Mejores beneficios de practicar deporte para la salud articular

Jorge Camón Claveria·
05 Marzo, 2019
Diversos estudios han demostrado que alimentarse de manera sana y practicar deporte a lo largo del día da lugar a numerosos beneficios sobre la salud articular, tal y como veremos a continuación
 

Practicar deporte de manera regular, ayuda a prevenir y aliviar muchas de las molestias asociadas con las enfermedades reumáticas. Por ello, te explicamos la enorme cantidad de beneficios sobre la salud articular que tiene el practicar deporte, lo que te ayudará a motivarte y practicarlo diariamente.

Las articulaciones son estructuras en las que los huesos se unen entre sí. La mayoría de las veces estas uniones deben permitir el movimiento. A su vez, se encuentran los extremos de los huesos por una parte, y diferentes tejidos que ayudan a mantenerlos unidos, como es el caso de la cápsula articular, los músculos y los ligamentos.

Existe una gran variedad de afecciones para la salud que son causadas por las articulaciones. Entre ellas encontramos el dolor, más conocido como artralgia, y la inflamación articular que es conocida como artritis. Practicar deporte normalmente, ayuda a disminuir este tipo de enfermedades.

Beneficios del ejercicio para las articulaciones

Como hemos comentado, practicar deporte ayuda a preservar y proteger las distintas partes de nuestro organismo, como los huesos, el aparato locomotor, los músculos, ligamentos y los cartílagos. Lo explicamos brevemente a continuación:

  • Fortalece los músculos y demás estructuras que rodean a la articulación, brindándole un mayor apoyo y resistencia.
  • Aumenta los distintos rangos de movilidad de la articulación.
  • Aumenta la flexibilidad.
  • Incrementa la resistencia física.
  • Ayuda a perder peso, con lo que disminuye la sobrecarga sobre las articulaciones.
Postura de yoga uttasana.
 

Consejos para comenzar a ejercitar tus articulaciones

Practicar deporte necesita una preparación previa, por ello si nunca lo has realizado de manera regular, te damos unos consejos para que empieces lo más suave posible, con lo que evitarás lesionarte y podrás disfrutar de todos los beneficios que el ejercicio tiene sobre las articulaciones. Ten en cuenta los siguientes consejos:

Ponte cómodo

Usar ropa cómoda y unos zapatos deportivos, es el primer paso para empezar. Además, tendrás que hidratarte bien y protegerte del sol, para evitar quemaduras. Siempre hay que llevar un litro y medio de agua aproximadamente, para hidratarse durante la actividad física.

Consejos para empezar a correr.

Comienza con pequeños paseos o caminatas

Para practicar deporte puedes empezar por caminar unos 10 o 15 minutos, unas tres veces por semana. Además, al no ser un ejercicio demasiado duro, puedes considerarlo como un pequeño paseo y te servirá de ayuda para motivarte. Conforme pasen los días, te darás cuenta de que vas andando cada día más, sin necesidad de forzar el organismo.

Incluye algunas actividades de resistencia

Caminar es un ejercicio aeróbico que ayuda a ganar resistencia física, sin embargo para mejorar la masa muscular y fortalecer los músculos y articulaciones, es necesario incluir algunas actividades de resistencia empleando unas pesas de peso no muy elevado.

 

Evita practicar deporte después de comer

Seguramente, realizar la actividad física por la tarde te sentará mejor, además te ayudará a levantarte menos rígido por las mañanas. También tienes que evitar realizar ejercicio en las horas previas a dormir, debido a que activarás tu organismo y se te hará difícil conciliar el sueño.

Consejos para preparar comida ligera.

Evita ejercitar las articulaciones sensibles o inflamadas

En el caso de articulaciones sensibles, es beneficioso subir su temperatura, ya sea con una ducha caliente o de cualquier otra manera. Al terminar de practicar deporte, podemos masajear la articulación aplicando frío, con hielo por ejemplo. Como consejo, nunca debes aplicar calor sobre una articulación inflamada.

Recuerda que el dolor es un aviso

Si al hacer algún tipo de actividad física sientes dolor debes detenerte, evalúa qué pudo haber ocasionado el dolor y procura evitar repetirlo en el futuro.

Posterior a la actividad física es normal tener molestias como cansancio y dolor leve

Esta molestia debe desaparecer y varias horas después de ejercitarte deberías sentirte igual que antes de iniciar la actividad.  En caso de que esto no sea así y presente dolor persistente o nuevas molestias tienes que parar, ya que probablemente tendrás que cambiar la intensidad o la frecuencia del entrenamiento.

 

En conclusión, hay que tener cuidado a la hora de hacer deporte, pero hay que realizarlo de manera constante y con la intensidad adecuada para cada persona, y conseguirás grandes beneficios para tu salud articular.