Cómo mantener la concentración en el deporte

26 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
Aprender a gestionar la capacidad de concentración es algo fundamental para los deportistas. Esta juega un papel indiscutible en el rendimiento deportivo, y por ello, en este artículo te ofrecemos algunos consejos para conseguirlo.
 

Mantener la concentración es una habilidad psicológica fundamental para los deportistas. Cualquier deporte implica la capacidad de atención por largos períodos de tiempo, tanto en entrenamientos como competiciones. Si el deportista no es capaz de estar concentrado, su rendimiento disminuirá notablemente.

La falta de atención o los despistes pueden marcar la diferencia y tener un gran impacto, por ejemplo, en los goles en contra o en las situaciones de ataque que se desperidican.

Para ser capaz de mantener la concentración en lo que es relevante, el deportista tiene que conocer las variables psicológicas que intervienen en la atención. En este artículo, te contamos unos sencillos consejos para que puedas aumentar esta capacidad.

Establecer rutinas precompetitivas

Las rutinas son una secuencia de acciones que el deportista realiza en momentos importantes. En el deporte, las rutinas ayudan al individuo a mentalizarse y prepararse para la competición.

Las acciones que componen las rutinas son únicas para cada persona. No hay unas pautas o manuales para establecerlas, sino que habrá que incluir todo aquello que ayude al deportista a estar concentrado; por el contrario, es preciso descartar todo aquello que suponga una distracción.

Además, las rutinas ayudan a disminuir la ansiedad antes de competir. Esto se debe a que, cuando un deportista realiza una secuencia de acciones que le resulta conocida, la situación se percibe como más controlable y disminuye la incertidumbre.

 

Encontrar el nivel óptimo de activación

El nivel óptimo de activación hace referencia al mejor estado fisiológico del deportista antes, durante y después de una competición. Encontrar este nivel significa no salir a competir ni demasiado dormido ni demasiado nervioso; implica encontrar aquellas sensaciones y pensamientos que se relacionan con la mejor actuación en el pasado.

El tenis es uno de los deportes de raqueta más populares.

Puesto que constituye la base de cualquier proceso psicológico, el nivel óptimo de activación es muy importante. Sin este, no se pueden dar otros procesos como la atención, toma de decisiones o la comunicación efectiva.

Cambiar el foco atencional

Es imposible atender a todo lo que está pasando alrededor. La capacidad de atención es limitada y solo se puede focalizar en unos pocos estímulos relevantes. Sin embargo, en el deporte ocurren numerosos cambios en poco tiempo, por lo que es necesario cambiar constantemente el foco atencional.

Según González Hernández (2007) los deportistas deben olvidarse de los detalles secundarios de la acción y concentrarse únicamente en la finalidad de esa acción. Por ejemplo, centrar la atención en los detalles técnicos del movimiento cuando este se tiene automatizado disminuye el rendimiento.

 

Asimismo, una de las principales fuentes de distracción son los pensamientos intrusivos. Estos aparecen de repente y el deportista no tiene control sobre ellos. Para acabar con esos pensamientos indeseables, la técnica psicológica más empleada es la parada de pensamiento.

Cuidado con dar demasiada importancia a los errores

Es normal cometer errores durante una competición, pero tenerlos constantemente en la cabeza es una fuente de distracción importante. La competición no es el momento para examinar los errores. Estos deben estudiarse una vez que esta haya concluido y el deportista se encuentre en un estado emocional adecuado.

El tiro con arco demanda una gran precisión, por lo que se incluye entre los deportes que requieren más concentración.

Si se comete un error en plena actuación, el deportista tiene que ser capaz de quitárselo de la cabeza y no darle importancia en ese momento. El pasado no se puede cambiar, por lo tanto, la atención tiene que estar en el momento presente. 

De la misma manera, también hay que reforzar los buenos momentos. Reforzar positivamente las conductas deseadas aumenta la probabilidad de que se repitan y mejora el estado emocional.

La importancia de mantener la concentración en el deporte

 

La concentración es un pilar fundamental para un buen rendimiento, tanto en los entrenamientos como en la competición. Mantener la concentración es una tarea que involucra muchos factores. Esto quiere decir que no es sencillo mantenerla por largos períodos de tiempo; el deportista necesitará práctica y entrenamiento mental para conseguirlo.

Por último, no solo el aumento de la capacidad de concentración se traduce en una mejora en el rendimiento deportivo. También el deporte es capaz por sí mismo de aumentar esa capacidad para ser aplicada en otros ámbitos de la vida.

  • Hernández, J. G. (2007). Herramientas aplicadas al desarrollo de la concentración en el alto rendimiento deportivo. Cuadernos de psicología del deporte, 7(1), 61-70.