Trucos mentales para mantener un buen desempeño

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 9 marzo, 2019
Oriana Noguera · 9 marzo, 2019
Es posible aprender a gestionar mejor la negatividad con ayuda de algunos trucos mentales. La clave está en ponerlos en práctica y ser constantes en ello.

A la hora de lograr un objetivo es necesario aprender a lidiar con la negatividad y los fracasos. De no hacerlo, puede que se pierda la motivación, se sabotee el proceso y se termine abandonando aquello que se deseaba conseguir. Por lo tanto, conviene conocer y poner en práctica algunos trucos mentales.

Los pensamientos negativos son algo muy común; el problema surge cuando se convierten en una fuerza que afecta el desempeño e impide ver el lado positivo de las cosas. En este sentido, los trucos mentales son herramientas que están orientadas a ayudar a gestionar mejor esos pensamientos y aprovecharlos de la mejor manera para seguir progresando.

Para mantener un buen desempeño físico no solo es necesario tener buena salud desde el punto de vista más tangible sino también, a nivel psíquico. Al gozar de un bienestar completo, podrás rendir más y mejor y disfrutar el proceso. 

¿Utilizar la negatividad para avanzar?

Cuando sientas que los pensamientos negativos afectan tu rutina, tómate un respiro y analiza a fondo qué es lo que te inquieta. Recuerda que ocultar los pensamientos negativos solo servirá como una cortina de humo que, tarde o temprano, se disipará y volverá a revelar el problema.

Una vez se identifica el problema es necesario tomar acción para poder dejar atrás las preocupaciones y seguir avanzando. Y de ser una situación que, por alguna razón no puedes cambiar, entonces tómate unos segundos para aceptar que hay cosas que simplemente no están al alcance. Ten presente que no hace falta pasarlo mal por algo que no se puede cambiar.

Antes de conocer los trucos mentales para combatir la negatividad es necesario que tengas claro que tú tienes el control de tu mente. Esto significa que debes asumir que tienes la fuerza y la capacidad para lidiar con los pensamientos negativos y aprovecharlos como combustible para seguir.

Hoy en día, el taijitu es un símbolo muy conocido. El famoso círculo con una mitad blanca y otra negra, que en realidad representan a dos peces. A cada parte se le denomina de una forma; a la blanca ‘yin‘ (brillante) y a la negra ‘yang‘. En cada uno de las partes, hay un punto del color opuesto, lo cual representa la presencia del bien en el mal y del mal en el bien.

Trucos mentales para mantener el desempeño físico.

¿Y qué tiene que ver este símbolo con los trucos mentales para lograr objetivos? pues bien, viene a ser un pequeño recordatorio de que lo negativo siempre estará presente y que no hay que reprimirlo, sino simplemente tratar de mantener un equilibrio para impedir que gane dominio absoluto.

La importancia de la ayuda profesional

Aunque los trucos mentales son una gran ayuda para mantenerte en el ‘camino correcto’ hacia la meta, en caso de que no sean suficiente, no debes descartar la ayuda profesional. 

Acudir a un psicólogo cuando la negatividad parece que se escapa completamente de las manos es la mejor solución, puesto que se obtiene una atención especializada, un diagnóstico acertado y, además se previene un empeoramiento de la situación.

Trucos mentales para el desempeño físico

Ahora bien, existen diferentes trucos mentales que puedes aplicar para combatir los pensamientos negativos. Eso sí, recuerda que lo importante es procurar mantenerlos en el tiempo, para que puedan brindar resultados. La idea es asimilarlos como parte de los hábitos cotidianos para que así, no resulte difícil llevarlos a cabo.

Te recomendamos aplicar un truco a la vez. Una vez tengas dominado uno, podrás pasar al siguiente y así sucesivamente hasta conseguir sumar varios a tu día a día.

1. Busca la catarsis

Existen varios procesos que se producen en tu cuerpo cuando corres.

A menudo, muchas personas dejan acumular sus pensamientos negativos y no los dejan salir apropiadamente. Luego, cuando ya no pueden más, se dejan caer y entonces, la rutina se ve más afectada que nunca. Por ello, hay que aprender a dejar salir todo lo que disgusta o inquieta, poco a poco.

El cansancio mental acumulado puede influir en la aparición de trastornos psicosomáticos, como el estrés crónico. Así que busca la mejor forma de hacer catarsis y deja salir la negatividad; habla con alguien acerca de esos pensamientos que te impiden avanzar y no dejes de la oportunidad de ponerte manos a la obra para solucionarlo.

Algunas de las mejores formas de liberar tensión emocional son: bailar, cantar, leer, dibujar, pintar, entre otros.

2. Piensa en lo que realmente te hace feliz

mujer deportista feliz

Los pensamientos negativos pueden hacerte olvidar elementos muy importantes de tu vida, como aquellos que te hacen feliz. Encuentra la tranquilidad en esos pensamientos simples pero poderosos que pueden hacerte sonreír.

Piensa en todo lo que has logrado, lo lejos que has llegado, todas las cosas que has alcanzado y las personas que te hacen feliz. No olvides lo mucho que vales y lo increíble que eres, y que con salud puedes superar las adversidades.

3. Haz memoria

El poder de la mente en el deporte.

Cuando sientas que un pensamiento negativo está frenando tu proceso, haz memoria y recuerda todas las veces que pensaste que no podrías con un problema hasta que recuerdes la inmensa satisfacción que sentiste al superarlo.

Recuerda los momentos duros en los que no veías la luz al final del túnel y no te acobardaste, sino que luchaste y lograste salir. El pensamiento negativo que puedas tener no es más fuerte que tú.

Los pensamientos negativos son como las termitas, si no los combates, terminan por destruir tu casa. Así que no dejes de poner en práctica tantos trucos mentales como necesites para mantener tu bienestar.

La respiración, otra gran aliada

Una manera de apoyar el efecto positivo de los trucos mentales consiste en practicar técnicas de respiración profunda. Para ello, no hace falta más que dedicación, concentración y paciencia. No hace falta ser un experto de la noche a la mañana, sino tener presente el gran beneficio que brindan y ser constantes.