Debes tener la motivación y un planteamiento de metas claras

Oriana Noguera · 20 noviembre, 2018
La motivación es esencial para conseguir cualquier cosa que te propongas, por sencilla que sea; es necesario que te plantees los objetivos que quieres alcanzar como retos personales, y que centres tu atención y esfuerzo en lograrlos sin presión excesiva ni malos ratos

Intentar muchas veces lograr una misma meta y no alcanzarla puede llevarte a pensar que el problema es que no puedes llegar a conseguirla. Pero no es así, es hora de revisar tu motivación y un planteamiento de metas. ¡Sigue leyendo!

En la vida experimentamos o vemos a terceros pasar por situaciones en las que no se consigue lo esperado o se ‘fracasa’ más de una vez en el intento de un mismo objetivo. A partir de ello surgen pensamientos desmotivadores que conllevan a desistir. Y a decir verdad, gran parte de la culpa de que la meta no pueda llegar a ser cumplida se debe a detalles que la mayoría pasan por alto.

Un barco bien construido

La motivación y el planteamiento de metas claras son elementos de mucha importancia para lograr un objetivo. Tener fallos en estas premisas implica un aumento de dificultad para llegar a la meta.

Imagina el proceso como un barco navegando, para que un barco emprenda un viaje debe tener un destino claro, y estar bien construido para que no se hunda. Así sucede en la vida real, debes tener un planteamiento claro y conciso, además armarte de una motivación sólida.

Ahora bien, un barco con fallos en su construcción que no sean reparados y sin un rumbo determinado es más probable que se hunda, se pierda o tarde mucho tiempo en alcanzar su lugar de destino. Estos factores a simple vista pueden parecer irrelevantes pero en realidad son muy significativos.

Eres el capitán del barco

Todo barco tiene su capitán, que será quien esté al mando del timón y tenga conocimiento y control de todo. Un buen capitán es aquel que ama a su barco y lo conduce firme hacia su destino.

De esta forma, debes amar lo que haces para lograr la meta. Bien porque busques bajar de peso, correr más kilómetros o ganar músculo; es necesario que te enamores de cada uno de las cosas que haces para alcanzar la meta, así nace una motivación indestructible.

Asimismo, pueden suceder percances en el camino que lleguen a generar un bajón en la motivación. Pero, debes recordar que un capitán se mantiene fiel a su barco y siempre busca una solución que le permita seguir su viaje.

Metas claras

Las metas jamás pueden ser difusas, el objetivo no puede estar en constante cambio o ser algo indefinido. Es necesario buscar un objetivo específico y evitar generalizar. 

Organiza tu entrenamiento en el gimnasio.

Tener demasiadas metas al mismo tiempo ocasiona una dispersión en la motivación. En otras palabras, es muy probable que no logres alcanzar ninguno de los objetivos al no concentrar todas tus fuerzas en ninguno de ellos. Lo ideal es tener un solo proyecto al cual poner toda tu atención.

Es totalmente comprensible que tengas múltiples objetivos que se relacionen entre sí, pero lo recomendable es ordenarlos e ir paso a paso. Haz una lista de metas y comienza con una, cuando la termines puedes tacharla y empezar con la siguiente.

Motivación

Motivación y planteamiento de metas claras son dos factores distintos pero que van de la mano. Esto se debe a que la motivación se produce a través de diferentes componentes que se proyectan hacia un objetivo en especial.

Para lograr una meta la motivación es esencial, puesto que es el motor de impulso. Por este motivo, debes mantenerte en búsqueda de trucos para mantener la motivación viva a pesar de los problemas o distracciones que puedan aparecer en el trayecto.

Si en algún punto se torna muy difícil y piensas en rendirte es porque debes cambiar algo en la motivación; pero no la meta. Es necesario que las cosas que te motivan evolucionen contigo.

Sé paciente

No todas las metas son fáciles de lograr. Puede parecer lejano, pero disfruta del camino. Toma en cuenta los siguientes consejos:

  • No te agobies si no tienes una meta específica, aclara tus pensamientos y sopesa qué es lo más simple por lo que puedes comenzar.
  • No pierdas tu foco, concéntrate en tu objetivo.
  • Sé paciente, cada persona tiene un ritmo diferente para lograr una meta.
  • Piensa positivo, deja a un lado la negatividad, en especial si es propiciada por terceros.

Motivación y planteamiento de metas precisas son claves al momento de partida de un viaje con destino a una meta. Por lo tanto, antes de emprender el viaje debes estar seguro de tener todo claro como el agua. De esta forma, será mucho más llevadera la jornada. ¡Ánimo!

  • Markus, H. R., & Kitayama, S. (1991). Culture and the self: Implications for cognition, emotion, and motivation. Psychological Review98(2), 224–253. https://doi.org/10.1037/0033-295X.98.2.224
  • Eccles, J. S., & Wigfield, A. (2002). Motivational Beliefs, Values, and Goals. Annual Review of Psychology53(1), 109–132. https://doi.org/10.1146/annurev.psych.53.100901.135153
  • Restrepo, L. U. Z. S., & Vida, P. D. E. (2003). La planeación estratégica un medio eficaz para elaborar y alcanzar el proyecto de vida. Scientia, (01221701), 49–53.