Consejos para empezar en el gimnasio y no abandonarlo

Francisco María García · 21 diciembre, 2018
La idea de empezar en un gimnasio puede tener fuerza en un principio, pero la motivación no siempre es fácil de mantener en el tiempo. Hay una serie de pautas y consejos que nos ayudarán a empezar en el gimnasio y no abandonar.

Es muy fácil decidirse a empezar una vida más saludable e inscribirse en el gimnasio. Al principio todo es entusiasmo y mucha energía; las razones para empezar a realizar actividad física de forma regular son muchas. No obstante, puede que el empeño merme con el paso del tiempo. ¿Qué hacer al respecto?

Hay quien comienza en el gimnasio para bajar de peso y mejorar la figura. Otros lo hacen para tener un mejor estado físico y también están los que llegan al gimnasio por recomendación médica.

Este comienzo suele darse con un gran convencimiento y la decisión de mantener el entrenamiento eternamente. Sin embargo, la motivación puede empezar a disminuir al cabo de unos días y es muy común que, tras unas pocas semanas, llegue el abandono. A continuación, veremos algunos consejos para empezar el gimnasio y no dejarlo.

Recomendaciones para no dejar el gimnasio

Establecer metas posibles de alcanzar

El principal factor para el abandono del deporte es la falta de motivación. Por eso, es fundamental tener siempre presentes los motivos que llevan a una persona a empezar en el gimnasio, a fin de mantener la motivación con el tiempo.

Hay que tener claro en todo momento cuáles son las razones por las que se ha decidido realizar una actividad física. Es necesario fijarse objetivos concretos y posibles de alcanzar.

No se debe comparar el propio peso, el estado físico o el progreso con otros usuarios del gimnasio; nadie ha alcanzado esos avances de un día para otro y cada persona es diferente. Los resultados visibles son fruto de la constancia y el esfuerzo durante un período de tiempo considerable.

Lo mejor es ponerse pequeñas metas, con límites de tiempo precisos. Por ejemplo, se puede buscar tener como meta bajar dos kilos en un mes. Luego, queda trabajar para ello, ayudándose con una dieta equilibrada.

La mejor motivación para seguir adelante será comprobar que se ha alcanzado la meta prevista. Para ello, es importante registrar periódicamente el peso y las medidas, si esos son los objetivos planteados.

No obstante, nunca se debe olvidar que los cambios ocurren poco a poco. Al igual que en muchas otras áreas de la vida, no existen los resultados milagrosos.

Tener objetivos muy exigentes es un factor que suele influir en la decisión de empezar en el gimnasio y luego dejarlo.

Buscar un gimnasio cercano 

La distancia que se tenga que recorrer para llegar al gimnasio puede ser un importante aliado o convertirse en el peor enemigo. Si se debe pasar mucho tiempo en el coche o en el autobús para llegar al entrenamiento, será fácil perder la motivación y encontrar excusas para dejar de hacerlo por falta de tiempo.

El hecho de encontrar un gimnasio que esté muy cerca de casa o del trabajo es la mejor opción. Así, ni el tránsito ni el mal tiempo serán un obstáculo para seguir con la buena práctica de ejercitarse.

También es importante encontrar un buen horario para entrenarse. La mejor hora suele ser temprano por la mañana, ya que el ejercicio a esa hora actúa como una recarga de energía para todas las actividades del día.

Si no se puede elegir la mañana, hay que evitar las últimas horas de la noche; a pesar del gran desgaste físico, el ejercicio activa el cuerpo y será más difícil conciliar el sueño. Lo ideal es dejar por lo menos dos horas entre el ejercicio y la cama.

El precio accesible también cuenta

Otro factor a tomar en cuenta es el costo del gimnasio. Los centros de entrenamiento de moda pueden ser muy tentadores, pero suelen resultar caros. Con el paso de los meses, ese gasto puede volverse pesado para el bolsillo y llevarnos a abandonar el entrenamiento.

Es mejor encontrar un gimnasio que se ajuste al presupuesto, para que la cuota mensual no sea la excusa para dejar de ir; es decir, que se trate de un gasto sostenible.

También es aconsejable pagar la cuota cada mes y no una vez al año, como suelen ofrecer algunos establecimientos junto con alguna promoción. Al pagar para todo el año, las personas suelen ‘olvidarse’ de ese gasto. En cambio, al hacerlo de forma mensual, se siente más el costo y eso hace que se aprecie más la actividad.

Rutina fitness para las mujeres principiantes en el gimnasio.

Comprar ropa adecuada para el gimnasio

La compra de ropa adecuada y de un bonito diseño para ejercitarse puede ser una gran motivación para no abandonar el gimnasio. Ponerse la ropa más fea y vieja para entrenar es una pésima idea. Es muy importante sentirse bien con lo que se lleva puesto a la hora de hacer ejercicio.

En definitiva, todos estos consejos te servirán para mantenerte motivado por más tiempo. No obstante, considera que también debes poner mucho de tu parte. ¡Nada de lo que vale se consigue sin esfuerzo!

  • Juan Antonio Moreno Murcia. Víctor M. González Escudero. Moisés Ambit Palazón. CSD. Guia de motivación para técnicos deportivos. Extraído de: http://www.csd.gob.es/csd/estaticos/dep-escolar/guia-motivacion-tecnicos-deportivos.pdf
  • Martínez López, Elkin. 2003. La salud como motivación para la práctica deportiva. Extraído de: http://www.scielo.org.co/pdf/iat/v16n1/v16n1a4.pdf
  • Rocío Parrado. La motivación en la actividad deportiva. Extraído de: http://copao.cop.es/files/contenidos/Profesion_Deportes/documentos_interes/LA_MOTIVACION_EN_LA_ACTIVIDAD_DEPORTIVA.pdf