Remedios para la agujetas

Carmen Horno · 30 enero, 2018
Aunque a veces muy molestas, las agujetas no tienen ningún peligro para la salud, son un incordio de lo más normal después de practicar ejercicio; descubre porqué se produce

Si alguien te dice que nunca ha sufrido agujetas, esa persona no es de fiar. Por ‘agujetas’ o dolor muscular tardío se entiende el dolor que aparece en regiones musculares sometidas a esfuerzo, horas después de la finalización del ejercicio, alcanzando su máxima intensidad, generalmente, entre las 24 y las 72 horas.

Los mecanismos por los cuales se desencadena este proceso de hipersensibilización al dolor conocido como ‘agujetas’, no se ha aclarado todavía. La teoría metabólica que espera explicar este fenómeno, es para mi, la mas interesante por la relación que tiene con la nutrición del deportista.

El ‘Lactato’, sospechoso número 1

La intensidad del ejercicio, y de las contracciones musculares, son directamente proporcionales al la aparición de las agujetas. La fundamentación de este hecho es la producción de lactato durante el ejercicio, en concreto de tipo potente.

El ácido láctico se forma a través de diferentes reacciones por las que el organismo genera energía. Este compuesto se mantiene en las fibras musculares durante varias horas pasado el ejercicio. Una parte se metaboliza para recargar los depósitos del glucógeno tras el ejercicio y el resto se eliminará por orina.

Cuanto más lactato se forma en el músculo, y más tiempo permanece en el musculo más posibilidades hay de que se formen cristales de lactato que son ‘los sospechosos’ del crimen.

Como reducir la grasa en el abdomen

Esta teoría busca explicar las agujetas a través de la formación de los cristales de lactato, como sucede con otras enfermedades como la gota, pero en este caso los cristales son de ácido úrico.

Entonces la solución está clara ¿no? no formar el lactato o eliminarlo rápido.

Respecto a lo primero no hay nada que hacer, es como esperar que al cascar un huevo salga leche. Nuestro organismo obtiene energía como puede y sabe hacerlo de maneras contadas, quemando glucosa, ácidos grasos, y en casos extremos de proteínas. A veces tiene alguna molécula más en la manga pero pocas.

Uno de los productos de las reacciones necesarias para la obtención de energía es el lactato y no hay nada más que decir. En cuanto a eliminarlo… Eso ya es otro cantar. Por una parte el lactato ayuda a recargar los depósitos de glucógeno lo cual es de agradecer, y no es una molécula que tenga dificultades para eliminarse.

“La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original”

-Albert Einstein-

¿Agua con azúcar: la clave?

Puedo buscarle una explicación al porqué de su relación con las agujetas, pero no se ha demostrado ni de verdad tenga una función positiva.

El dolor y la inflamación muscular que se dan durante la aparición de las agujetas tras el ejercicio no se eliminarían con un poco de glucosa y H2O. Tras el ejercicio debemos de re-hidratarnos por las pérdidas de agua causadas por el sudor (cuanto más intenso, más pérdida).

Se ha de reponer los depósitos de glucosa cuanto antes es lo más recomendable para no sufrir de bajones post-ejercicio. Pero actualmente tenemos bebidas y preparaciones mucho más completas con sales minerales, vitaminas y concentraciones de hidratos diferentes según lo que necesitas.

Así que, aunque mal no va a hacer, el agua con azúcar no tiene nada que ver con la desaparición de la sintomatología de las agujetas. No disminuiría la formación de los cristales de lactato, ni contrarrestaría la acción, ni protege frente al dolor y la inflamación

Entonces… ¿Qué nos queda?

Cómo curar las agujetas, soluciones para la agujetas, eliminar las agujetas, remedios para las agujetas… Rezos desesperados al sabelotodo de Google para que nos cure de todo los que nos pase. Según la web que consultes encontrarás ideas diferentes sobre que hacer y no hacer para paliar las agujetas. Pero, todo eso ¿de verdad funciona ?

Existen diversos remedios naturales, que aseguran ser la solución de las agujetas, pero, ¿están basados en la evidencia científica?

El frío reduce la inflamación.

Aliviar las agujetas.

Demostrado. La aplicación del frío en los músculos doloridos e inflamados pueden mejorar la sintomatología, pero no es la panacea. Puede disminuir los efectos de las agujetas pero no las eliminan.

Aceites esenciales, minerales, vitaminas, zumos de frutas…

Aunque es cierto que algunos alimentos tienen propiedades antiinflamatorias y analgésicas no está claro que las porciones de consumo habituales produzcan el efecto deseado.

Aceites esenciales que se encuentran en hierbas aromáticas pueden disminuir el dolor y la inflamación. Estos principios activos se suelen encontrar en concentraciones variables, tanto inter-especie como intra-especie. Así que no nos podemos fiar de que es realmente lo que nos estamos aplicando o de que contiene.

A veces la clave para que algo nos haga efecto, es creer de verdad que nos va a hacer efecto. El poder de la mente se ha demostrado en numerosas ocasiones. Cánceres metastásicos con muy baja probabilidad de supervivencia, se han curado con un tratamiento con placebo solo porque el paciente creía de verdad que se estaba curando.

Si esto pasa con enfermedades tan complejas como un cáncer, como no va a resultar con algo como las agujetas. Así que seguid haciendo deporte y pensad: “No hay dolor” y a seguir.