Prepara tu musculatura para actividades físicas

Óscar Dorado·
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo al
Preparar la musculatura para las actividades físicas es esencial para garantizar un buen rendimiento y, sobre todo, minimizar el riesgo de lesiones. En este artículo, te contamos todo lo que debes saber al respecto.
 

Antes de llevar a cabo cualquier tipo de entrenamiento, es esencial que prepares tu musculatura para actividades físicas. Entre otras cosas, esto te permitirá ofrecer tu mejor versión y evitar lesiones que puedan alejarte del ejercicio físico por un tiempo.

Ciertamente, la actividad física ayuda a mantener un rango de peso saludable, mejora la fuerza del cuerpo y el estado físico, además de tener efectos psicológicos positivos. Las personas que hacen ejercicio con regularidad viven más felices y están menos ansiosas que las que no lo hacen.

Sin embargo, si deseas aprovechar al máximo tus esfuerzos y evitar lesiones, es fundamental que te prepares adecuadamente. Esto implica una correcta hidratación y nutrición, además de realizar un buen calentamiento y estiramientos. A continuación, te contamos cómo puedes preparar tu musculatura para actividades físicas. ¡Toma nota!

¿Cómo puedo preparar la musculatura para actividades físicas?

1. Correcta hidratación

La hidratación adecuada es esencial para la práctica de cualquier actividad deportiva. Es muy fácil deshidratarse durante el ejercicio y, por lo tanto, es igual de importante beber suficientes líquidos antes y después de la actividad física.

 

La deshidratación puede disminuir la presión arterial y la frecuencia cardíaca, lo que te llevará a sentirte mal. El agua es esencial para mantener el equilibrio de tu cuerpo y reemplazar el líquido perdido a través de la sudoración.

Por este motivo, se recomienda ingerir una cantidad adecuada de líquidos antes y después de cada entrenamiento, para minimizar la deshidratación y reemplazar los electrolitos. En cualquier caso, la cantidad ideal de líquidos que debe consumirse dependerá de la duración e intensidad de la sesión de ejercicios.

La importancia de hidratarse cuando se practica deporte.

2. Nutrición

En segundo lugar, debes saber que, para obtener el máximo beneficio del ejercicio, tus músculos necesitan energía para mantener el esfuerzo. En este sentido, se necesita llevar a cabo una dieta saludable y equilibrada para maximizar la energía disponible.

El momento ideal para comer es de una a tres horas antes de hacer ejercicio. Esto le da a tu sistema digestivo el tiempo suficiente para descomponer los alimentos para que puedan usarse como energía.

Además, los niveles hormonales se alteran después de comer, lo que puede afectar la capacidad deportiva. Estos índices hormonales generalmente se equilibran una hora después de las comidas. Recuerda que no alimentarte lo suficiente provocará daños en los músculos y huesos al exigirlos físicamente.

 

3. Calentamiento

El calentamiento es extremadamente importante para preparar la musculatura para actividades físicas. Como su nombre indica, permite calentar los músculos; así, se consigue disminuir el riesgo de daño durante el ejercicio.

El calentamiento consta de ejercicios cortos, de 5 a 10 minutos, y de baja intensidad. Estos deben realizarse justo antes del ejercicio principal.

Asimismo, ten presente que el calentamiento no tiene que ser el mismo deporte que el ejercicio principal. Por ejemplo, si vas a nadar, tu calentamiento puede consistir en un carrera de 5 minutos o saltos de cuerda.

Al competir, el calentamiento también se utiliza para preparar mentalmente al atleta para la carrera o el juego.

4. Estiramientos

Muchas personas se olvidan de estirar antes y después del entrenamiento. Sin embargo, es un punto central de la rutina; el estiramiento permite que el cuerpo se prepare y que los músculos se calienten. 

Asimismo, repetir los estiramientos después de la actividad ayuda a que el cuerpo se recupere y se vuelva más flexible. Con esto, se evita que los músculos se mantengan en una posición tensa.

 

En cualquier caso, los estiramientos antes de la actividad física son una excelente manera de preparar al cuerpo para las demandas que se avecinan. Además, es muy bueno para disminuir el riesgo de lesiones, aumentar la resistencia y los efectos del entrenamiento.

Momento ideal para realizar estiramientos.

No olvides que estirar y calentar son dos cosas muy diferentes; el primer concepto se refiere a estirar los músculos, lo que ayudará a prevenir daños y tensiones. En tanto, el último significa literalmente calentar el cuerpo, en términos de temperatura y nivel de actividad.

Finalmente, cabe destacar una vez más que la actividad física es muy buena para la salud. Sin embargo, es de vital importancia recordar que los principios básicos anteriores deben tenerse en cuenta para maximizar el rendimiento y evitar lesiones.

Al mismo tiempo, es igual de relevante elegir una actividad física que te motive, que sea adecuada para tu nivel de condición física y que puedas practicar de manera segura. ¡Prepárate y ponte en movimiento!