Practicar y competir: ¿cómo mejorar?

15 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
Muchos deportistas tienen dudas con respecto a cómo mejorar sus habilidades en la práctica para luego obtener mejores resultados en competición. Te contamos unos sencillos consejos para conseguirlo.
 

La trayectoria de cualquier deportista se basa principalmente en practicar y competir. Durante los entrenamientos, se busca perfeccionar las habilidades para maximizar las posibilidades de ganar en las competiciones.

La línea de progreso no es lineal. En toda carrera deportiva existen momentos de mejor rendimiento y otros de estancamiento o ralentización. A pesar de ello, trabajando el aspecto mental, al igual que el físico o el táctico, se potenciarán los avances y aumentarán las probabilidades de conseguir los objetivos marcados.

Debido a que el asunto de cómo conseguir y consolidar los avances interesa a los deportistas, a continuación, te ofreceremos algunos consejos para que puedas lograr mejoras a la hora de practicar y competir.

Temporalizar los entrenamientos y el descanso

Una de las formas más efectivas para obtener mejoras es organizar el tiempo dedicado a practicar y a descansar. La temporalización del entrenamiento ayuda al deportista a focalizar la práctica según objetivos o grupos musculares que quiera entrenar.

Por otro lado, es igual de importante tener períodos de descanso estables. El descanso consolida los avances e influye positivamente en el rendimiento deportivo.

En relación con esta idea, en una revisión bibliográfica realizada por la Universidad de Sevilla se afirma que el sueño cobra una especial relevancia en los deportistas. Por lo tanto, ellos deberían ser alentados a dormir más para conseguir un rendimiento óptimo.

 
Hombre realizando entrenamiento de altura en la montaña.

Preparar las competiciones con la visualización

La visualización es una técnica muy empleada en los entrenamientos para la preparación de las competiciones. Aunque durante los entrenamientos se intenta replicar lo máximo posible el contexto de una competición, esto no siempre es posible. Hace falta recrearlo mentalmente para tener en cuenta todos los factores externos.

Además, la práctica de la visualización también tiene consecuencias positivas sobre otras variables psicológicas. En un estudio realizado por la Universidad de Santo Tomás, se descubrió que aquellos deportistas que entrenaron la visualización mostraron un mayor nivel de autoconfianza y de rendimiento deportivo.

La importancia de reforzar los progresos

Muchas veces se subestima el poder que tienen los refuerzos en la conducta. Los deportistas y entrenadores suelen pasar por alto el felicitar y animar cada avance que se consigue.

En psicología se llama refuerzo a todo aquello que aumenta la probabilidad de que una conducta se repita. Cosas como verse mejor físicamente, ser capaz de levantar más peso o ganar una competición son potentes refuerzos positivos.

 

No hay que olvidar el poder que tienen los refuerzos sociales. Estos los proporcionan otras personas y tienen mucha influencia sobre la conducta. Las palabras de ánimo, los abrazos o los gestos de cariño constituyen reforzadores sociales que los entrenadores deberían dar continuamente a sus deportistas para conseguir un estado de ánimo positivo.

Construir habilidades paso a paso

Cuando se trata de adquirir nuevas habilidades durante el entrenamiento, es mejor establecerse pequeñas metas asequibles. La consolidación y el aprendizaje es más duradero cuando se descomponen los movimientos complejos en otros más simples.

Mujer hace entrenamiento de fuerza para prevenir la osteoporosis.

En psicología, una de las técnicas más empleadas para aprender paso a paso es el encadenamiento. Esta se basa en descomponer una habilidad compleja en sus pasos más elementales unidos consecutivamente, como los eslabones de una cadena.

Además, alcanzar pequeñas metas influye de manera positiva en la motivación. Esto se debe a que el cumplimiento de los objetivos a corto plazo es una constante fuente de refuerzos y da información al deportista sobre su línea de progreso.

 

La clave para mejorar está en los pequeños detalles

Para conseguir mejorar en el ámbito deportivo, no es necesario realizar grandes cambios sobre uno mismo. En cambio, la importancia está en realizar pequeños cambios que generen nuevos hábitos saludables.

El deporte requiere ser paciente. Esto quiere decir que los avances no se consiguen de la noche a la mañana, sino que pueden pasar semanas o meses hasta que se empiezan a ver cambios sobre el físico y el rendimiento.

Aún así, la clave está en ser constantes y no rendirse. Todos los deportistas profesionales dedican mucho tiempo a practicar y competir, y su éxito radica en la capacidad personal para adaptarse y crecer en cualquier circunstancia.

  • Herrera, D. A., Gómez, Y., y Quiñones, D. J. (2018). Programa de entrenamiento psicológico en visualización y su efectividad en la autoconfianza en futbolistas. UstaSalud, 17(1-S), 58.
  • Sánchez Oliver, A. J., Domínguez, R., Carrera Bastos, P., y Mata Ordoñez, F. (2018). Importancia del sueño en el rendimiento y la salud del deportista.