Cuáles son los beneficios de entrenar hapkido

Francisco María García 19 junio, 2018
Analizamos este arte marcial que engloba y combina las técnicas de otras como el judo o el aikido; por lo que parece es el deporte de moda para nuestros hijos

Aunque sus orígenes son muy antiguos, el hapkido ha cogido mucha popularidad en los últimos años. No solo como una técnica de defensa personal, sino también como un ejercicio completo para el cuerpo y la mente. A continuación, veremos mejor lo que es el hapkido y cuáles son sus beneficios a la salud.

¿Qué es el hapkido?

El hapkido no debe ser confundido con un deporte o con una clase funcional de gimnasia. Su objetivo no es ofrecer un cuerpo más musculado o proponer una competición por puntos. Se trata de un arte marcial que involucra una notable disciplina y valores éticos, para lograr una efectiva defensa personal.

Se origina en Corea, a mediados de 1948, y tiene como fundador a Choi Young Sul.  Su objetivo ha sido generar una ciencia aplicada que pudiera ser transmitida como una disciplina real de auto-defensa. De esta manera, todas las técnicas y estilos de ataque empleados se dirigen a lograr la supervivencia del practicante.

Campeonato de Hapkido.

Para ello, el hapkido enfoca sus  métodos en el manejo efectivo de puntos de presión y articulaciones. Combinando movimientos defensivos y ofensivos, el individuo debe ser capaz de inhabilitar el atacante rápida y eficazmente. Y cada posible lesión es programada y ensayada para garantizar que el individuo pueda defenderse de forma segura.

En su método educativo, el hapkido combina estratégicamente diversos principios de otras artes marciales seculares. Entre ellas, encontramos el Kárate, el Judo, el Aikido, el Kung Fu y el Tae Kwon Do. También toma algunas técnicas de manejo de armas del Kumdo y del Ninjutsu.

El equilibrio cuerpomente: la base del hapkido

La ejecución de sus métodos puede provocar lesiones serias y, en casos extremos, tener consecuencias para la salud del atacante. Por ello, su práctica no debe ser encarada como un método de control de peso o tonificación de músculos. Recuerda que se trata de un arte marcial y no de un deporte.

El objetivo de sus técnicas es anular el ataque y controlar al agresor de forma eficaz para garantizar la supervivencia. En todo momento, se trata de evitar lesiones innecesarias o incentivar conductas agresivas.

El aprendiz del hapkido deberá trabajar su autoconfianza y su autocontrol para emplear los métodos de forma responsable, segura y profesional. Caso contrario, la práctica se vuelve peligrosa para él y todos en su entorno.

Por ello, la mente del alumno debe estar en buen estado, igual que su cuerpo. Las enseñanzas de la disciplina deben ser comprendidas y asimiladas antes de ser empleadas. De esta forma, las capacidades cognitivas, emocionales y sociales deben estar en sincronía perfecta con la fortaleza física.

Beneficios de la práctica de Hapkido

Como todo arte marcial, el hapkido incluye no solo una intensa preparación física, sino también un trabajo de equilibrio entre mente y cuerpo. El conocimiento sobre las diferentes técnicas de defensa personal implica una enorme responsabilidad y el cuidado de valores éticos esenciales.

Por esta razón, la práctica de hapkido suele resultar muy positiva para los niños mayores de 12 años y adolescentes. El trabajo físico impacta positivamente en su crecimiento, contribuyendo para fortalecer sus músculos y mejorar su flexibilidad. También propicia el autoconocimiento sobre cada parte de su cuerpo.

Pero el mayor beneficio está en la enseñanza de principios de conducta y de concentración propuestos por la disciplina. Al practicar hapkido u otra arte marcial, los jóvenes entran en contacto y pueden ver el valor práctico de muchas bases éticas.

Qué es el hapkido.

Los alumnos de esta disciplina comprenden la necesidad del autocontrol para la convivencia en sociedad  y encuentran la oportunidad de mejorar su autoestima y autoconfianza. Un aspecto fundamental para evitar las inseguridades típicas de la adolescencia.

Estas artes marciales como el hapkido enseñan a los niños, jóvenes y adultos a canalizar positivamente su energía. En tiempos de prisa y niveles de estrés crecientes, ello resulta  crucial para prevenir problemas de comportamiento y síntomas de ansiedad, miedo o estrés.

Por otro lado, personas de todas las edades pueden (re)descubrir la importancia del trabajo en equipo y de la perseverancia en el hapkido. La ejecución con perfección de cada técnica y movimiento requiere dedicación, estudio y, sobre todo, humildad para seguir mejorando y aprender constantemente. Una gran enseñanza para los jóvenes.

Te puede gustar