La importancia de hidratarse cuando se practica deporte

Óscar Dorado · 19 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en Educación Física Elisa Morales el 18 marzo, 2019
La deshidratación es una afección que ocurre cuando una persona pierde más líquidos de los que ingiere. Además, es una causa importante de fatiga, bajo rendimiento, disminución de la coordinación y calambres musculares. 

La hidratación es crucial en cualquier actividad de resistencia. Una mala hidratación conduce inevitablemente a malos desempeños y puede causar tendinitis y otros problemas de salud. Por ello, se recomienda que las personas que practican deporte beban agua regularmente antes, durante y después del ejercicio.

Ciertamente, no existen reglas exactas sobre la cantidad de agua que se debe beber durante el ejercicio, porque cada persona es diferente. Pero lo que si que debes tener en cuenta son factores que incluyen el índice de sudoración, el calor y la humedad en el entorno, además del tipo de ejercicio realizado.

Asimismo, la deshidratación ocurre cuando pierdes más líquido de lo que bebes. Cuando el cuerpo no tiene suficiente agua, no puede funcionar correctamente. De hecho, la deshidratación puede variar de leve a grave.

Como tratar calambres musculares.
La hidratación es una cuestión clave para evitar calambres musculares.

En todo caso, para la mayoría de las personas, el agua es todo lo que se necesitan para combatir la deshidratación. Sin embargo, si vas a hacer ejercicio a una intensidad alta durante más de una hora, una bebida isotónica puede ser ideal.

¿Por qué es importancia hidratarse cuando haces deporte?

A continuación, vamos a descubrir por qué es importante hidratarse cuando haces deporte. ¡Toma nota!

1.-Ayuda a mantener tu salud

La importancia de hidratarse cuando haces deporte se debe tener en cuenta, ya que es necesario para asegurar la buena salud y el funcionamiento adecuado de los sistemas del cuerpo.

De hecho, a medida que se acercan los meses más cálidos y aumentan las actividades al aire libre, se debe prestar especial atención a la hidratación adecuada y a la prevención de las enfermedades causadas por el calor para todos, pero especialmente para las personas que hacen deporte.

Debido a que el cuerpo no puede almacenar agua, debemos proporcionarla y suministrarla constantemente para mantener los muchos sistemas de funcionamiento de nuestro cuerpo.

Asimismo, el Colegio Estadounidense de Medicina del Deporte recomienda en su estudio beber de 1 a 2 litros de agua cada 15 o 20 minutos de ejercicio, como un buen punto de partida para la hidratación de las personas que hacen deporte.

Ventajas de los zumos.

2.-Asegura un buen rendimiento

En caso de deshidratación, el volumen de agua en el plasma sanguíneo disminuye y la sangre se vuelve más espesa. El corazón debe, por lo tanto, proporcionar más esfuerzo para impulsarlo hacia los vasos. Esta caída en el volumen de sangre, además, fuerza al corazón a latir más rápido para mantener la presión sanguínea.

En consecuencia, una mala hidratación provoca que la pérdida de energía se acelere. Por ello, el estado de fatiga se instala mucho más rápidamente, con una amenaza de agotamiento en caso de esfuerzos intensos, lo que impide realizar la práctica deportiva de la manera adecuada.

«Miles de personas han sobrevivido sin amor; ninguna sin agua»

–W.H.Auden–

3.-Evita el riesgo de lesiones

Los calambres, la tendinitis o los dolores musculares y articulares pueden sucederse cuando no se tiene en cuenta la importancia de hidratarse.

Ciertamente, debes saber que si el cuerpo no está lo suficientemente hidratado, los músculos y tendones están menos irrigados y, por lo tanto, pueden volverse frágiles. Esto puede dar lugar a dolores intensos, transitorios o recurrentes.

4.-Regula la temperatura corporal

Cuando haces ejercicio o realizas cualquier actividad física, la temperatura de tu cuerpo aumenta. Para eliminar este calor adicional, el cuerpo secreta sudor, lo que eventualmente lo ayuda a calmarse. El sudor consiste en electrolitos y agua, y por lo tanto, se pierde mucha agua con la transpiración.

Asimismo, el agua tiene un papel de vital importancia en la regulación de la temperatura corporal, ya que el cuerpo es capaz de mantener la actividad muscular sin producirse una elevación excesiva de la temperatura corporal. Lo que demuestra la importancia de hidratarse correctamente antes, durante y después de la práctica deportiva.

Signos y síntomas de la deshidratación

Un deportista con cualquiera de los siguientes signos o síntomas debe detener la actividad física de inmediato:

  • Mareos y aturdimiento.
  • Calambres musculares.
  • Náuseas y vómitos.
  • Boca seca.
  • Resequedad de la piel.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Sed.
  • Caída presión sanguínea.
  • Caída en el rendimiento. 
  • Micción infrecuente
  • Apatía o falta de energía.

Estos síntomas se deben controlar cuidadosamente, pero a menudo se resolverán tomando agua, sentándose a la sombra o tratando de enfriar el cuerpo.

Además, debes tener en cuenta que la deshidratación severa también puede afectar a tu bienestar y ocasionar debilidad muscular, confusión mental e incluso pérdida de conciencia. Si esto ocurre, debes recibir atención médica de emergencia inmediatamente.

Tips para beber más agua durante el día.
Nada mejor que dar nuestro gusto personal al agua, para disfrutar a la vez que nos hidratamos.

Por último, recuerda que la importancia de hidratarse cuando se practica deporte es de total importancia. De hecho, se recomienda beber antes, durante y después del ejercicio para evitar ningún episodio de deshidratación.

Sin embargo, debes saber que beber demasiada agua puede causar hiponatremia. Así que te recomendamos beber en pequeñas cantidades muchas veces durante el día, además de beber más cuando hace calor. Incluso si no tienes sed, ya que es un signo tardío de deshidratación que demuestra la importancia de hidratarse correctamente.