¿Cómo aprovechar el novedoso paso cero?

Alvaro · 6 noviembre, 2018
Lo primero que hay que tener en cuenta es que esta modificación de la normativa únicamente tiene aplicación cuando nos encontramos en movimiento y con un pie apoyado en el suelo

Si estáis un poco metidos en el mundo del baloncesto sin duda estaréis al corriente de la reciente modificación reglamentaria que introduce el denominado ‘paso cero’ entre otras cosas.

Breve explicación

Habitualmente, cuando recibías el balón con un pie apoyado o en movimiento -o lo dejabas descansar en una o ambas manos tras bote- solo podías dar un paso más, puesto que el pie que tenías en contacto con el suelo se consideraba tu primer apoyo, antes de lanzar a canasta o pasar el balón.

Con la nueva regla de los pasos, este primer apoyo es considerado como tu ‘paso cero’ – de ahí el nombre de la norma-, de manera que todavía puedes dar tu primer y segundo apoyo antes de finalizar la acción.

Esto no significa que se hayan eliminado los pasos de salida, puesto que si estamos en estático la norma se sigue aplicando como se venía haciendo, pero sí que se trata de una evolución importante que tendrá mucha influencia en el juego ofensivo a nivel FIBA.

Con esta modificación parece claro que el máximo organismo a nivel de baloncesto mundial busca beneficiar el baloncesto ofensivo, que siempre parece estar a remolque de las defensas.

La mejoría en defensa, basándose en aspectos físicos y tácticos, es mucho más sencilla que la mejoría en el aspecto ofensivo basada en aspectos técnicos. Es por ello que parece muy aceptable este tipo de medidas reglamentarias.

¿Cómo aprovechar este nuevo recurso?

Tras haber dejado claro en qué consiste el nuevo ‘paso cero’, ¿cómo podemos aprovecharlo para sacarle el mejor partido?.

Muchas son las voces que se han pronunciado al respecto, desde jugadores y entrenadores hasta los propios árbitros, pero lo principal que hay que tener en cuenta es que, como hemos dicho, únicamente podremos sacar provecho de esto cuando estemos en movimiento.

El paso cero en baloncesto.

Teniendo esto en cuenta, podemos hacer uso del ‘paso cero’ al recibir el balón en carrera o al finalizar un regate.

La mejor baza es realizar una combinación de ambos momentos: al recibir el balón en carrera con un pie apoyado -paso cero-, damos un primer apoyo, un segundo y soltamos el balón antes de levantar el primer pie. Esto nos permitirá avanzar una gran cantidad de metros sin todavía haber agotado nuestro bote.

Teniendo en cuenta este terreno que habremos avanzado, es muy probable que ya nos encontremos lo suficientemente de la canasta como para intentar finalizar la jugada.

En ese momento -siempre con un solo pie en el suelo y en movimiento- iniciamos la acción continua -de nuevo haciendo la misma cuenta de 0,1,2 del párrafo anterior-.

Con este sencillo gesto técnico podemos ser capaces de recorrer la mitad del campo haciendo uso de un solo bote.

Otros ejemplos

Estamos hablando de -seguramente- la manera de sacar un provecho mayor de esta nueva norma; no obstante, existen otros gestos técnicos en que podemos hacer uso del ‘paso cero’:

  • Reversos: es importante saber beneficiarse en esta situación, ya que a partir de ahora será  legal lo que habitualmente era sancionado como ‘pasos’.
  • Paradas: al tratarse de jugadas que se encuentran al límite entre el movimiento y estar estático, se puede interpretar que es aplicable la nueva norma de pasos. No obstante, es posible que nos sancionen pasos en alguna ocasión.
  • Salida: sí aprovechamos nuestra explosividad y realizamos un movimiento instantes antes de recibir el balón podremos disfrutar del ‘paso cero’ en detrimento de nuestro defensor.
Conceptos técnicos del juego sin balón en baloncesto.

Donde no hacer uso del paso cero

En la otra cara de la moneda nos encontramos con el coloquialmente llamado ‘traspiés‘.

Este movimiento sigue siendo sancionado como ‘pasos’ al repetirse el pie de apoyo.

Es decir, que para realizar un ‘traspiés’ correctamente, debemos realizar un bote fuerte justo antes de saltar, para finalizar con una entrada normal uno dos, con la ventaja de que podemos dejar atrás a nuestro defensor con esta forma de iniciar el regate.

Sin embargo, entrenadores de primer nivel han asegurado que ya no merece la pena hacer uso de este gesto técnico dado que se pierde un paso respecto a una entrada normal tras la entrada del ‘paso cero’.

¿Cuál es vuestra opinión respecto al nuevo concepto de pasos que se ha introducido en nuestro baloncesto?

¡Deja un comentario al respecto!.