Estilos de natación y beneficios

Jorge Camon · 21 noviembre, 2018
Conoce las peculiaridades de cada uno de los estilos de natación y los beneficios que aporta su práctica; se trata de un deporte divertido y perfecto para desconectar desde dentro del agua
La natación es un deporte muy completo, además de saludable para nuestro organismo y aconsejable para muchas dolencias. Este deporte cuenta con múltiples beneficios y en todos los estilos de natación: crol, espalda, braza y mariposa.

Estilos de natación

Crol

Este estilo es el más popular. Nació en Australia y la su nombre proviene del término inglés ‘crawl‘, que tiene como significado reptar. Además esta modalidad también es conocida como estilo libre en las competiciones.

Para practicar un buen estilo de crol, el objetivo es conseguir una buena posición boca abajo y trasladarte moviendo ambos brazos de manera alternada, semejando las aspas de un molino. Por otro lado tienes que respirar de manera lateral, de forma que puedas dar una cantidad cambiante de batidos de pierna.

Natación vs running, ¿cuál de los dos es mejor?
La natación es uno de los deportes más recomendados para personas con problemas en la espalda.

Espalda

A esta modalidad se le conoce como ‘crol de espaldas’. Su característica principal es la de practicarse nadando hacia atrás, además de su singular batido de hombros. Al movimiento de las piernas en espalda se le conoce como batida de espalda o batida dorsal. El estilo espalda es el que más recomendado para personas mayores o que tienen dificultades en espalda, cuello o columna. Se trata del tercer estilo de natación más rápido.

Braza

Como hemos comentado anteriormente, es el estilo más lento de todos los que hay en natación. Lo más característico y lo que realmente marca la diferencia con el resto de modalidades es el impulso de brazos y piernas: tanto la brazada como el movimiento de piernas se reparten el impulso al 50%.

Nadando boca abajo, el nadador intercala la batida de brazos y piernasLos hombros y las caderas efectúan un movimiento ascendente y descendente, sumado a la coordinación del movimiento de los brazos.

Mariposa

La modalidad de mariposa es la más moderna de todas, ya que aparece como una variedad del estilo braza en la década de los 50. Una de sus características especiales es que posee un movimiento permanente de todo el cuerpo, formando una ‘S’. Para lograr una mayor propulsión dentro del agua deben estar perfectamente coordinados los brazos y las piernas.

Lista de errores más comunes al nadar

Beneficios de la natación

Quema grasa

Es un buen ejercicio para la gente que se plantea la pérdida de peso entre sus objetivos, ya que según la intensidad con la que se practique puedes llegar a quemar entre 500 o 600 calorías por hora. 

Beneficios cardiorrespiratorios

El corazón puede aumentar el impulso de la sangre hasta en un 18%, debido a que la natación mejora el consumo de oxígeno. Esto hace que disminuya la frecuencia cardíaca, mientras que los ejercicios respiratorios implican un aumento de la resistencia cardiorrespiratoria.

Mejora las enfermedades crónicas

Al ser un ejercicio aeróbico, de intensidad baja pero que se desarrolla durante largos periodos de tiempo, lo que ayuda a bajar los niveles de colesterol en sangre y produce mayor sensibilidad a la insulina, disminuyendo los niveles de glucosa en sangre (diabetes).

Más flexibilidad y elasticidad

Al nadar utilizamos la mayoría de los grupos musculares de nuestro cuerpo, tanto el tren superior como el inferior, además de tronco y cabeza, por lo que las articulaciones aumentan la flexibilidad y los músculos se tonifican y fortalecen, sobre todo los de la espalda. Por eso es un ejercicio muy recomendado para quienes sufren hernias, lumbalgias o problemas de caderas.

Cómo evitar el dolor de espalda.

Produce poco impacto en huesos y articulaciones

Al sumergir nuestro cuerpo en el agua para la práctica deportiva, este pesará menos, ya que hace que flote y no reciba el impacto del asfalto o superficies duras al que hacen frente otros deportes. De esa forma, las articulaciones se desgastan menos y se conservan mejor.

Por todos sus beneficios, y por la ayuda que nos supone en cuanto a relajación y disminución en niveles de estrés, practicar natación, en cualquiera de sus estilos, es más que recomendable.