Trampolín: ejercicio y diversión asegurada

Este artículo fue redactado y avalado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
26 abril, 2019
Saltar en un trampolín no es algo que solo puedan hacer los niños. Por eso, se ha creado una disciplina conocida como super jump o mini tramp, con la que podrás divertirte y entrenar.

Realizar actividad física puede ser más que divertido si elegimos una disciplina que vaya acompañada con música y saltos. El trampolín, también conocido como mini tramp o power jump, es una excelente opción. En este artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre esta modalidad.

Hacer ejercicio con un trampolín

Seguramente cuando eras pequeño te encantaba la idea de saltar en la cama, en el sofá o en un trampolín en el parque. De adultos, muchas veces nos privamos de esas experiencias y nos perdemos toda la diversión.

La buena noticia es que puedes disfrutar de una clase muy divertida saltando en un trampolín, al compás de la música y quemando muchas calorías.

El mini tramp o power jump es una disciplina de cardio que alterna diferentes intensidades (leve, moderado y alto) durante unos 50 minutos. La cama elástica o trampolín es individual y cada uno puede saltar a su propio ritmo y según sus capacidades.

Se puede practicar trampolín en los gimnasios, con un instructor capacitado, o incluso en casa, si compramos el material necesario y miramos vídeos en YouTube de un profesor. Desde luego, siempre trabajar con un profesional es lo mejor.

La clase consiste en saltar y mover el cuerpo siguiendo el ritmo de la música. Cada sesión incluye aproximadamente diez temas. La intensidad del empuje contra el mini tramp y la velocidad de los movimientos tendrán relación con el gasto calórico y el trabajo cardiovascular.

Con el minitrampolín trabajamos principalmente el tren inferior (glúteos, cuádriceps, abductores, etc), pero también se incluyen en la clase algunos ejercicios de abdominales y flexiones de brazos para mejorar el tren superior.

Igualmente, lo ideal es compensar con ejercicios en la sala de musculación u otras disciplinas de cardio basadas en brazos, como por ejemplo boxeo recreativo.

Ejercicios con trampolín.

Beneficios de practicar trampolín

Esta actividad que no tiene impacto (debido a que el trampolín absorbe los saltos) se puede realizar desde los 14 años. Solo está contraindicada para mujeres embarazadas y aquellos que tengan problemas de estabilidad en las articulaciones de cadera, rodillas o tobillos. Algunos de sus beneficios son:

1. Mejora la postura

Si bien el trabajo principal del trampolín lo realizan las piernas, con el objetivo de no perder el equilibrio, el cuerpo debe ‘compensar’ el peso. Para ello, la espalda y los brazos cumplen un rol preponderante. Lo mejor de todo es que la postura no solo se mantiene durante la clase, sino también en cualquier otra actividad que realicemos.

2. Permite bajar de peso

Al tratarse de una actividad de cardio muy intensa, es una excelente opción para adelgazar y quemar grasas. Saltar en un minitrampolín nos puede ayudar si no podemos bajar algunos kilos. Para lograr resultados, tenemos que acompañar el ejercicio con una dieta equilibrada.

3. Tonifica los músculos con el trampolín

Principalmente, este ejercicio sirve para tonificar las piernas y los glúteos, debido a que el trampolín ejerce presión sobre estas zonas. Sin embargo, como además requiere de movimientos de brazos e incluye abdominales antes de terminar la clase, también los puede marcar.

4. Refuerza el sistema cardiovascular

Tanto el corazón como los pulmones y hasta los vasos sanguíneos se ven favorecidos por este ejercicio de cardio. Sin darte cuenta, estarás mejorando tus sistemas circulatorio y respiratorio y aumentando la resistencia pulmonar y la circulación de la sangre hacia los demás órganos.

El trampolín supone un ejercicio fantástico para el tren inferior.

5. Elimina el estrés

Si buscas un ejercicio para dejar de lado los problemas de la jornada, el trampolín es ideal para ti. Para empezar, saltar encima de una cama elástica es algo sumamente divertido; si a eso le sumamos la música y la energía del instructor, nada puede salir mal.

Hay muchos más beneficios vinculados a la práctica de ejercicio en el minitrampolín, como por ejemplo mejorar el equilibrio, fortalecer el sistema inmunitario, estimular el metabolismo, divertirnos, hacer nuevas amistades, reducir los niveles de colesterol en sangre y respirar profundamente.

Por lo que puedes ver, el mini tramp es una actividad más que aconsejable, ya sea que quieras bajar de peso como si buscas un ejercicio entretenido, que no te lleve a abandonar el gimnasio enseguida.

Finalmente, recuerda que para entrenar en cama elástica debes usar siempre calzado deportivo, ingerir alimentos media hora antes de la clase y usar ropa al cuerpo, para evitar que se enganche en los resortes. En lo posible, realiza super jump tres veces a la semana para ver resultados.

  • Escolar Castellón, J. L., Pérez Romero de la Cruz, C., & Corrales Márquez, R. (2010). Actividad física y enfermedad. Anales de Medicina Interna. https://doi.org/10.4321/s0212-71992003000800010
  • Luis Arturo Gómez-Landero; Mercedes Vernetta; Jesús López-Bedoya. 2013. Perfil motor del trampolín gimnástico. Revisión taxonómica y nuevas propuestas de clasificación. International Journal of Sport Science. https://www.redalyc.org/html/710/71025585006/