Gimnasio old school vs. gimnasio moderno

Rubén Guzmán · 21 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el especialista en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Rubén Guzmán el 17 mayo, 2019
A la hora de elegir un servicio o producto, los usuarios poseen una gran variedad. Hoy analizaremos las diferentes características que poseen los centros de musculación de la vieja escuela y los centros de fitness modernos.

Cada deportista posee unos gustos personales característicos, no solo a la hora de realizar una actividad, sino también al elegir una infraestructura donde llevarla a cabo. El ambiente favorable promoverá beneficios psicológicos para la realización del entrenamiento en sí. Comienza el debate: gimnasio old school frente al moderno.

La elección de un centro de entrenamiento es clave para la evolución de un individuo, y no solo en el aspecto de la infraestructura. También lo es por los compañeros con los que se comparte el espacio; con ellos, se dan interacciones que afectarán tanto positiva como negativamente al deportista.

¿Lo clásico o lo actual?

Esta elección depende de innumerables aspectos que nos harán decantarnos por un gimnasio u otro. Sin embargo, dentro de la musculación o el fitness, podemos catalogar dos modelos básicos:

  • Gimnasio old school o de la vieja escuela.
  • Gimnasio moderno —megacentros deportivos.

Para ejemplificar cada caso, recordemos a Jack Lalanne en Oakland, Estados Unidos, abriendo su primer gimnasio clásico allá en los años 30. O el gimnasio old school playero en Santa Mónica, donde han entrenado famosos del culturismo como Arnold Schwarzenegger o ‘La roca’.

Opuestamente a ello, los grandes empresarios, al ver el éxito de dichos negocios, han fundado con éxito macrocentros internacionales de fitness. Muchos de ellos se encuentran distribuidos por muchos países de todo el mundo.

Gimnasio old school

En estos establecimientos comenzó la grandiosa historia del fitness y el culturismo, con unas características especiales que evolucionan día tras día. A continuación, hablaremos de sus particularidades:

Maquinaria rudimentaria

No creáis que dicho aspecto es un inconveniente; a veces, el excesivo sistema de poleas de las maquinas actuales crean un ambiente de facilidad para el deportista. Sin embargo, la tracción de maquinas antiguas, incluso poco fluidas por el paso de los años, conlleva un trabajo extra para el sistema musculo-esquelético.

Ejercicios para practicar el remo con mancuernas.

Estética hardcore

Si bien a muchas personas les gusta una decoración colorida y moderna, otras prefieres la rudeza consecuente de los ejercicios que van a realizar. Acompañados con una música motivadora, los amantes del metal se sentirán regocijados.

Entorno familiar y amistoso

Al ser un centro dirigido a los habitantes de las cercanías, normalmente promueven el encuentro entre amigos y conocidos de toda la vida. Se trata de un aspecto importantísimo para dialogar con seres queridos entre descansos de ejercicios o series.

El trabajo con altas cargas es mejor en el gimnasio old school

En las etapas de apertura de dichos centros, no se conocía tanto sobre las ciencias del deporte. Por ello, el principal objetivo del trabajo con cargas externas era aumentar el volumen muscular a través de recursos halterófilos. Hoy, en cambio, se buscan otras alternativas con resultados más específicos.

Años de experiencia en el sector

Dichos centros suelen tener su origen en los años sesenta o setenta. Con esto, si aún continúan ofreciendo sus servicios, arrastran mas de 30 años de experiencia en el sector; puede que no sea a nivel científico, pero sí a nivel práctico.

El gimnasio old school ofrece un precio de la mensualidad aceptable

Al no pertenecer a megacorporaciones sino a empresas familiares o dependientes de un ayuntamiento local, el coste conlleva una adaptación al sueldo de un ciudadano de clase media. Esto da la posibilidad de practicar deporte a la mayoría de los ciudadanos.

Gimnasio moderno

La evolución a gran escala del gimnasio clásico es la representación del capitalismo en el fitness. Actualmente, se trata de una estructura empresarial inmensa a nivel mundial o nacional, adaptada a los medios del futuro y al avance social. Veamos de qué consta:

Estética y equipamiento innovador

Lo último en el mundo del fitness son maquinarias e implementos semejantes a los Ferrari de la automoción. En otras palabras, se usa infraestructura diseñada por expertos para hacer sentir a los usuarios psicológicamente alineados con las actividades practicadas.

Una enorme variedad de actividades

Hay muchas variantes para elegir, tanto de fuerza, resistencia, actividades colectivas o entrenamiento personal. Se ofrece todo lo existente en el mercado para que el usuario posea capacidad de elección y diversidad.

Buen trato

Quizás no posee el entorno familiar de un gimnasio de barrio; sin embargo, es común dilucidar valores de respeto, orden y civismo muy encomiables. La propia decoración tan cuidada instaura en el practicante unos hábitos higiénicos y armoniosos con el resto de los usuarios.

Una chica joven realizando ejercicios de abdominales en un gimnasio.

Precio alto, pero con mayores servicios que el gimnasio old school

Para que la administración consiga mantener estos negocios, necesitan exigir unas mensualidades altas con respecto a otros centros. Sin embargo, la gama de recursos disponibles para el usuario hace que merezca la pena dicha inscripción y pago.

Apertura todos los días

Este es un factor importantísimo, ya que no todo el mundo posee disponibilidad para asistir a los entrenamientos en los horarios ‘tradicionales’. La flexibilidad de horario conlleva poder asistir incluso los sábados o domingos. Cabe destacar que algunos de estos centros abren las 24 horas.

Gimnasio old school o moderno: cada negocio es un mundo

Si bien hemos catalogado los dos sistemas básicos, encontrareis infinidad de modelos que mezclan características de unos y otros. Esto depende de infinidad de factores, como el volumen empresarial, el presupuesto, la localización, los convenios económicos, etc.

La clave reside en visitar los centros que nos interesen a modo de prueba y analizar cuál de ellos se adapta mejor a nuestras preferencias. Aun así, no olvides que si algo tiene extrema importancia, no es dónde entrenar, sino el mero hecho de practicar deporte.

  • Ayala JE, et al. Motivos de adherencia y deserción de los usuarios de los centros de ejercicio físico
    (gimnasios) de la ciudad de Manizales. [Tesis]. Manizales: Universidad de Caldas; 2008.
  • Ferreira H, et al. Utilizando Métodos de Observación para evaluar los Espacios Públicos al Aire Libre y
    la Actividad Física en Brasil. Journal of Physical Activity and Health [serie en línea] 2010 [citado 2011];
  • Pérez L, Rueda MC, Remor E. La Relación entre Niveles de la Actividad Física y la Experiencia de
    Estrés y de Síntomas de Malestar Físico. Revista Interamericana de Psicología/Interamerican Journal
    of Psychology [serie en línea] 2007 [citado 2011]; (41): 313-322. Disponible en URL: http://redalyc.
    uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=28441306