¿Es necesario entrenar la mente?

La mente juega un papel determinante en el deporte, como en cualquier otro apartado, los momentos de presión y altas pulsaciones, influyen en nuestras capacidades, tanto físicas como mentales; por lo que controlarlos es parte del entrenamiento

Prepararse para la competencia deportiva no es solo una cuestión física. También es necesario considerar las ventajas de entrenar la mente para potenciar nuestras capacidades y, sobre todo, superar momentos de tensión o adversidad.

Existen claros ejemplos en la historia de las grandes competiciones deportivas en los que hasta los más excelsos y preparados jugadores de cualquier deporte fallan en momentos cúlmines. Se presentan penaltis en el último minuto, tiros libres para dar vuelta un partido de baloncesto a segundos del final o una volea ganadora para cerrar un match point.

Y sin embargo, no logran concretar la victoria. ¿Qué ocurrió? ¿No les bastó con pasarse horas practicando estas destrezas? La respuesta a estas cuestiones puede encontrarse en un aspecto que muchos deportistas pasan por alto: la preparación psicológica.

Entrenar la mente permite a un deportista superar momentos de presión, resistir a condiciones adversas y magnificar sus propias habilidades. En muchas ocasiones no gana el mejor, sino el más fuerte.

Beneficios de una mente entrenada

Llevar a cabo una preparación íntegra antes de una competencia deportiva puede ser el detalle que defina la final más pareja. Lamentablemente, muchos profesionales aún subestiman este entrenamiento y le dan un espacio casi nulo en sus rutinas.

Estos son los efectos positivos de entrenar la mente en deportistas:

  • Potencia las capacidades: un atleta o jugador que se conoce a sí mismo sabe cuáles son sus puntos fuertes y los podrá aplicar con mayor eficacia. Además, estar seguro de lo que es capaz de hacer le ayuda a soportar momentos de presión en instancias decisivas.
  • Aumenta la confianza en uno mismo: no dejar nada librado al azar hace que el protagonista confíe en sus chances de conseguir el objetivo. En cuanto una duda invade la mente, el fracaso se hace más factible.
Entrenar la mente para el deporte de competición
En momentos decisivos, el control de la mente es tan importante como las aptitudes y cualidades.
  • Resistencia a los contratiempos: es una parte esencial para cualquier deportista o equipo con aspiraciones. Los juegos no siempre resultan como los planificamos, pero debemos saber improvisar y aguantar los reveses que puedan producirse hasta recobrar el control de la situación.
  • Mayor concentración y motivación: estar enfocado es una parte vital para tener éxito. Asimismo, la consecución de los objetivos mediante el uso pleno de las facultades mentales generan mucha más confianza, motivación y deseo de superación en el deportista que una victoria lograda simplemente por superioridad física.

El cerebro es el director técnico del conjunto que conforman la fuerza, resistencia, habilidad, destreza y el cuerpo entero. Si está fuerte y preparado, todo lo demás también se potenciará. Si los pensamientos atentan en contra, será el rival más duro que tendrás que vencer.

Cómo entrenar la mente para el deporte

La salud mental y la importancia de rejuvenecer el cerebro han tomado mayor conocimiento público en los últimos tiempos, impulsados quizá por la moda fitness. Existen incluso gimnasios mentales en los que se puede acceder a rutinas para ejercitar capacidades mentales como la concentración, la atención y la memoria.

Desde el plano deportivo, los ejercicios para entrenar la mente intentan potenciar las siguientes aptitudes:

  1. Percepción y ubicación espacial: conocer plenamente el ámbito donde las competencias se desarrollan permite liberar espacio en la mente para enfocarse en las acciones propias.
  2. Visualización: para tener éxito, es imprescindible imaginarlo. Si un deportista entra a jugar imaginando que saldrá de la cancha derrotado y calculando qué excusas puede poner, de seguro perderá; se está autoboicoteando. Hay que atraer el éxito, visualizarlo en la mente y luchar hasta el final por concretarlo.
  3. Resistencia a la adversidad: como mencionamos antes, un deportista que sabe atravesar momentos difíciles en una competencia será mucho más difícil de vencer. El caso del ciclista Chris Hoy en Atenas 2004 es ejemplar.
  4. Confianza en uno mismo: un ganador debe creer en sí mismo siempre. Sin caer en la subestimación, es fundamental que conozca su potencial y confíe en él para superar a los rivales. Confiar en uno mismo es la base sobre la que se sostienen la constancia y la dedicación para ir a por algo.
Entrenar la mente para el deporte, fuerza mental, creer en si mismo
El tenis es uno de los deportes que más exige de equilibrio y fuerza mental, el español Rafael Nadal es uno de los ejemplos más claros de su influencia en el resultado.

Por otro lado, muchos referentes de la autosuperación como Steve Jobs, el fundador de Apple, han brindado sus propios consejos para entrenar la mente. Sus 5 pasos para entrenar el cerebro están muy ligados a la relajación y la reflexión como métodos para dejar fluir las ideas y sacar lo mejor de ellas.

En lo que respecta a entrenamiento mental, cada profesional tiene su propio manual. Además, la variedad de ejercicios disponibles es muy amplia, por lo que el deportista podrá trabajar este aspecto de muchas formas diferentes.

Lo importante, al fin y al cabo, es ser conscientes de que el cuerpo es un todo que necesita del funcionamiento óptimo de todas las partes. Podremos tener el mejor coche, pero si quien lo dirige no está a la altura, no conseguiremos lo que nos hemos propuesto.

Te puede gustar