6 obstáculos mentales que te impiden cambiar tu físico

Oriana Noguera · 14 octubre, 2018
Para cambiar el físico hay que realizar ciertas cosas como ejercitarse, llevar una buena dieta, entre otros aspectos; todo esto implica un proceso de transición que hay que saber sobrellevar; existen casos de personas que no logran cambiar, y eso se debe a un escaso dominio mental

Cambiar tu físico es un proceso que requiere de fuerza de voluntad, constancia y sobre todo mucha ambición. En determinados casos resulta muy difícil cambiar la apariencia, esto se debe a ciertos obstáculos mentales camuflados en la psique. En este post te contamos cuáles son y cómo afrontarlos, ¡sigue leyendo!

Todo está en la mente, el cerebro es el que dirige las órdenes a nuestro cuerpo para que realice las acciones. Esto significa que tú tienes el control de lograr y hacer lo que quieras.

Principales obstáculos mentales

Muchas veces la mente nos juega malas pasadas y nos hace dudar o desistir de ciertos objetivos, así como a veces se presentan obstáculos en la vida real, también hay obstáculos mentales que debes aprender a identificar y combatir.

1. Limitarte

No existe peor obstáculo mental que poner límites a lo que puedes hacer, no frenes tu progreso al pensar que no eres capaz de lograr algo. Si usualmente haces 50 sentadillas, entonces ve por más e intenta hacer 60 y eventualmente 70, no te estanques solo porque no acostumbras a ir más allá. Un ‘no puedo’ jamás debe estar en tu pensamiento al entrenar, seguir una dieta o cualquier cambio que estés implementando en tu vida.

¿Entrenar con máquinas o peso libre?

Asimismo, no tomar conciencia de lo que eres capaz de alcanzar es desperdiciar tu potencial. Las personas que logran grandes cambios en sus vidas, y a su vez en vidas de otros; no se conforman con poco. El cambio se consigue al avanzar cada vez más, así que no pongas barreras a tu potencial.

2. Tener miedo

Miedo al cambio, al fracaso, a lo desconocido… Es normal sentir miedo, lo que no es concebible es que se convierta en algo mayor que tú. No permitas que este sentimiento de incertidumbre te domine, al contrario, úsalo como impulso para demostrar que eres competente de hacer lo que te propones. Dudar de ti mismo acrecentará tus miedos, confía mucho en ti, y convierte el miedo en poder.

3. Pensar demasiado

Uno de los obstáculos mentales más problemáticos es pensar en exceso. Sopesar más de la cuenta los sucesos que acontecen para cambiar tu estado físico solo trae inconvenientes para el proceso de cambio. Usualmente cuando pensamos mucho un tema, el hilo de nuestros pensamientos toma un rumbo que puede afectar la manera que nos sentimos, al influir en las emociones modifica nuestro desempeño. 

El batido post entrenamiento perfecto.

No pienses mucho las cosas, no te preocupes por el futuro y sobre todo no te compares con otras personas. El cambio lo lograrás a tu ritmo, y para poder cambiar es necesario contar con salud mental y buen estado de ánimo. 

4. Querer tirar la toalla

En algún punto de asimilar y trabajar por un cambio físico querrás rendirte. Querer renunciar a la meta por cualquier factor que se te ocurra es solamente un momento de quiebre. No te dejes llevar, ni tomes una decisión cuando te sientas triste, decepcionado, entre otros. Cuando sientas que quieres tirar la toalla piensa en todo lo que te has esforzado y en lo que lograrás si sigues trabajando por ello.

5. Dejarte llevar por comentarios negativos

Durante el transcurso de lo que haces habrán personas que te apoyarán y motivarán para que logres lo que deseas. Así como también habrán personas que harán comentarios negativos o intentarán desalentarte. No escuches esos comentarios que no aportan nada bueno para ti, llenarte de negatividad te alejará de tu propósito. Deja que la gente diga lo que diga, toma los buenos consejos, correcciones y desecha palabras despectivas o renegadas.

6. Falta de motivación

Buscar excusas como ‘hoy no puedo ejercitarme porque estoy muy ocupado’ o ‘la semana que viene sí empiezo la dieta de verdad’; son pretextos que denotan una falta de motivación. Queda de tu parte estimular tu mente para no desfallecer, pequeños detalles como usar ropa nueva para hacer ejercicio, escuchar tu música favorita o entrenar con tus amigos hace la diferencia.

La importancia de la motivación durante el ejercicio.

Los obstáculos mentales son solo eso, obstáculos. Así que pueden ser superados como todo en la vida, ármate de valor, amor propio y ganas de obtener un cambio físico que tendrá repercusiones positivas a tu estilo de vida. Además, te sentirás orgulloso y realmente feliz cuando empieces a ver los resultados. ¡Concéntrate en ti y verás la diferencia!