Beneficios de la sauna

Yamila Papa Pintor · 20 abril, 2018
Ir a una sauna es sinónimo de relajarnos, de darnos un descanso y de pasar un rato agradable con el que dejaremos a un lado el estrés y los problemas de la rutina, algo cada día más necesario y dificil

Si bien está cada vez más de ‘moda’ y presente en los circuitos de SPA urbanos o rurales, lo cierto es que son muchos los beneficios de la sauna que se disfrutan desde la antigüedad. Una habitación de madera con una estufa y algo de vapor es suficiente. ¡Aprovecha todas sus bondades!

¿Cuáles son los beneficios de la sauna?

Quizás lo relacionamos a una reunión de negocios entre hombres excedidos de peso, como se ve en las películas; pero también es perfecto para una celebración en pareja o una salida diferente con amigas.

Los beneficios de la sauna son tanto a nivel externo como interno; físico y a la vez mental. Siempre debes consultar con un médico para saber si eres apto para dicha práctica. Algunas de las ventajas de ir a este cubículo de madera con leños son:

1. Mejora la circulación y presión sanguínea

Cuando la piel comienza a calentarse por efecto de la sauna, el corazón late más deprisa para poder transportar la sangre por todo el cuerpo. Esto permite que la circulación sea más ‘rápida’ y por ende que eliminemos las toxinas que se encuentran en nuestro organismo. Por supuesto, una persona con problemas cardíacos deberá estar menos tiempo en la habitación.

Relajarse en una sauna.

2. Elimina los patógenos

Ya desde tiempos antiguos, cuando aún no se conocía la esterilización de los elementos, se utilizaba el agua y el vapor para protegerse de las bacterias. Muchos microorganismos no pueden vivir a altas temperaturas; por eso en Rusia y Finlandia, por ejemplo, las mujeres daban a luz en una sauna.

Si tienes un resfriado o una infección leve, no dudes en ingresar en uno de estos habitáculos con vapor y calor. ¡Saldrás casi curado!

3. Relaja

Los picos de estrés son cada vez más comunes en la sociedad actual; estamos todo el tiempo viviendo con prisas y con miles de obligaciones y actividades rondando nuestra cabeza. Uno de los beneficios de la sauna es liberarnos de las tensiones, tener un momento de claridad mental y sobre todo relajar el cuerpo.

Es recomendable ir a una después de una jornada agotadora de trabajo; con unos minutos dentro de este sitio saldrás como nuevo. No hace falta irse un fin de semana al campo o de vacaciones al Caribe: con la sauna te desestresarás en poco tiempo. ¡Incluso es ideal para los que sufren de insomnio!

4. Desintoxica la piel

Cuando aumenta la temperatura y comenzamos a transpirar, los poros se dilatan (abren) para poder eliminar todas las toxinas. Esto es realmente muy bueno ya que hoy en día la piel está expuesta a sustancias nocivas para la salud como el smog de los vehículos, el humo de las fábricas y los gérmenes de ambientes repletos de gente (como el metro en la hora punta).

Ir a una sauna es bueno también para quitar los restos de maquillaje que se van acumulando en el rostro o de la suciedad de vivir en la ciudad.

Beneficios de agua con limón.

5. Alivia los dolores

Seguramente cuando tienes contracturas o dolores musculares te aconsejan darte una ducha caliente o aplicarte una almohadilla térmica. Otro de los beneficios de la sauna es que tiene una excelente acción terapéutica para la artritis, esguinces y cualquier otra patología que implique dolor articular.

Si has realizado mucho ejercicio en tu última sesión en el gimnasio… ¡No dudes en ir a una sauna! Tus músculos te lo agradecerán porque podrán descansar y recomponerse más rápido del esfuerzo.

6. Mejora la respiración

Así como la sauna abre los poros, también dilata los bronquios y pulmones. El calor y el vapor es usado muchas veces para descongestionar cuando tenemos tos, catarro o bronquitis. Pero aunque no tengamos alguna enfermedad, siempre es buena una sesión en este lugar para despegar todas las sustancias nocivas que se aferran al sistema respiratorio (como los tóxicos que aspiramos en las ciudades).