Creatinina: ¿es perjudicial para la salud?

Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
La creatinina sérica puede verse aumentada en el caso de deportistas con actividad muscular elevada o en aquellos sometidos a suplementación con creatina. ¿Es esto algo malo?
 

La creatinina es un producto de desecho generado por los músculos. Se filtra del torrente sanguíneo gracias a la acción de los riñones y se excreta mediante la orina. Un nivel elevado de esta sustancia en un análisis puede indicar una enfermedad renal, aunque también puede ser el resultado de una suplementación con creatina.

Creatinina y patología renal

Como se mencionó con anterioridad, un nivel alto de creatinina en orina puede servir para identificar un problema de tipo renal. No obstante, para apoyar ese diagnóstico son necesarias una serie de pruebas complementarias, tal y como se indica en un artículo publicado en la revista Nephron.

Un problema de excreción en los riñones podría provocar una acumulación de la propia creatinina en la sangre, por lo que se reduciría su tasa de expulsión mediante la orinal. Para medir los niveles de esta sustancia, se suele recurrir a un análisis sanguíneo.

Normalmente se realizan este tipo de pruebas cuando el paciente llega a consulta con una cierta sintomatología. La fatiga, la hinchazón o el aumento del volumen de la orina pueden ser indicadores de un problema a nivel interno.

 

Incluso en el caso de pacientes con diabetes o de individuos con antecedentes familiares de enfermedad renal, se suele realizar la medición de creatinina sérica con cierta frecuencia. De este modo, se descarta la posible aparición de una patología de riñón o de un problema en su funcionamiento.

Creatinina asociada a la suplementación

Un caso típico de creatinina en suero alterada es el de un atleta sometido a suplementación con creatina. La sobrecarga de los depósitos musculares con esta sustancia produce una mayor cantidad de su metabolito de desecho.

Hombre iniciando suplementación con creatina.

En este tipo de situaciones, el valor elevado de la creatinina en sangre no es indicador de la existencia de ningún tipo de patología, tal y como afirma un estudio publicado en el año 2019.

Por este motivo, el valor de la creatinina sérica no siempre resulta un indicador eficaz a la hora de diagnosticar una patología. En los atletas, incluso en aquellos no suplementados, es relativamente frecuente observar un aumento de los niveles de excreción de esta sustancia propiciados por una alta actividad muscular.

Consejos para proteger los riñones

 

A la hora de velar por la salud renal, existen una serie de pautas que es necesario llevar a cabo. La primera es vigilar la hidratación. Un correcto aporte de agua alivia la presión de los riñones y mejora su salud a medio y largo plazo.

Por otra parte, el consumo frecuente de edulcorantes podría resultar perjudicial sobre la función y la salud de estos órganos. Debido a esta razón, se recomienda evitar refrescos edulcorados. Sus versiones con azúcar dañan al páncreas, mientras que aquellas endulzadas químicamente consiguen empeorar la salud renal.

Otra de las sustancias que es necesario restringir es el alcohol. Además de ser perjudicial para los riñones, afecta de manera peligrosa al metabolismo hepático y aumenta el riesgo de sobrepeso.

Por otra parte, incrementar el consumo de frutas y verduras, siempre y cuando no exista un problema de base a nivel renal, resulta una estrategia eficaz a la hora de prevenir patologías. Estos alimentos son ricos en antioxidantes y en minerales que equilibran los procesos de reabsorción en los riñones. Por este motivo, además de sus contenidos en vitaminas, deben aparecer a diario en la dieta.

Las bebidas alcohólicas también causan daño a los riñones.

Creatinina, un indicador poco fiable

A pesar de que un exceso de creatinina en sangre o en orina podría indicar la existencia de una patología a nivel renal, su lectura puede llevar a confusión. En el caso de aquellos individuos que realicen deporte de forma habitual, o que se suplementen con creatina, es normal encontrar estos valores alterados. No por ello quiere decir que su salud corra peligro, al contrario.

Por este motivo, la cretinina no resulta un indicador demasiado fiable. En el caso de hallar valores de esta sustancia elevados en un sujeto sedentario, es necesario llevar a cabo una serie de pruebas complementarias. De este modo, se podría confirmar el diagnóstico de una posible patología en los riñones.

A la hora de cuidar de la salud de estos órganos, es necesario recordar la necesidad de una dieta variada y equilibrada. Evitar el consumo de edulcorantes artificiales y de alcohol resulta crucial. Además, es preciso mantener un correcto estado de hidratación.

  • Delanaye P., Cavalier E., Pottel H., Serum creatinine: not so simple! Nephron, 2017. 136: 302-308.
  • Vega J., Huidobro JP., Effects of creatine supplementation on renal function. Rev Med Chil, 2019. 147 (5): 628-633.