¿Cómo motivarse para hacer ejercicio todos los días?

Oriana Noguera · 19 agosto, 2018
Excusas como falta de tiempo, pensar que no puedes hacerlo o que simplemente no es lo tuyo...Todos son pretextos disfrazados de falta de motivación, un factor clave para lograr metas y objetivos, no solo en el deporte

Seguramente has decidido comenzar a hacer ejercicio para tener una vida más sana y un cuerpo fitness. Sin embargo, luego de unos días lo abandonas y vuelves a tu estilo de vida sedentario. Y así, te mantienes en un constante bucle de iniciar y al cabo de unos días abandonar. Si te sientes identificado, este post es para ti. ¡Te compartimos cómo conseguir y mantener la motivación para hacer ejercicio todos los días!

La motivación es el verdadero combustible y lo que nos mueve a conseguir las cosas que queremos, pero en ocasiones, hay que estimular determinados aspectos para evitar perder la motivación, como en este caso para hacer ejercicio todos los días.

Así que toma nota, e incorpora los siguientes consejos para mantener la motivación antes y durante el ejercicio:

1. Piensa en lo que quieres alcanzar

La idea de hacer ejercicio no nace de la nada, siempre hay uno o más factores que te llevan a querer ejercitarte. Esos factores son tu principal motivación, bien sea obtener un vientre plano, mejorar tu salud o ganar musculatura.

Organiza tu entrenamiento en el gimnasio.

Esos factores debes mantenerlos presentes en todo momento, que te recuerden el porqué estás haciendo ejercicio. Hay distintas maneras de incorporarlos a tu vida:

  • Hacer una lista de las cosas que quieres alcanzar y pegarla en el baño, de esta forma la verás todos los días.
  • Colocar de fondo de pantalla del computador o celular una foto alusiva a tu factor motivacional. O bien, también puedes pegar pósters en las paredes de tu cuarto.
  • Consigue figuras a quién admirar, es decir, consigue personas reconocidas por lo que tú deseas alcanzar. Admirar a estas personas te hará pensar que si ellos pueden hacerlo, ¡tú también!

Estos pequeños detalles, por muy simples que suenen, son de los mejores incentivos para que hagas ejercicio todos los días. Puesto que, estarás rodeado del origen de la decisión de hacer ejercicio.

2. Sé positivo y rodéate de gente positiva

Mantén los buenos ánimos, la actividad física no solamente trae beneficios al cuerpo, sino también a la mente. Debido a que al entrenar el cerebro libera endorfinas, que es considerada la ‘hormona de la felicidad’. Usa esto para impulsar la buena vibra y entrenar constantemente, asimismo intenta no rodearte de personas negativas que juzguen o te hagan sentir mal. Eso te quita energía e inconscientemente afecta tu desempeño en el ejercicio.

Todo es cuestión de actitud, así que mantenerte contento y libre de estrés influye en tu motivación para hacer ejercicio todos los días. Si estás desanimado probablemente no quieras hacer nada, en cambio, si estás de buen ánimo irás con toda la disposición para alcanzar tu meta.

El fullbody es un tipo de entrenamiento completo.
Una de las ventajas del fullbody, es la compensación del esfuerzo durante el entrenamiento de todo nuestro cuerpo.

Un consejo para hacer este proceso más simple es la música, arma una lista de canciones que te gusten y comienza a escucharlas antes de entrenar para entrar en ambiente. También puedes ejercitarte escuchando música, esto aumentará tu rendimiento deportivo.

3. Prepárate una recompensa

Premiarte o darte una recompensa te motivará no faltar a ningún entrenamiento. Puedes fijar recompensas que no te alejen de tu objetivo. Por ejemplo, si tu meta es tener un cuerpo fitness, entonces te puedes recompensar luego del ejercicio viendo tu serie favorita o preparándote un snack saludable.

4. Disfruta el ejercicio

Disfruta el ejercicio que haces, de ser posible haz ejercicios que te gusten. Si te gusta y lo disfrutas, no tendrás que forzar la motivación para hacerlo. Dado que será tu parte favorita del día y habrá una mayor fluidez a nivel motivacional.

Canciones para bailar zumba.

Esto último es significativo, si haces ejercicios que no te gustan, será extremadamente difícil hallar la motivación y mantenerla. Por ello, explora las opciones: zumba, LISS, HIT, spinning, entre otros. Y elige el que te provea comodidad y que más te haga sentir bien.

Todos estos consejos te servirán para tener la motivación que necesitas. No olvides seguir avanzando, y exigiéndote cada vez más. Es decir, si tu primera meta era tener un abdomen plano, y lo logras. Entonces es hora de pasar al siguiente nivel y conseguir un abdomen marcado. Sigue adelante, no te estanques,¡motívate!