año 2013 se estableció en España un decreto que regula el uso de estos espacios de esparcimiento. Esta y algunas otras leyes autonómicas conforman la normativa sobre piscinas públicas y privadas.

De toda esta regulación sobre piscinas públicas, el mejor ejemplo es el decreto de condiciones higiénicas y sanitarias de uso colectivo de Madrid.

Establecimiento de responsabilidades

El Real Decreto 742/2013 establece claramente los preceptos técnicos e higiénicos bajo los cuales se puede construir y usar una piscina. Salvo que la piscina sea unifamiliar, todas las de índole público y privado de comunidades deben cumplir con esta normativa.

En la normativa se establecen obligaciones tanto para los dueños de las piscinas como para los laboratorios de análisis. A nivel técnico, también se fijan parámetros útiles para la medición de las condiciones del espacio.

Estas obligaciones y medidas técnicas son fundamentales para no incurrir en violaciones legales. Básicamente, es lo más esencial de la normativa sobre piscinas públicas y privadas de uso común. De ocurrir cualquier eventualidad, estos aspectos son los que se evaluarán.

Responsabilidades de los titulares de piscinas públicas

Según el Real Decreto 742/2013, los dueños de las piscinas tendrán un sistema de autocontrol para el espacio acuático. Además, cada piscina será sometida a dos pruebas diarias mínimas rutinarias.

Estas pruebas deben realizarse tanto en el circuito de agua como en el vaso de la piscina. En dichos exámenes de calidad se verifican el pH, la turbidez y la transparencia del agua. También se evaluará la actuación del desinfectante residual y se medirá el tiempo de recirculación.

Pareja disfrutando en una piscina pública.

El seguimiento no queda solamente aquí. Los dueños contarán con kits de análisis que cumplan con la normativa de calidad UNE-ISO 17381. Asimismo, han de mantener por escrito los métodos para realizar estos análisis. El personal de mantenimiento debe tener como credencial un título que demuestre su capacitación para dicha labor.

El rol de los laboratorios de análisis

Existen diferentes pruebas que se realizan en los laboratorios de análisis y por eso estas aparecen delimitadas en la normativa sobre piscinas públicas. También es importante contar con un sistema de calidad y validar los sistemas de análisis utilizados.

Según la ley, estos establecimientos harán las pruebas iniciales de las piscinas. Los análisis de estas deberán ser entregados y verificados una quincena antes de la apertura del espacio. Este es el tiempo de verificación antes de que la piscina sea abierta al público en general.

Además, los laboratorios harán dos análisis de control periódico por mes. En ellos se debe revisar tanto el circuito como el vaso de la piscina. Como podemos ver, todo está bien definido.

¿Qué pasa si no se cumple con las condiciones adecuadas?

Los análisis permitirán observar si las piscinas son salubres para su uso público. En caso de arrojar resultados adversos, los titulares deberán aplicar las medidas correctoras pertinentes. Las autoridades competentes podrían requerir información sobre la situación de la piscina.

En este sentido, el titular tiene la responsabilidad de notificar tanto a la autoridad como a los usuarios. El espacio deberá ser cerrado temporalmente si hay riesgo sanitario o si se incumplen las condiciones establecidas en el decreto. Cuando haya presencia de heces y vómitos, también se debe impedir el acceso.

Básicamente, todas las condiciones mencionadas anteriormente son situaciones  de incumplimiento. Existen otros escenarios de incidencia, los cuales pueden ser superados a partir de medidas correctoras o de prevención. Tanto la información de los análisis como el estado de la piscina han de ser informados oportunamente al público.

Otras disposiciones de la normativa sobre piscinas públicas

Estos son otros aspectos importantes en lo relativo a las piscinas públicas y su regulación:

  • Información a los usuarios: la ley establece todo lo que debe informarse permanentemente a los usuarios de la piscina. No solo se trata de las pruebas o eventualidades, sino medidas preventivas para la natación y los químicos utilizados.
Piscina preparada para la natación de competición.

  • Calidad del agua y del aire: el agua de la piscina siempre deberá estar libre de agentes patógenos que conlleven riesgos. En el caso de las piscinas cubiertas, se añade un análisis diario obligatorio de CO2.
  • Régimen sancionatorio: el incumplimiento de esta normativa traerá sanciones. Estas últimas están definidas la Ley 14/1986 y la Ley 33/2011. Los titulares también deberán prestar atención a las disposiciones legales de sus respectivas comunidades autónomas, las cuales no contravienen a este Real Decreto.

En síntesis, la normativa sobre piscinas públicas es de cumplimiento obligado para todo tipo de usuarios y en cualquier espacio. No solo se trata de evitar sanciones, sino también de colaborar a una mejor higiene colectiva.

  • Real Decreto regulador piscinas públicas. Extraído de: https://www.boe.es/boe/dias/2013/10/11/pdfs/BOE-A-2013-10580.pdf
  • Piscinas municipales. Derechos del usuario. 2018. Extraído de: https://www.facua.org/pdf/FACUA-noticia-12964.pdf