Las luxaciones más comunes en los deportes de contacto

29 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por él médico Leonardo Biolatto
Las luxaciones más comunes en los deportes de contacto son tres: hombro, rótula y tobillo. Tienen en común que responden a traumatismos originados en la práctica deportiva.
 

Las luxaciones son comunes en los deportes de contacto. Dentro de las lesiones deportivas, se trata de una forma de presentación que se hace frecuente a causa de los traumatismos.

La ciencia de la medicina del deporte ha identificado, a lo largo de los años, cuáles son las modalidades que más se repiten, y entre ellas aparece la luxación de hombro, la de rótula y la de tobillo. Todas son luxaciones originadas en algún trauma intenso durante la práctica deportiva.

Hablamos de luxación cuando dos huesos que deberían estar articulados y alineados dejan de estarlo. Es decir que los huesos que forman dicha articulación abandonan su posición normal, sin coincidir. Por ende, esa parte del cuerpo pierde funcionalidad.

En las luxaciones hay dolor, deformidad de la articulación por el cambio de posición ósea, acumulación de líquido e inflamación. Existe una variedad de la lesión que se presenta cuando los huesos no se han desplazado por completo, y se denomina subluxación. Veamos, entonces, las tres luxaciones más comunes en los deportes de contacto.

Luxación de hombro

La luxación de hombro sucede cuando el húmero y la escápula dejan de coincidir y articular. El hombro, literalmente, se sale de su lugar y protruye hacia adelante o hacia atrás.

En el deporte se asocia a caídas de costado. El mayor peligro para los deportistas está en la capacidad que tiene esta lesión de volverse repetitiva y recidivante. Se calcula que el 30 % de las luxaciones de hombro regresan en la misma persona.

 

El síntoma por excelencia es el dolor intenso apenas sucede la lesión. Los huesos cambian de lugar y se nota un bulto excesivo en la zona de la articulación. Si la inflamación pinza alguno de los nervios que bajan hasta la mano, puede haber alteraciones y sensaciones en los dedos.

El dolor de hombros puede tener diferentes causas.

Esta luxación se debe reducir manualmente si es posible. A veces lo hace un profesional de la salud, y otras veces la reducen profesionales del deporte que se encuentran entrenados en esta maniobra y que lo hacen porque la atención médica les queda muy lejos en ese instante.

Si la luxación de hombro incluye rotura de ligamentos, se evalúa una cirugía. El médico puede solicitar una resonancia magnética nuclear para evaluar el grado de lesión.

Rótula luxada

La luxación de rótula es la salida de su lugar anatómico de la patela. Este es el hueso que palpamos en la rodilla y que parece estar flotando ahí delante de los otros huesos más grandes, como el fémur y la tibia.

Constituye una urgencia médica. Es prioritario reacomodar la rótula lo antes posible. Por ello, se impone un traslado inmediato a un centro de salud si se detecta la lesión.

 

En los deportes de contacto, la luxación de rótula es culpa de un trauma sobre el pie de apoyo que produce un giro muy brusco del cuerpo. Los rugbiers, por ejemplo, son propensos a esta lesión.

La salida de su lugar de la patela provoca deformidad visible de la rodilla. El dolor es bastante intenso y puede requerir la aplicación de analgésicos intramusculares o intravenosos durante la atención.

Si es posible reducir la luxación con maniobras, sin cirugía, se recomienda. Posteriormente, el paciente debe hacer reposo, desplazarse con la ayuda de muletas por un tiempo y, posiblemente, cargar una férula en el miembro inferior.

El uso de antinflamatorios y de frío local se impone. Toda el área debe drenar el líquido acumulado para que la rótula recupere su posición naturalmente y no vuelva a salir de su espacio. Para esto, ayuda también la elevación del miembro.

Joven haciendo running sufre de rótula dislocada.

Si no hay recuperación o si se detectan roturas o daños en los cartílagos de la rodilla, entonces el tratamiento es quirúrgico. Lo mismo ocurre si la rodilla es inestable y no puede mantener el eje.

Luxaciones de tobillo

Finalmente, la luxación de tobillo en los deportes de contacto aparece como una lesión un tanto más complicada. El tobillo es una articulación fundamental para muchos deportes, y quienes lo practican dependen de esta estabilidad para alcanzar sus objetivos.

 

Se dice que la luxación de tobillo es más dolorosa que la fractura. Inmediatamente de concretada, se vuelve casi imposible mover el pie, y es habitual que los ligamentos se hayan roto por completo, lo que abre la puerta al tratamiento quirúrgico.

A veces, la articulación acumula mucho líquido y sangre por culpa de la luxación. Eso incrementa el dolor y la impotencia funcional. Apenas sucede, es preferible reducir y luego evaluar con imágenes si se necesita o no cirugía. El uso de antinflamatorios también es inmediato, por el gran dolor que ocasiona el tobillo luxado.

La rehabilitación es fundamental. Los deportistas que corren y saltan dependen de un tobillo indemne para concretar su ejercicio, y no pueden estar inestables. Con la rehabilitación se busca el equilibrio y la fortaleza de la zona para poder cargar todo el peso corporal.

  • Pinedo, V. Miguel. "Enfrentamiento de la luxación de hombro en deportistas de contacto". Revista Médica Clínica Las Condes 23.3 (2012): 293-297.
  • de Anda, Cristina Martínez, and Moisés King-Hayata. "Luxación de rótula". Médica Sur 13.4 (2006): 182.
  • Zadegan, F., A. Raould, and D. Hannouche. "Fracturas maleolares del adulto y luxaciones del tobillo". EMC-Aparato locomotor 47.2 (2014): 1-13.