¿Ayuda el deporte al desarrollo de los niños?

Fernando 2 febrero, 2018
El deporte juega un papel fundamental en el desarrollo de los niños, además de ayudarles a socializar, liberar tensiones y programarse retos, es vital en el desarrollo puramente físico

El deporte favorece el desarrollo de los niños desde muchos aspectos. Además de las ventajas que supone para el crecimiento y el funcionamiento óptimo del organismo, también estimula las funciones mentales y la maduración emocional. A continuación, veremos en profundidad estos y muchos otros efectos positivos de la práctica deportiva.

Aunque pueda parecer una frase hueca y repetida hasta el hartazgo, el deporte es una de las mejores formas de promover el bienestar físico y de prevenir enfermedades. Generar el hábito de practicar algún deporte o realizar actividad física de manera lúdica ayudará a cualquier persona, sea niño o adulto, a vivir mejor. Es bueno inculcar esta forma de vida desde una edad temprana.

El desarrollo de los niños puede tomar utilidades importantísimas del deporte: estimulación motora, maduración y fortalecimiento mental y progreso en la formación de relaciones interpersonales.

Ventajas del deporte para el desarrollo de los niños

En el plano estrictamente físico, el ejercicio deportivo supone grandes ventajas para un niño. Entre ellas, podemos enumerar:

  • Desarrollo de huesos y músculos: los movimientos propios de cada deporte contribuyen a incorporar nuevas habilidades y a potenciar la fuerza y la resistencia de los músculos.
  • Favorece el sistema respiratorio: la capacidad pulmonar aumenta a medida que realizamos actividad física. Esto también repercute sobre el corazón, que optimiza su funcionamiento y, por ende, distribuye la sangre de manera más eficiente.
  • Regula las funciones del sistema digestivo: el deporte estimula el metabolismo, lo que mejora notablemente el proceso de la digestión. Además, aumenta el apetito y combate el estreñimiento.
  • Previene el sedentarismo: se trata de una de las grandes amenazas para los niños en este siglo. El deporte, al requerir movimiento y consumo de calorías, es ideal para evitar la obesidad y otros trastornos ligados al sobrepeso y la mala alimentación.
  • Mejora el descanso: la actividad física descarga tensiones y elimina los nervios que acumulamos por el trajín de los días. En los niños, estos suelen estar relacionados a la escuela o las actividades extracurriculares.
  • Aleja los malos hábitos: el deporte es la contracara de las prácticas no saludables como el tabaquismo, la adicción a las drogas. Como se suele decir, “una hora más en el club es una hora menos en la calle”.

 

Beneficios psicológicos del deporte

La práctica de un deporte no solo contribuye al desarrollo de los niños en lo relativo a lo físico. También trabaja cualidades importantes para su mentalidad y equilibrio emocional. ¿De qué manera se da esto?

1.- Mejora la autoestima

Pocas cosas nos satisfacen tanto como conseguir los resultados deseados. Más aún cuando son producto de grandes esfuerzos y de la constancia. Para los niños, esta sensación es igual de placentera.

De este modo, los pequeños aprenderán que con dedicación y trabajo pueden obtener lo que desean. Al lograrlo, sentirán satisfacción por lo que consiguieron y su autoestima se verá fuertemente beneficiada.

2.- Constituye la base de las relaciones sociales

Casi todos tenemos amigos de la infancia que conocimos en el club o practicando un deporte. Al tratarse de un ámbito de relajación, alejado de responsabilidades y presiones -o al menos así debería ser-, el deporte es una excelente manera de conocer gente y de generar lazos.

Además, la necesidad de crear estrategias colectivas requiere de colaboración, debate y valoración de las ideas del otro. No solo se trata de respetar a los compañeros: también hay que hacerlo con los adversarios.

3.- Bienestar emocional

La práctica deportiva libera endorfinas, que son las hormonas del bienestar. Esto aumentará la felicidad y la sensación de positividad en el niño. No se trata de algo subjetivo: es una reacción química que ocurre cada vez que hacemos ejercicio.

4.- Desarrolla habilidades mentales

La coordinación, concentración y memoria se ven favorecidas también por el deporte. Del mismo modo, también se induce la capacidad de plantear objetivos medibles y realizables y la tolerancia a la frustración en caso de no concretarlos.

5.- Fomenta la aceptación de reglas

Cada juego o deporte tiene normas que debemos aprender y cumplir para poder practicarlo. Algunos más complejos y otros más simples, todos contribuyen a la formación de este valor que servirá de modelo para los demás aspectos de la vida social.

 

¿Qué deporte es mejor para los niños?

Finalmente, llegamos a la elección del deporte que es más conveniente para cada niño. Aquí hay una premisa que debemos respetar a rajatabla: el niño debe realizar el deporte que más le guste.

No importa si es alto y lo vemos con condiciones para el básquetbol o si tiene fuerza y creemos que será un buen rugbier. Es exclusivamente el infante quien debe escoger la disciplina que le genere verdadero bienestar. Los padres pueden aconsejar y guiar, pero nunca tendrán la palabra final.

Todos los deportes presentarán beneficios para la salud de tu pequeño en los ámbitos que detallamos anteriormente. De hecho, muchos afirman que lo mejor es combinar más de uno. Aunque algunos se centren más en algunas capacidades que en otras, es esencial desarrollar el hábito de la actividad física. Con el tiempo, él mismo se amoldará al que más le guste o en el que se desenvuelva mejor.

Te puede gustar