¿Cuáles son las causas de los problemas digestivos?

¿Sufres problemas digestivos? En ese caso te interesará saber cuales son las posibles causas de estos trastornos. De este modo podrás buscar una solución al respecto y mejorar la calidad de vida.
¿Cuáles son las causas de los problemas digestivos?
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias.

Última actualización: 26 mayo, 2023

Los trastornos relacionados con la digestión son muy frecuentes a nivel poblacional. Están motivados por un compendio de patologías diversas y pueden provocar implicaciones en la salud. Por ello, te vamos a contar cuales son las causas de los problemas digestivos y qué soluciones se pueden tomar al respecto.

No resulta sencillo identificar los orígenes de los problemas de carácter intestinal. Estos pueden estar producidos por patologías inflamatorias o por disbiosis que afecten a la biodiversidad de la microbiota. A menudo son necesarias pruebas complementarias de elevado coste para dar con el origen del trastorno.

Los problemas digestivos pueden estar motivados por una disbiosis

Una de las causas más frecuentes de los problemas digestivos es la disbiosis intestinal. Esta situación tiene lugar cuando se origina una alteración en la población de las bacterias que habitan en el intestino, ocasionando ineficiencias en la absorción y en el metabolismo de los nutrientes. De acuerdo con una investigación publicada en la revista Biomedical Papers of the Medical Faculty of the University Palacky, una variación en la población de microorgansimos intestinales puede ser el motivo de las patologías de carácter inflamatorio que afectan al colon.

Yogur en pote
El yogur aporta probióticos y calcio y puede ser un buen suplemento a la hora de combatir la disbiosis.

Para solucionar esta situación, lo más adecuado resulta la suplementación con probióticos. De esta manera se pueden aportar bacterias beneficiosas que colonicen el intestino de manera selectiva, mejorando las funciones del mismo. A su vez, se promueve la producción de ácidos grasos de cadena corta, con funciones antiinflamatorias. Así se reducen las molestias y los efectos secundarios de las patologías intestinales que cursan con inflamación.

Las comidas copiosas también generan problemas digestivos

Otra de las causas que puede estar detrás de los problemas digestivos es una comida copiosa. Las preparaciones ricas en grasas de tipo trans y en azúcares simples presentan una peor digestión que aquellas que cuentan con un carácter más ligero.

Se recomienda priorizar el consumo de alimentos frescos frente al de ultraprocesados. Asimismo, es conveniente limitar la ingesta de fritos y de rebozados, pues estos consiguen enlentecer el proceso de digestión. El alcohol y las bebidas con gas tampoco le hacen ningún favor al tránsito intestinal.

Incluso existen ciertos alimentos que poseen capacidad meteorizante, como es el caso de las crucíferas. Estos vegetales son capaces de incrementar la formación de gas en el intestino delgado, lo que genera molestias y dolores de carácter agudo. Aquellas personas con tendencia a sufrir flatulencias han de tener cuidado de no ingerir dichos productos de manera regular.

El helycobacter produce problemas digestivos

La última de las causas que puede generar problemas digestivos es la infección con la bacteria helycobacter. Este microorganismo se asienta en la zona estomacal, generando dolores e incrementando el riesgo de úlceras estomacales, según un estudio publicado en la revista Journal of Biomedical Science.

Para acabar con este problema puede llegar a ser necesaria la administración de antibióticos. No obstante, en muchas ocasiones se experimentan resultados positivos mediante la ingestión de probióticos de manera regular. Lo óptimo es consultar con el especialista cuando se sufre la sintomatología típica de la enfermedad que comprende:

  • Dolor estomacal.
  • Reflujo esofágico.
  • Malas digestiones.
  • Gases.

Los problemas digestivos presentan causas diversas

Como has podido observar, los problemas digestivos están provocados por causas muy diversas entre sí. Algunos de ellos se pueden paliar mediante la dieta. Sin embargo, otros necesitan de tratamiento farmacológico para ser solucionados.

De todos modos, lo recomendable ante un trastorno de este tipo resulta visitar a un profesional de la nutrición, ya que los cambios en la alimentación suelen repercutir positivamente en el manejo de la enfermedad. Eliminar el consumo de ultraprocesados, de alcohol y de refrescos reduce notablemente las molestias digestivas.

Además se pueden incluir en las rutinas suplementos de probióticos, capaces de mejorar la salud intestinal. Al mismo tiempo se recomienda la ingesta de alimentos con ácidos grasos de carácter insaturado, como los omega 3. Estos cuentan con propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir el dolor y a mejorar la digestión.

Por último, recuerda limitar el consumo de grasas de tipo trans y de azúcares simples si sufres problemas de tipo digestivo. Estos nutrientes están detrás del desarrollo de múltiples patologías, y no deberían de aparecer en la dieta de forma habitual. En estos casos, cuanto menos es mejor.

Te podría interesar...
3 tipos de alimentos saludables
Eres Deportista
Leerlo en Eres Deportista
3 tipos de alimentos saludables

Conoce algunos tipos de alimentos saludables que deben ser incluidos en la dieta habitual con el objetivo de mejorar la salud.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Tomasello G., Mazzola M., Leone A., Sinagra E., et al., Nutrition, oxidative stress and intestinal dysbiosis: influence of diet on gut microbiota in inflammatory bowel diseases. Biomed Pap Med Fac Univ Palacky Olomouc Czech Repub, 2016. 160 (4): 461-466.
  • Tsay FW., Hsu P., H. pylori infection and extra gastroduodenal diseases. J Biomed Sci, 2018.

Los contenidos de esta publicación se redactan con fines informativos. En ningún momento facilitan o sustituyen diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.