Productos de farmacia que nunca deberías comprar

Francisco María García · 14 junio, 2018
Las farmacias tienen en sus estantes muchos más productos que los fármacos en sí, entre ellos algunos que se intentan asemejar o ser competencia cuando en realidad no pueden sustituirlos

Desde hace algún tiempo se puede observar que las farmacias, además de los medicamentos acostumbrados, ofrecen para la venta una gran diversidad de productos. En la práctica no hay que dejarse llevar por la publicidad; hay productos de farmacia que nunca deberías comprar.

Los establecimientos de farmacia han ampliado su oferta, adaptándose para atender a muchas a personas con necesidades específicas y tiempo reducido.

Entre la amplia oferta de productos encontramos: medicamentos, productos cosméticos de belleza, productos de higiene y aseo personal, suplementos alimenticios, productos homeopáticos, alimentos y detergentes.

Los suplementos alimenticios y los cosméticos de belleza

Existen productos con los cuales debemos ser muy cuidadosos en el momento de comprarlos, sobre todo si están relacionados con nuestra salud; los hay de muchas marcas y debemos confirmar que posean los permisos sanitarios correspondientes.

Productos que podemos encontrar en una farmacia.

Los suplementos alimenticios nunca deben sustituir una dieta saludable y balanceada; a diferencia de los medicamentos convencionales, no deben promocionarse como reductores del dolor o coadyuvantes en el tratamiento de afecciones cardíacas.

Algunos productos cosméticos de belleza es recomendable comprarlos en las farmacias, especialmente aquellos del área dermatológica; un factor importante es que estos productos siempre que estén avalados por el farmaceútico, y al que se pueda recurrir en el caso de alguna reacción adversa.

Productos homeopáticos

Uno de los productos de farmacia que nunca deberíamos comprar sin control, son los productos homeopáticos. Estos ‘remedios milagrosos’ son promocionados como remedios, y muchas personas en el mundo los usan para tratar afecciones y enfermedades.

Productos de homeopatía.

Los productos homeopáticos no deberían venderse en las farmacias, porque colocan a los consumidores en un ‘riesgo inaceptable’. Algunos estudios científicos realizados, han concluido que los productos homeopáticos deben mantenerse fuera de las farmacias aprobadas por el esquema de beneficios farmacéuticos.

Las empresas dedicadas a la producción y distribución de productos homeopáticos plantean:  la homeopatía es inofensiva y puede usarse como alternativa a la medicina tradicional en ciertas circunstancias.

El informe del Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica del gobierno australiano, tras una evaluación exhaustiva de la evidencia realizada, concluyó que no existen condiciones de salud para las cuales exista evidencia confiable de que el producto homeopático sea efectivo, y no justifica su venta en las farmacias.

La homeopatía, también conocida como medicina homeopática, es un sistema médico alternativo que se desarrolló en Alemania hace más de 200 años. Los productos homeopáticos se derivan de sustancias que provienen de plantas, minerales, animales y otras sustancias.

Efectos secundarios y riesgos

Las inmunizaciones homeopáticas han sido promovidas como sustitutos de las inmunizaciones convencionales, pero faltan datos para respaldar tales afirmaciones.

Aunque muchos productos homeopáticos están muy diluidos, algunos que son vendidos o etiquetados como homeopáticos pueden no estarlo; suelen contener cantidades sustanciales de ingredientes activos.

Al igual que cualquier medicamento o suplemento dietético que contenga ingredientes químicos, estos homeopáticos pueden causar efectos secundarios o interacciones medicamentosas.

Sin embargo, como cualquier medicamento o suplemento dietético, estos productos podrían presentar riesgos si no se fabrican correctamente. Los homeopáticos líquidos suelen contener más alcohol que los niveles permitidos en los medicamentos convencionales.

Alertas sobre el uso de productos homeopáticos

No es conveniente usar los productos homeopáticos como reemplazo de un medicamento convencional, ni postponer una consulta de médica por un problema o dolencia.

Es necesario seguir los programas de inmunización convencionales recomendados para niños y adultos. No hay que utilizar productos homeopáticos como un sustituto de las vacunas convencionales.

Debemos documentarnos sobre los productos de farmacia, con fuentes fidedignas sobre su aplicación y uso; nuestra salud y bienestar están en medio.

Alertas sobre medicamentos convencionales retirados

Por definición, los medicamentos sirven para prevenir, aliviar o curar una enfermedad. Constituyen nuestros mejores aliados al momento de enfrentar diferentes dolencias.

Algunos errores en la fabricación, contaminación por microorganismos no detectados, o por el incumplimiento de normas sanitarias vigentes en cada país, pueden convertirlos en un elemento de alto riesgo para la salud.

Es necesario estar atentos a las alertas farmacéuticas de los departamentos de salud; hay que verificar aquellos medicamentos que han sido retirados del mercado.

Los establecimientos farmacéuticos deben contar con ‘áreas de cuarentena’, donde poder almacenar aquellos medicamentos que han sido retirados de circulación. Se trata de ofrecer información correcta y oportuna, sobre los productos farmacéuticos que nunca deberíamos comprar.