Alcanza tus metas con estos trucos mentales

Oriana Noguera 13 septiembre, 2018
Suele suceder al principio que todo marcha bien pero al cabo de un tiempo se vuelve complicado alcanzar las metas, esto pasa por varios elementos que influyen en nuestra mente, como la falta de motivación, la rutina o el desinterés

Alcanzar metas a veces se torna complicado a nivel mental. Es normal que el ser humano pierda o descuide algunos aspectos mentales que son esenciales para su desenvolvimiento en la vida. Por este motivo, ¡traemos varios trucos mentales con los que podrás adecuar tu mente para lograr objetivos!

Nuestro cerebro procesa las experiencias y toma las decisiones evaluando su entorno. Cada situación genera un impacto emocional que determina la manera en que nos comportamos y afrontamos dificultades. Aprender a controlar la mente para alcanzar tus metas es mucho más sencillo si adoptas algunos trucos mentales.

El primer paso para iniciar el camino hacia la meta es el deseo. El deseo como locución verbal según el Diccionario de la Lengua Española se define como “anhelar con vehemencia”. Así que al tener en tu cabeza el deseo de lograr algo, ya sea bajar de peso, salir a correr o aumentar músculo; es el factor principal que te impulsa a trabajar para conseguirlo.

Determina tu meta

Nuestra mente trabaja con rapidez y la mayoría del tiempo suelen ser varias cosas las que se quieren lograr. Sin embargo, la primera cosa que debes hacer es determinar una meta específica y detallada. Esto quiere decir que no puedes tener demasiadas metas en la cabeza al mismo tiempo; porque probablemente al tratar de cumplirlas todas no termines alcanzando ninguna.

Consigue tus objetivos fitness siguiendo estos pasos.

Entonces, si quieres salir a correr todos los días, ser muy flexible y tener glúteos esculpidos, lo más recomendable es que te centres en un solo objetivo para enfocar toda tu energía en él. Asimismo, es importante que sea una meta que sea realista y puedas priorizar fácilmente. Pero a su vez, que sea lo suficientemente grande para mantener tu motivación.

 Haz derivados

Una vez que hayas determinado tu meta, divídela en varios segmentos para acercarte a ella de manera más armoniosa. Por ejemplo, si el objetivo es correr 5 kilómetros, entonces separa en pequeñas partes como correr la primera semana un kilómetro y cada semana que pasa ir alargando la distancia.

Este es uno de los trucos mentales más significativos, puesto que se hace mucho más complicado mentalmente trabajar para alcanzar una meta muy grande directamente. En cambio, derivarla en pequeñas otras metas genera satisfacción mental al ir cumpliendo esos pequeños segmentos.

El fracaso no es tan malo

Todos temen al fracaso, sin embargo, el fracaso tiene su lado positivo y es el aprendizaje. Por supuesto que debes poner todas tus ganas en alcanzar la meta. Pero si por alguna razón sientes que estás fracasando o que no lograste los resultados que querías. Entonces es allí donde debes realizar una introspección y también evaluar cuáles fueron los aspectos en los que pudiste estar fallando. 

Cuando hay que cambiar de rutina.

Para entender esto mejor pongamos el ejemplo de alguien que está en la escuela, si esa persona reprueba un examen y solamente se siente decepcionado y avergonzado, es comprensible. Sin embargo, cuando las personas reprueban suelen ocultar o prefieren no mirar la prueba puesto que les recuerda que fracasaron. Cuando en realidad lo que deben hacer es mirar en qué fallaron para poder corregirlo, y de esta forma aprender. 

Por ello, si en algún punto sientes que fracasas no gastes toda tu energía en sentirte mal. Al contrario, acepta el fracaso, revisa en qué fallaste, qué puedes mejorar y qué debes cambiar. Además, tómalo como motivación para intentarlo de nuevo, que tu esfuerzo no termine siendo en vano, porque aprendiste cosas nuevas que te serán útiles para acercarte a la meta cuando vuelvas a intentarlo.

Proyéctate alcanzando tu meta

Para lograr algo debes creerlo, no dudes de tu capacidad de alcanzar las cosas. Dentro de los trucos mentales que realmente estimularán tu mente, se encuentra la proyección del éxito. Debes ser visionario y proyectarte alcanzando tu objetivo. No te subestimes, busca la convicción y afirmación para asegurar el deseo de cumplir la meta.

Estos trucos mentales serán muy útiles para mantener avivado el proceso para alcanzar una meta. Así que no tengas miedo de ponerlos en práctica. Tú eres tu mejor motivador personal y no hay nadie que pueda controlar tus pensamientos más que tú mismo. Además de realizar todas las acciones para lograr un objetivo, también es necesario tomar acciones por todo lo que acontece en tu mente. Así que inicia tu camino hacia la victoria, ¡el éxito se consigue trabajando por él!

Te puede gustar