Beneficios de sustituir salsas comerciales por especias y condimentos

Podemos preparar en casa tanto salsas como adobos y aderezos más ligeros y saludables; la solución para hacer más sana nuestra dieta pasa casi siempre por lo casero, además, siempre se nota el toque especial en el sabor
Beneficios de sustituir salsas comerciales por especias y condimentos

Última actualización: 26 mayo, 2023

Comer saludable no significa renunciar al sabor, conformándonos con verduras al vapor y pollo hervido. Una de las mejores maneras de añadir sabor y color a nuestras comidas, y seguir comiendo sano y delicioso, es sustituyendo las salsas comerciales por especias y condimentos.

Para sustituir la sal, las salsas comerciales y el azúcar, contamos con una gama increíblemente variada de especias y condimentos; estos productos naturales no solo otorgan sabor, color y aroma, también aportan sus propiedades nutricionales.

Por qué debemos sustituir las salsas comerciales por especias y condimentos

Los conservantes son aquellas sustancias químicas utilizadas para conservar los alimentos; algunos de ellos son: el monoglutamato sódico, el nitrito y el nitrato de sodio. Estos y otros aditivos y colorantes son nocivos para nuestra salud.
Este tipo de productos pueden originar y potenciar enfermedades crónicas. Es el caso del nitrito y el nitrato de sodio que, al combinarse con los jugos y enzimas gástricas, incluso llegan a convertirse en agentes cancerígenos.

Las salsas comerciales generalmente contienen conservantes, colorantes y otros aditivos químicos; también tienen altos niveles de azúcar y sal en su composición, elementos que potencian la aparición de la obesidad y la diabetes.

Algunos beneficios de las Especias y Condimentos 

  • La pimienta de cayena y la cúrcuma pueden ser utilizadas en muchos platos, como sopas, guisos y ensaladas. Entre sus propiedades está la capacidad de influir en el metabolismo para ayudar a quemar grasas en forma efectiva y natural.
  • Las especias disminuyen los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, con los beneficios que esto nos supone. Reducen la inflamación y los dolores asociados a la artritis, coadyuvando al fortalecimiento del sistema inmunológico.
  • La pimienta no debe faltar a la hora de sustituir salsas comerciales por especias y condimentos; es ideal para legumbres, elaboraciones de verduras, carnes pescados. Además es antioxidante, antibacteriana y ayuda a dinamizar la digestión.
  • La mostaza en grano, con su sabor peculiar, puede ser utilizada como aderezo en ensaladas, mayonesa y salsas. Tiene un efecto benéfico sobre las afecciones de la piel y el cabello, incluyendo la psoriasis y la dermatitis.
Especias tradicionales.
  • El rábano picante posee un alto valor nutricional, lleno de vitaminas y minerales: vitamina C, ácido fólico, potasio, calcio, magnesio, zinc y manganeso, entre otros. Suele utilizarse en ensaladas, sándwiches y hamburguesas. Disminuye la presión arterial y alivia las dolencias respiratorias.
  • El comino es el acompañante perfecto de las carnes y guisos de legumbre. Ayuda a desintoxicar el organismo, evita la acumulación de grasa corporal e influye positivamente en los procesos digestivos. 
  • El Ajo es un antibiótico natural y es una práctica común comerlo crudo en ensaladas para mejorar el sistema circulatorio. Es perfecto para dar un toque más intenso a las salsas, por su conocido sabor. 
  • El jengibre es un antioxidante natural, tiene gran efecto sobre los radicales libres y se utiliza en guisos y sopas, y también en infusiones.

Salsas caseras de especias y condimentos

 Una vez que conocemos las propiedades nutricionales y medicinales de las especias y condimentos, podemos iniciar nuestro experimento de combinar texturas y sabores.

La salsa de tomate, mayonesa y la mostaza, son una combinación de uso diario en nuestras casas; las utilizamos en diferentes platos y en distintas combinaciones.

Cuando preparamos una salsa en casa, conseguimos dos beneficios a la vez: sustituir las salsas comerciales con especias y condimentos, y beneficiarnos de sus aportes nutricionales.

Salsa de tomate

Es muy fácil y rápida, solo debemos cocinar ingredientes naturales: tomates, ajo, miel, limón, pimienta, y clavo de olor molido. Lo tendremos al fuego durante unos 50 minutos a fuego bajo, hasta que la salsa espese. Pasaremos la mezcla resultante por una batidora o triturador para darle mayor suavidad, y guardaremos en un recipiente de vidrio.

Receta de salsas caseras.

Mostaza

Para lograr una saludable mostaza casera, mezclaremos en un recipiente: semillas de mostaza molidas, agua, ralladura de limón y vinagre. Removeremos hasta conseguir una pasta homogénea.

Mayonesa

La mayonesa casera está considerada como una grasa saludable, por su alto contenido de vitamina E, Omega 6 y antioxidantes. Para prepararla necesitamos: huevos, limón, mostaza, pimienta y aceite. En una licuadora o batidora mezcla los ingredientes, a excepción del aceite, que se irá incorporando poco a poco hasta la salsa emulsione.


Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.