¿Cómo proteger las manos con los guantes de hacer ejercicio?

Este artículo ha sido escrito y verificado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
¿Has considerado alguna vez cuidar de mejor manera tus manos al entrenar? Aquí te explicamos las ventajas y desventajas de usar guantes de hacer ejercicio.
 

Quizás hayas visto en el gimnasio a muchas personas usando guantes de hacer ejercicio y hayas pensado que se trata de algo solo pensado para aquellos que entrenan a diario. Sin embargo, con este complemento puedes proteger tus manos sin importar cuántas veces ejercites por semana.

Guantes de hacer ejercicio: ¿sí o no?

Esta es la pregunta que muchos se hacen cuando comienzan el gimnasio, ya que ven a sus compañeros llevando guantes de ejercicio y no saben si son también adecuados para ellos.

Para algunos, no hay nada mejor que sentir el agarre de las barras con las manos ‘al desnudo’. Sin embargo, el problema comienza cuando levantamos cada vez mayor peso y aparecen los callos o los daños en la piel.

Como señal de que ‘se trabaja duro’ con las máquinas y pesas, muchos eligen no llevar guantes de ejercicio. De esta manera, mostrar sus manos llenas de durezas y marcas parecería ser mejor que lucir una figura envidiable.

Opiniones a favor y en contra

Los guantes de hacer ejercicio tienen ventajas e inconvenientes, como cualquier accesorio o complemento, y su uso es bastante personal. No a todos les gusta y no son obligatorios en las actividades lúdicas o amateurs.

 

Como beneficios, podemos nombrar que ofrecen un agarre más cómodo y que permiten ejercitar de manera más agradable. Evitan la aparición de callos y durezas y que el sudor de las palmas provoque accidentes.

A su vez, son una buena protección de las articulaciones de la muñeca. ¡Y ni hablar del factor higiene! No hace falta que toquemos los complementos del gimnasio con nuestras propias manos.

Ejercicios para practicar el remo con mancuernas.

Por supuesto, también los guantes tienen sus contras, y por ello hay que conocerlas antes de decidirse si los usamos o no. Este elemento hace que los agarres sean más imprecisos y puede que nos sintamos algo torpes en los movimientos.

Algunos han indicado que pierden fuerza y que la falta de sensibilidad les hace bajar su performance. Asimismo, no podemos dejar de lado el hecho de que requieren cierto mantenimiento para que duren más tiempo y no se conviertan en un caldo de cultivo de gérmenes y bacterias.

Elección y cuidado de los guantes de hacer ejercicio

Unos buenos guantes de ejercicio, que ofrezcan almohadilla en las palmas y la base de los dedos, protegerán mucho las manos sin dejar de lado el ejercicio. Incluso hoy en día podemos encontrar en las tiendas guantes hechos con materiales transpirables, muy cómodos, finos y flexibles… ¡Casi no nos daremos cuenta que los llevamos puestos!

 

Justamente, lo más importante al momento de elegirlos es que nos aporten comodidad y que se adapten a la perfección a la forma y tamaño de nuestra mano. Lo bueno es que hay varias medidas disponibles.

Otra cuestión fundamental para que los guantes de hacer ejercicio cumplan con su objetivo es mantenerlos en buen estado. Esto quiere decir que, al terminar de entrenar, no podemos dejarlos guardados en el bolso. Es necesario lavarlos y dejarlos secar al aire, nunca al sol porque se estropea el material.

Además, si quieres que tus manos queden perfectas una vez que termines el entrenamiento, deberás lavarlas muy bien con agua y jabón neutro y luego aplicar una crema hidratante.

Guantes de hacer ejercicio según la rutina

Existen diferentes tipos de guantes de hacer ejercicio, e incluso podemos usar vendas (como las de boxeo) según el entrenamiento o las cargas de la rutina. Por ejemplo, si quieres proteger no solo las manos sino también las muñecas, te recomendamos las vendas para ejercicios con mancuernas o discos de poco peso.

Ejercicios de cuadriceps como la sentadilla isométrica.

Para ejercicios con más cargas o en los que tengas que ‘colgarte’ —por ejemplo, las dominadas— te aconsejamos que utilices esponjas especiales, que se consiguen en las tiendas de deporte.

 

Para el resto de los ejercicios, como los que supongan agarrar diferentes superficies, los guantes son perfectos. Y si quieres hacer algún tipo de boxeo que requiera pegarle a una bolsa, necesitarás guantes específicos… ¡No sirven los que dejan los dedos al aire libre!

En síntesis, no es obligatorio el uso de guantes de hacer ejercicio, es más bien una cuestión de gustos y de costumbres. También podemos elegir llevarlos según la rutina de ese día o el tipo de ejercicio en particular.

Lo mejor sería probarlos y verificar si nos hacen sentir cómodos o no. Seguir llevándolos será nuestra decisión, pero es mejor optar basándonos en el conocimiento y la experiencia.

  • Brent, S. (2012). Lesiones de muñeca y mano. Lesiones de Muñeca y Mano. https://doi.org/10.1016/B978-84-8086-911-9.00001-X