¿Puedo volver a hacer cardio luego de un infarto?

Yamila Papa Pintor · 1 diciembre, 2018
Conoce las recomendaciones sobre la actividad física después de sufrir un infarto, en principio y salvo que el médico diga expresamente lo contrario, realizar ejercicio de manera moderada y progresiva traerá muchos beneficios a tu salud

Tras sufrir un ataque cardiovascular es muy importante cuidarse y cumplir con todo lo que indican los médicos. Muchos pacientes se preguntan si pueden hacer cardio luego de un infarto. Si tienes la misma duda lee el siguiente artículo.

¿Se puede hacer cardio luego de un infarto?

La respuesta es afirmativa, pero siempre y cuando teniendo en cuenta algunas cuestiones muy importantes, como por ejemplo el tipo de actividad, la intensidad de la disciplina y la periodicidad. ¿De qué depende? Básicamente de la situación o el estado en que haya quedado el corazón tras el infarto.

Prevenir enfermedades cardiovasculares.

Como primera medida, el médico debe realizar todos los exámenes que considere adecuados para averiguar cómo se encuentra el aparato cardíaco del paciente. Analizará el estado del miocardio, si hay presencia de arritmias con el esfuerzo físico o si se sufre una isquemia miocárdica o no.

Si todos estos exámenes arrojan un diagnóstico positivo y la persona no tiene riesgo de ninguna de las patologías indicadas anteriormente, entonces sí el médico podrá dar ‘el visto bueno’ para hacer cardio luego de un infarto.

Es fundamental recordar que los beneficios del ejercicio en general y para alguien infartado en particular son muchos. En el caso específico de haber sufrido un ataque al corazón, el deporte reducirá los factores de riesgo para un nuevo episodio (los segundos infartos son más frecuentes de lo que se cree) y también controlará la presión arterial.

Además, con el ejercicio se reducirán los niveles de lípidos, colesterol y glucosa en sangre, se bajará el estrés y se combatirá el sobrepeso, todas causas directas de los infartos.

Es cierto que el temor está presente en alguien que ha padecido un ataque al corazón, ya que no desea que vuelva a sucederle. Por eso muchos empiezan a llevar una vida sedentaria pensando que así el sistema cardiovascular no sufrirá ‘sobresaltos’.

Sin embargo, esta es una idea errónea que debería erradicarse con información y consultas en el cardiólogo. En realidad, lo que el corazón necesita es fortalecerse. ¿Cómo se logra? Con ejercicio de cardio moderado.

El deporte no solo tiene beneficios a nivel físico, sino también emocional. Y esto viene de maravillas en alguien que ha padecido un infarto. Claro, porque muchos creen que su vida está por terminar después de un episodio de este tipo. En cambio, al socializar y ejercitar con otras personas poco a poco se sentirá más confiado y menos asustado.

Hacer cardio luego de un infarto: ejercicio recomendado

Una vez que el médico indique que estamos en condiciones de hacer cardio luego de un infarto el siguiente paso es ‘descubrir’ qué tipo de actividad podemos o nos interesa realizar. El cardiólogo nos podrá recomendar las actividades que mejor se adaptan a la situación particular y, sobre todo, en lo referente a la intensidad y periodicidad.

Comparación de las máquinas de cardio.

Si nunca se ha hecho ejercicio antes (o hace mucho tiempo que no se practica) es muy importante comenzar de manera ligera, con algo liviano y no excederse por más de 20 o 30 minutos dos veces por semana. Salir a caminar por el parque o con el perro puede ser una excelente idea.

El mejor deporte que se puede practicar es aquel que nos permite mover masa muscular y hacer trabajar (ligeramente) al corazón. Una vez que hemos hecho caminatas y nos sentimos bien, podemos incrementar la intensidad y trotar despacio o incluso hacer carreras de media distancia. Esto hará que también trabaje el aparato respiratorio y que la sangre circule adecuadamente por el organismo.

Otras opciones son andar en bicicleta, ya sea estática en el gimnasio o al aire libre. Se recomiendan los circuitos de carretera antes que los de mountain bike porque son menos exigentes. También hay personas que se apuntan en una escuela de baile de salón, hacen zumba en casa o bailan salsa en pareja… ¡Además de hacer cardio lo pasan de maravilla!

Usar la bicicleta compartida.

Y por supuesto, nadar es una de las actividades más recomendadas para hacer cardio luego de un infarto. Incluso se puede combinar con otros deportes o también hacer el famoso aquagym.

Lo importante de hacer ejercicio luego de sufrir un ataque al corazón es disfrutarlo y no exigirnos demasiado. Quizás en algún momento podamos elegir otra disciplina que nos guste más o atrevernos a intensidades mayores, pero al principio ir despacio y prestando atención a las señales que brinda el cuerpo es fundamental.

Aparicio Garca-Molina, V. A., Carbonell-Baeza, A., & Delgado-Fernández, M. (2010). Beneficios de la actividad física en personas mayores. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de La Actividad Fisica y Del Deporte. https://doi.org/ISSN: 1577-0354