Diferencias entre coach y psicólogo deportivo

Fernando Clementin 30 abril, 2018
Es común oír hablar de entrenadores personales, coach o psicólogo deportivo, pero tienen sus diferencias técnicas y debemos buscar el consejo y asesoramiento de cada uno para una meta o problema concreto

De seguro habrás escuchado hablar recientemente de un término muy en boga: el coach deportivo. Muchos suelen asimilarlo a la tarea que cumple el psicólogo que trabaja junto con los atletas; pero, ¿es lo mismo hablar de coach y psicólogo deportivo? A continuación dispersaremos las dudas en torno a estas figuras.

Estos dos términos se prestan mucho a confusión. Hay quienes ejercen el coaching deportivo y, por lo tanto, se creen capaces de practicar la psicología en ese ámbito; la realidad es que esto no es así. El coach deportivo debe limitarse a su campo de acción, del cual hablaremos más tarde.

No obstante, también ocurre al revés: lo ideal es que los psicólogos se formen en cuanto a las metodologías específicas del coaching antes de ofrecer este tipo de asesoramiento.

Una pareja caminando por la playa.

Diferencias entre coach y psicólogo deportivo

La primera diferencia entre coach y psicólogo deportivo consiste en que el couching es una herramienta que pueden utilizar los psicólogos y otros profesionales para potenciar el rendimiento de un individuo. No solo se usa para el deporte, sino también en el mundo laboral e incluso en el académico.

Sin embargo, la psicología es un campo mucho más amplio, en el que el couching es una de las muchas herramientas a disposición. No se trata de un curso particular, sino de carreras de muchos años de estudio.

Propósitos del coach deportivo

El coach debe ser alguien que puede observar y analizar correctamente al deportista. Para ello, es necesario que realice buenas preguntas y que sepa escuchar sus planteos.

¿De qué sirve todo esto? Justamente, la tarea principal del coach es impulsar al atleta a descubrir sus propias capacidades y acompañarlo en ese proceso.

¿Cuáles son los objetivos específicos de esta innovadora técnica? Estos son los principales:

  • Dialogar con la persona para analizar sus puntos fuertes y débiles.
  • Uso del método socrático para cambiar su perspectiva en cuanto a sus capacidades.
  • Es un proceso de interacción, en el que se busca potenciar las habilidades de alguien.
  • Fomentar la motivación, el trabajo en equipo y la solidaridad.
  • Busca inducir en el deportista la búsqueda de soluciones desde el autoconocimiento.

Objetivos del psicólogo deportivo

Por su parte, un psicólogo es un profesional que se ha formado en todo aquello que tiene que ver con la psique humana. Durante años, ha analizado las conductas, las actitudes, las aptitudes y cómo potenciar estas últimas.

Dado su conocimiento superlativo de estos campos, sumado a la aplicación de métodos y técnicas que se condicen con normas éticas y deontológicas intrínsecas de su profesión, los psicólogos deportivos son profesionales que garantizan la calidad de su asesoramiento.

Al momento de entrevistar, escuchar y analizar al individuo, las herramientas del psicólogo van mucho más allá que el coaching. Se trata de un proceso más abarcativo, más integral; suma muchas otras metodologías para lograr una mejor interpretación.

Queda claro que, en esta comparación entre coach y psicólogo deportivo, los primeros salen perdiendo. Sin embargo, esto para nada quiere decir que su rol no sea importante: como señalamos antes, puede ocurrir que un psicólogo no posea los conocimientos específicos para aplicar el coaching con éxito.

Cuidado con lo que se publicita

Lamentablemente, muchos entrenadores ofrecen servicios para los que no están capacitados. Como consecuencia directa de este engaño —aunque para muchos pase inadvertido— la reputación de todo el conjunto queda estropeada.

Debemos planificar nuestro entrenamiento.

El motivo de ello es que no existe un colegio o alguna otra entidad que regule su práctica. Por lo tanto, muchos entrenadores que no cuentan con estudios universitarios ofrecen servicios que son propios de un psicólogo. Como si fuera poco, este ‘agregado’ también se traslada a sus tarifas.

Mientras en el ámbito legal aún se discute los alcances del coach y psicólogo deportivo, la realidad es que los deportistas deben elegir entre uno y otro.

Dejando las polémicas de lado, lo concreto es que el psicólogo deportivo contará con herramientas más profundas para tratar el problema del atleta; sin embargo, puede no contar con un manejo óptimo de las técnicas de coaching, que pueden ser mucho más efectivas en ciertos casos.

Cómo conclusión, entonces, todo dependerá del cliente. Según su situación, la profundidad que desee darle al asunto y sus objetivos, deberá elegir entre coach y psicólogo deportivo para superar los límites que su mente le impone.

Te puede gustar