Aquafitness y aquagym: diferencias y beneficios de cada una

Ambas son actividades acuáticas, es decir, que constan de ejercicios que se llevan a cabo en el agua. Además, tienen beneficios parecidos para el cuerpo. Sin embargo, en la práctica, aquafitness y aquagym son dos cosas diferentes.

Las actividades acuáticas son perfectas para quienes buscan ponerse en forma y mejorar la tonificación muscular, pero con ejercicios de bajo impacto. En este sentido, vale la pena conocer el aquafitness y aquagym, dos tendencias que te ayudarán a mejorar tu resistencia física y tu salud.

A continuación, te enseñaremos las diferencias entre aquafitness y aquagym para que conozcas mejor cada actividad. Además, enumeraremos brevemente las ventajas y los beneficios de practicar estos ejercicios en el agua.

Diferencias básicas entre aquafitness y aquagym

Aquafitness y aquagym pueden resultar actividades parecidas a simple vista, pero lo cierto es que se trata de propuestas bastante distintas. La enumeración de las diferencias nos ayuda a comprender que las actividades pueden estar destinadas a públicos distintos, con diferentes objetivos.

1. Intensidad de las actividades

La primera diferencia importante de resaltar es que los ejercicios de aquafitness son mucho más intensos que los de aquagym. Por lo tanto, exigen no solo un mayor esfuerzo del practicante, sino que también suponen un mayor impacto para el cuerpo.

Por ello, para quienes buscan una actividad más relajante o no pueden realizar ejercicios de alto impacto, lo ideal es elegir el aquagym. Este consejo también es válido para las personas que quieren volver a ejercitarse tras experimentar muchos años de sedentarismo.

Por otro lado, el aquafitness suele suplir mejor las expectativas de los que esperan tonificarse y bajar de peso con una actividad divertida y de menor impacto que una aeróbica o musculación tradicional, por ejemplo.

El entrenamiento cardiovascular no es solo para experimentados, y el aquagym es una gran opción.

2. Empleo de complementos y accesorios

Si bien existen ciertas variaciones del aquagym, esta actividad se caracteriza por no utilizar complementos o accesorios en sus ejercicios. En las clases tradicionales de aquagym no se usan pesas externas para aumentar la complejidad de los ejercicios. Se utiliza solo la fuerza del propio cuerpo, y se trabaja también la flexibilidad.

En el caso de las clases de aquafitness, se suele emplear una amplia gama de complementos en el agua, como pelotas, tablas, pesas, flotadores, etc. Lógicamente, también se trabaja la resistencia y flexibilidad del cuerpo, pero agregando una ‘dificultad’ extra.

3. Complejidad de los ejercicios

Como era de esperarse, el uso de complementos y la intensidad de las repeticiones hace que los ejercicios de aquafitness sean más complejos.

Además del esfuerzo físico para lidiar con las pesas y tonificar los músculos, la actividad también requiere concentración y un considerable esfuerzo de sincronización de movimientos con accesorios.

Lógicamente, el aquagym también trabaja con movimientos sincronizados para perfeccionar la ejecución de los ejercicios. No obstante, al no incluir elementos externos al propio cuerpo, suele resultar algo más simple.

Ventajas de practicar aquafitness y aquagym

Estos son los beneficios derivados de la práctica de ambas actividades:

  • Mejorar la tonificación muscular: estas actividades acuáticas trabajan una gran cantidad de músculos, por lo que ayudan a tonificar el cuerpo y a eliminar la grasa acumulada. Una musculatura fortalecida ayuda a potenciar la resistencia física y a alcanzar una postura equilibrada.
  • Trabajar la flexibilidad: aquafitness y aquagym son ideales para mejorar la flexibilidad sin exigir demasiado de las articulaciones. Por ello, suelen ser recomendables para quienes han sufrido problemas articulares y ya no pueden realizar ejercicios de alto impacto.
  • Aumentar la capacidad respiratoria: aunque no sean tan intensas, aquafitness y aquagym proponen ejercicios aeróbicos que suponen un trabajo cardiorespiratorio. La práctica regular de estas actividades aumenta la capacidad respiratoria y ayudan a regular el ritmo cardíaco.
  • Combatir la celulitis: los ejercicios de aquagym, y en especial de aquafitness, son grandes aliados para tonificar la piel del cuerpo, por lo que reducen la celulitis.
Los beneficios del aquaerobic son muy importantes para las personas mayores, quienes notan cambios en el día a día para coordinar los movimientos.

¿Cómo elegir entre aquafitness y aquagym?

Conociendo mejor cada actividad, podemos afirmar que tanto aquafitness como aquagym son ejercicios completos, que benefician el cuerpo y la mente.

Como observamos, aquafitness es una actividad más intensa, que suele dar muy buenos resultados cuando se anhela la tonificación muscular. Para esta finalidad, se recomienda la realización de dos a tres sesiones por semana, contando siempre con el apto médico antes de empezar.

Por otro lado, el aquagym es la actividad ideal para quienes no pueden realizar ejercicios de alto impacto, principalmente por problemas articulares. Su realización de dos a tres veces por semana ayuda a mantener un peso equilibrado, aumenta la flexibilidad y resistencia física y promueve el mantenimiento de una mente activa.

En resumen, la elección entre aquafitness y aquagym dependerá de los resultados que esperamos al realizar la actividad, así como los límites impuestos por nuestro propio cuerpo. Evalúa tus necesidades y, según los objetivos que tengas, ¡anímate a practicar cualquiera de las dos!

  • Lara P. Ramírez. Emerson Ramírez Farto. José María Cancela Carral. Aquagym, una propuesta original. Extraído de: http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-fis/aquagym.pdf
  • Aquafitness. Extraído de: https://docplayer.es/14863283-Aquafitness-resumen-de-ejercicios.html