¿Qué es la vigorexia o adicción al deporte?

Óscar Dorado · 17 mayo, 2019
La vigorexia es un problema serio, que afecta a jóvenes de todas las edades. A partir de este artículo, descubrirás cómo detectar si una persona padece este trastorno. 

La vigorexia es una enfermedad que cada vez afecta a más deportistas. Es conocida como una adicción al deporte, pero también viene acompañada de otras peculiaridades que detallaremos a continuación.

Esta afección es un perfecto ejemplo de que los trastornos de la alimentación o los problemas de imagen corporal pueden afectar incluso a los deportistas. La vigorexia causa una forma de obsesión y adicción a la práctica de ejercicios físicos.

De hecho, suele considerarse que aquellos atletas que entrenan diariamente y que superan las 10 horas de ejercicio por semana pueden verse afectados por esta enfermedad. En la mayoría de los casos, son personas con baja autoestima y dificultades para interactuar con los demás.

La vigorexia es una distorsión mental en las proporciones del cuerpo y puede causar problemas en los huesos y las articulaciones. Del mismo modo, también puede generar problemas musculares y el agotamiento del cuerpo. Esta dependencia también ocasiona problemas en la vida laboral y familiar de las personas afectadas.

A grandes rasgos, las personas que sufren de esta adicción al deporte realizan rutinas de ejercicio continuamente, sin preocuparse por el posible daño que esto puede ocasionar. La condición afecta principalmente a las personas de 17 a 26 años; se las reconoce, entre otras cosas, porque no pueden saltearse un solo día en el gimnasio y, a menudo, realizan deportes al aire libre en condiciones extremas.

¿Cómo reconocer una persona que sufre adicción al deporte?

No todos los que aman hacer ejercicio o levantar pesas regularmente luchan contra la vigorexia. Para que la obsesión de un individuo con el levantamiento de pesas y la masa muscular sea diagnosticada como enfermedad, debe causar una gran angustia y afectar negativamente su vida diaria.

Sin embargo, existen algunos aspectos que ayudan a reconocer una persona que sufre vigorexia:

  • Obsesión desproporcionada por tener un cuerpo tonificado.
  • Narcisismo excesivo, que lleva a los deportistas a mirarse continuamente en el espejo y a pesarse varias veces al día.
  • Percepción alterada de la realidad.
La vigorexia es una adicción al deporte que provoca un cuidado desmedido por la imagen.

  • El gasto de varias horas al día en gimnasios y haciendo deportes, descuidando las tareas diarias de una persona normal.
  • El mantenimiento de una dieta rica en proteínas y carbohidratos para aumentar la masa muscular.
  • Priorizan los comportamientos y las actividades de construcción muscular por encima del trabajo, la escuela y las relaciones personales.
  • Estos individuos nunca están satisfechos con la masa muscular actual.
  • Consumen una cantidad excesiva de suplementos y productos para la construcción de músculos o abusan de esteroides y sustancias.
  • Comparan compulsivamente el tamaño del cuerpo y los músculos con los de los otros deportistas.
  • Se imponen reglas muy estrictas: las sesiones de entrenamiento tienen un lugar mayor en el día y la semana, así como la ingesta de complementos alimenticios.
  • Entrenamiento incesante, a pesar de lesiones por falta de recuperación.
  • Vida personal y profesional poco sacrificada.

Conclusiones sobre la vigorexia

La actividad física regular es esencial para mantenerse saludable. Por otro lado, demasiado deporte puede llegar a ser perjudicial para la salud.Como has podido observar en este artículo, la vigorexia se define como un trastorno emocional que distorsiona la percepción que una persona tiene sobre el propio cuerpo.

Lo más normal es que el aumento de aumento de masa muscular tenga un efecto positivo en la confianza de estas personas. No obstante, cuando la mente no permite ver el progreso, aparecen obsesiones y patrones de pensamiento negativos que pasan a ser una adicción. Como cualquier adicción, la vigorexia no es saludable para el cuerpo.

El cuidado excesivo del cuerpo puede llevar a conductas nocivas.

La adicción al deporte incluso puede llevar a algunos deportistas a realizar acciones muy dañinas, como puede ser el hecho de tomar medicamentos o sustancias para mejorar el rendimiento o, lo que es peor, puede traer consigo enfermedades y problemas de salud.

Si bien es cierto que todos los deportes pueden ser una puerta de entrada a la vigorexia, se cree que el culturismo puede provocar este cuidado excesivo del cuerpo y conducir a excesos durante el entrenamiento o al uso sustancias para desarrollar masa muscular.

En cualquier caso, al igual que todos los demás problemas psicológicos, la primera medida para tratarla es hablar al respecto. La cura es totalmente posible siempre y cuando el deportista admita y reconozca su dependencia.

Para concluir, te recomendamos que si detectas que una persona de tu alrededor sufre vigorexia, lo mejor será que lo hables o que te dirijas inmediatamente a un psicólogo junto a ella.

  • Mosley, P. E. (2009). Bigorexia: Bodybuilding and muscle dysmorphia. European Eating Disorders Review, 17(3), 191–198. https://doi.org/10.1002/erv.897
  • Molina, J. M. R., & Alcón, M. F. R. (2011). Vigorexia: de la adicción al ejercicio a entidad nosológica independiente. Health and Addictions / Salud y Drogas. Instituto de Investigacion de Drogodependencias.
  • Lorán Meler, M. E., & Sánchez Planell, L. (2005). Bigorexia. FMC Formacion Medica Continuada En Atencion Primaria, 12(8), 522–526. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(05)71240-8