La depresión en el deportista: una realidad cada vez más común

08 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Cerca del 21 % de los deportistas padecen una depresión. No obstante, esto sigue siendo un tema tabú. El temor a decepcionar, la ansiedad que no se maneja y el no contar con un buen apoyo emocional suelen ser los desencadenantes.
 

La depresión en el deportista es un tema tabú. Sin embargo, la investigación nos dice que es una realidad mucho más frecuente de lo que pensamos, aunque queda a menudo tan silenciada y tan diluida que nadie podría creer que muchos de sus deportistas favoritos han pasado o pasan por un trastorno del estado del ánimo.

Michael Phelps, uno de los nadadores más destacados y con más medallas olímpicas de la historia, declaró en el 2018 haber pasado por varias depresiones a lo largo de su carrera. Es más, la idea del suicidio había pasado por su mente en más de una ocasión.

Por otro lado, Serena Williams, esa tenista que la mayoría admiramos por su técnica, su solvencia en el juego y su fuerza, también ha pasado por varias depresiones. Una de la más graves la vivió justo después del nacimiento de su hija. La depresión posparto es, de hecho, una vivencia por la que pasan muchas deportistas.

También podríamos hablar de Kevin Love, de la NBA, del jugador de fútbol Andrés Iniesta e incluso de Rafael Nadal. Todos estos nombres definen a deportistas de élite, pero hay miles de atletas anónimos que lidian a escondidas con sus oscuridades, sus laberintos de sufrimiento.

La depresión es, de hecho, una de las principales causas de suicidio entre los deportistas. Estudios como el llevado a cabo en la Universidad Rochester nos hablan de que este riesgo aumenta cuando el atleta está haciendo frente a una lesión. Profundicemos en el tema a continuación.

 
atleta representando depresión en el deportista

La depresión en el deportista, solo conocemos la punta del iceberg

La depresión en el deportista es un estigma cronificado en nuestra sociedad. No importa que grandes estrellas den el paso y hablen públicamente de sus vivencias; la situación no ha cambiado.

Esto se debe a varios factores, entre los cuales el más importante siguen siendo las ideas idóneas y distorsionadas que seguimos teniendo sobre las enfermedades mentales en general.

Para comprender un poco más la incidencia de este trastorno psicológico en la población deportiva, daremos solo un dato. La incidencia de la depresión entre la población es del 6 %; entre los deportistas, oscila entre el 17 y el 21 %.

La psicología del deporte sitúa la atención en este hecho, entendiendo que estamos ante un sector de nuestra sociedad que necesita de mayores recursos, de más estrategias para mediar en el aspecto emocional al que suelen verse sometidos los deportistas. Comprendamos un poco mejor cuáles son las causas más comunes de la depresión en el deportista.

La depresión en el deportista: soy una persona, no un héroe invencible

La depresión en el deportista debe demostrarnos un hecho innegable. La preparación física y una técnica bien entrenada no sirven de mucho si falta el ánimo, si la mente está agotada, si hay necesidades emocionales no atendidas.

 

Un atleta no es un ser invencible, y no importa cuántos premios ganen, cuantos récords consigan. Fuerte no es quien llega a meta el primero o quien vence en cada campeonato, fuerte es quien conoce sus oscuridades internas y les da luz, fuerte es quien pide ayuda cuando lo necesita y cuando se aprende a manejar la presión, los miedos o las ansiedades.

El estrés y la ansiedad que no se maneja derivan, tarde o temprano, en depresión

La depresión no surge de un día para otro. Es como una niebla que poco a poco va desdibujando un escenario, volviéndose cada vez más densa hasta saturar casi cualquier rincón. Una de las principales causas es sin duda ese estrés del día a día que no se maneja y que se silencia. Es también la ansiedad que se acumula con el tiempo, hasta que en un momento dado, surge el primer ataque de pánico.

Chica pensando en la depresión en el deportista.

La falsa idea de que el deporte previene la depresión

La depresión en el deportista se alimenta también por un falso mito: quien practica algún deporte previene la depresión. Ahora bien, es cierto que una vida activa y el ejercicio aeróbico actúan como grandes estímulos para el cerebro. Se elevan las endorfinas, la serotonina…

 

Sin embargo, ninguno de estos factores nos ayuda a prevenir al 100 % un trastorno del estado del ánimo. Según un interesante estudio publicado en la Universidad de Drexel por parte del doctor Andrew Wolanin, la depresión es más común entre los deportistas por las siguientes causas:

  • La presión a la que se ve sometida un deportista —y más en los de élite— es más elevada que en una persona normal.
  • Se experimenta un mayor miedo al fracaso.
  • Hay una mayor exposición a la crítica.
  • Hay angustia por decepcionar a las personas que rodean al deportista.
  • Asimismo, son muchos los deportistas que no tienen fuentes de apoyo cercanas. Tener a alguien con quien sincerarse, a quien pedir ayuda y compartir sentimientos es algo necesario y saludable.
  • Hay un temor evidente por demostrar y comunicar sentimientos y emociones, como el miedo, la tristeza o la angustia.

Para concluir, es básico que un deportista entienda que experimentar estrés y ansiedad es algo completamente normal. Solicitar ayuda experta lo antes posible les permitirá no solo lidiar mejor con sus emociones, sino que también mejorarán en su rendimiento al potenciar su autoestima y sus habilidades para manejar las emociones. Tengámoslo en cuenta.

 
  • Baum, AL (2013). Suicidio en deportistas. En Clinical Sports Psychiatry: An International Perspective (págs. 79-88). John Wiley and Sons. https://doi.org/10.1002/9781118404904.ch8
  • Onate, J. (2019, March 1). Depression in ultra-endurance athletes, a review and recommendations. Sports Medicine and Arthroscopy Review. Lippincott Williams and Wilkins. https://doi.org/10.1097/JSA.0000000000000233