Cómo elegir la resistencia adecuada en las clases de spinning

Francisco María García 9 mayo, 2018
Durante una sesión de unos 45 minutos, acompañada de música estimulante y ejecutando las rutinas correctamente con los niveles de intensidad adecuados, podemos quemar hasta 600 calorías

El spinning está de moda y es una de las actividades más populares de los gimnasios. Tanto principiantes o practicantes con experiencia, deben tener en consideración algunas reglas básicas; hay que saber saber elegir la resistencia adecuada en las clases de spinning.

Son muchas las partes del cuerpo que pueden verse beneficiadas con la práctica de spinning: es el caso de los glúteos, pantorrillas y cuádriceps. Lo mismo sucede con los pulmones y toda nuestra zona cardiovascular.

En líneas generales, personas de cualquier nivel de acondicionamiento físico se pueden apuntar en clases de spinning. Bajo la supervisión adecuada, hasta podrían hacerlo quienes tienen molestias leves en la espalda. Solo está contraindicado para las personas diagnosticadas con problemas cardíacos.

Los beneficios del spinning.

Conociendo la bicicleta de spinning

Para ofrecer resistencia a los practicantes de spinning, estos equipos disponen de sistemas distintos. El más popular es el que funciona por rozamiento y se ubica bien sobre la rueda o sobre su eje. A mayor carga de fuerza, el contacto será más evidente y el deportista requerirá aplicar mayor fuerza para poder pedalear.

El segundo tipo funciona con una hélice responsable de hacer girar la rueda. La fuerza que se debe aplicar es proporcional a la velocidad; cuanto más rápido, mayor será la carga de trabajo.

Por último, algunos de los modelos más resientes de bicicletas para spinning vienen equipadas con resistencia magnética. Este sistema ofrece mayor durabilidad, ya que no hay componentes en contacto o que sufran fricción continuada.

Cómo elegir la resistencia adecuada en las clases de spinning

Hay instructores que aconsejan a sus alumnos, de acuerdo al nivel de cada uno de ellos, graduar sus bicicletas en una resistencia específica. Sin embargo, no todos los monitores están de acuerdo con aplicar este tipo de medidas estandarizadas.

Para rebatir esta unificación, se parte de la base de que no todos los equipos funcionan de la misma forma. En estas variaciones influyen factores como el tiempo y el tipo de uso, así como el mantenimiento recibido.

Quienes objetan la estandarización de las resistencias también apuntan que cada alumno no se siente igual todos los días. Hay jornadas de máxima energía donde el optimismo y las ganas lo llenan todo; otros días el cansancio lo limita todo, solo con subirse a la bicicleta.

La resistencia adecuada en una clase de spinning.

De esta forma, todo es cuestión de cómo se sienta cada persona. Para elegir la resistencia adecuada en las clases de spinning hay que pedalear y sentir.

Niveles de resistencia

Todas las sesiones de spinning abren y cierran con la resistencia más baja, con el propósito de calentar y preparar el cuerpo al inicio. También se usa esta baja exigencia para ir relajando progresivamente todos los músculos, antes de abandonar la bicicleta.

Junto a esa baja resistencia hay cuatro niveles adicionales:

  • Media baja (2). Ofrece una carga de trabajo superior al nivel mínimo, pero sin dejar de resultar ejercicios cómodos y manejables.
  • Resistencia Media (3). Exige un mayor esfuerzo. La carga de trabajo se hace evidente, pero sin llevar al agotamiento extremo. Permite todavía mantener un ritmo respiratorio controlado.
  • Media alta (4). Para seguir el ritmo y no decaer, se debe realizar un esfuerzo mayor. Cuando el deportista se encuentra en plenitud de condiciones, contando además con el impulso y la motivación del instructor, puede dar todavía más.
  • Resistencia alta (5). Soportar esta carga de trabajo siempre es un reto. Incluso para los más experimentados o con mejores condiciones físicas.

Preparar y prevenir

Más allá de elegir la resistencia adecuada en las clases de spinning, para sacar el máximo provecho de estas sesiones aeróbicas, hay que preparar de forma correcta la bicicleta. Lo primero a considerar es la altura del sillín; para graduarla, basta colocarse de pie al lado del equipo. El asiento debe quedar a la altura de la cadera.

También se debe regular la altura del manillar, que debe ubicarse paralelo al sillín o ligeramente por encima. De esta forma, los hombros no entrarán en tensión y resultará más sencillo mantener la espalda recta.

Por último, no debe pasarse por alto la hidración antes y durante las sesiones de entrenamiento. Muchas de las lesiones que pueden presentarse en el ‘ciclismo indoors’ o spinning, son perfectamente evitables con solo ingerir las cantidades de agua necesarias.

Te puede gustar