¿Se puede practicar deporte en el embarazo?

Virginia Duque · 28 julio, 2018
Nada de no movernos por culpa del embarazo, ejercitarse y permanecer activa conlleva beneficios para el proceso; consulta a tu médico y comienza a vivir la experiencia

Es posible que con el viralismo de las redes sociales, hayas visto chicas fit embarazadas practicando deportes y te hayas sorprendido. Si se puede no practicar deporte en el embarazo, ha sido siempre una curiosidad que muchos tienen. ¿Te gustaría saber la verdad sobre este asunto? ¡Pues te la contamos!

Practicar deporte en el embarazo, ¿es seguro?

Con el embarazo, nuestro cuerpo sufre muchos cambios, entre ellos hinchazón de piernas, dolores de espalda y muchos otros, males que se calman con el deporte y el ejercicio. Son muchos los médicos que recomiendan el deporte en el embarazo, aunque como es normal, teniendo en cuenta unas precauciones.

Los beneficios de practicar deporte en el embarazo son muchos, y para que veas que sí, es seguro hacerlo, te contamos algunos:

  • Alivia los dolores de espalda y mejora la postura corporal. Al llevar un ‘peso extra’ debido al bebé, hay muchas zonas de nuestra espalda que sufre debido a que nuestro cuerpo tiende a posicionarse de mala manera para soportar esos kilos de más.
  • Acelera el movimiento intestinal. Uno de los peores males que sufren las embarazadas son las almorranas y el estreñimiento. Debido a que el deporte y el ejercicio activan y fomentan el funcionamiento del aparato digestivo, estos problemas mejoran también.
  • Mejora las articulaciones. En el embarazo, estas tienden a aflojarse, pero el ejercicio las fortalece.
  • Te ayuda a dormir. El insomnio en el embarazo ya no será un problema pues el ejercicio ayuda a descansar mejor, a eliminar el estrés y la ansiedad y a estar más tranquila.

Recomendaciones para el deporte en el embarazo

Viendo los beneficios que el deporte tiene en el embarazo, seguro que si estás embarazada ya quieres apuntarte a practicarlo, pero hay unas recomendaciones que debes tener en cuenta. Practicar deporte estando embarazada no es lo mismo que hacerlo cuando no lo estás. Toma en cuenta esto:

No más de dos horas a la semana

Aunque estés acostumbrada a ir cada día al gym o al menos tres o cuatro veces a la semana, esto tiene que parar ahora. Por más bien que te sientas, no debes olvidar que en tu interior se está formando un ser que aún es endeble y que no está todavía acostumbrado ni al mundo ni a su entorno.

Ejercicios de pilates en el embarazo.

Depende enteramente de ti y de que te cuides, y aunque el deporte es muy saludable y beneficiará al bebé, no deberás practicar este más de dos horas por semana, las cuales se recomiendan que se hagan en al menos dos veces, y a ser posible más.

Nada de ejercicios intensos

Esas dos horas a la semana no pueden ser de correr o levantar demasiados kilos de peso. La caminatas, un poco de elíptica suave o incluso la bicicleta será más que suficiente para mantener tu organismo activo y permitir que tu metabolismo siga funcionando.

La natación es una actividad perfecta para embarazadas que ayudará a mejorar la postura corporal y los dolores de espalda. El yoga, el tal chi o el pilates son otras opciones ideales. En muchos gimnasios y centros deportivos hay actividades de las anteriores disciplinas deportivas especializadas en embarazadas.

Aprende a respirar

La respiración es muy importante al hacer ejercicio, y mucho más cuando estás embarazada. Esta te ayudará a que el ejercicio sea beneficioso para ambos y también aumentará tu resistencia. Además, todo lo que aprendas sobre respiración al hacer ejercicio te será muy útil en el momento del parto.

Hacer pilates embarazada.

Hidrátate

Piensa que ahora hay una personita en tu interior que depende de ti y que te quita parte de tus nutrientes para vivir. Por ello, si por el simple de estar embarazada debes tomar más agua de la habitual, al hacer ejercicio mucho más. Hazlo antes y después del ejercicio.

Como ya has visto, no todos los deportes están indicados para embarazadas, pero hay muchas cosas que puedes hacer para seguir manteniéndote en forma. Ponte en marcha y disfruta de esta etapa mientras sigues con un estilo de vida saludable.