5 consejos para después de correr

Fernando Clementin · 16 mayo, 2018
Tanto los resultados de tu entrenamiento como del proceso de recuperación de tus músculos, se verán beneficiados si adoptas algunos hábitos para después de correr

Como todas las disciplinas deportivas, el running está repleto de ‘secretos’ y recomendaciones que resultan básicas para los más avezados, pero que otros no conocen. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para después de correr que te ayudarán a progresar en este deporte tan exigente y maravilloso.

5 consejos para después de correr

1. Estira apropiadamente

Es la regla de oro para todo deportista: luego de exigir los músculos, estirar. Estos ejercicios ayudarán a que tus músculos recuperen su forma original de manera paulatina; además, podrás prevenir lesiones con una buena sesión de estiramiento post entreno.

Además de hacerlo ni bien termines de entrenar, también puedes estirar varias horas después e incluso en los días de descanso. De esta manera, eliminarás el ácido láctico acumulado y demás residuos que se acumulan en el cuerpo.

2. Caminar

De ninguna manera debes detenerte bruscamente y dejarte caer al piso para descansar. Cuando alcances el final del recorrido, continúa caminando a paso moderado. Este sencillo consejo te permitirá restablecer tu respiración normal y también contruibuirá a tu circulación sanguínea.

Chica con auriculares con música para hacer running.

3. Hidratarte

Correr produce un esfuerzo físico muy grande para tus músculos. Estos, para conseguir la energía necesaria y poder funcionar, consumen muchos nutrientes de tu cuerpo.

Por supuesto, aquí se incluye el agua, fundamental para la regulación de la temperatura corporal. Por lo tanto, es sumamente necesario que compensemos esta pérdida luego del entrenamiento o carrera. Además del agua, las bebidas deportivas pueden servirte para reponer las sales minerales expulsadas.

4. Aplicar frío

Muchos atletas profesionales recurren a baños helados luego de la práctica deportiva. El motivo es que es el método más eficiente para acelerar el proceso de recuperación y para calmar las contracturas.

Como estos consejos para después de correr apuntan a deportistas amateur, la recomendación aquí es que te duches con agua fría unos minutos luego de la actividad física. Luego, abre el grifo de agua caliente para recuperar la temperatura y la normal circulación sanguínea. Por otro lado, si sientes dolor en algún músculo, aplica hielo para calmarlo.

5. Usar medias compresivas

Este es un consejo muy útil para aquellas personas con problemas de circulación en sus pies. El uso de este tipo de medias luego del ejercicio ayuda a que la sangre recorra adecuadamente estas partes. Asimismo, dormir con las piernas levemente elevadas con respecto al resto del cuerpo puede ayudar con este propósito.

Tips extra

Además de lo recomendado, hay algunas otras consideraciones que agregar. Por ejemplo, ratificar la importancia del calentamiento previo a toda actividad física. Por supuesto, correr no es la excepción, tanto para entrenar como en competencia.

Por otro lado, es de vital relevancia descansar bien antes y después del ejercicio. En este momento es cuando los músculos reponen fuerzas y se preparan para nuevos esfuerzos, además de aumentar su capacidad en cuanto a fuerza y resistencia.

Qué no hacer después de correr

Así como apuntamos algunas acciones para después del ejercicio, también es necesario que nos detengamos en algunos errores comunes. Si has hecho running, es mejor que evites lo siguiente:

1. Ni quedarse tirado ni sobreexigirse

Un gran error que cometen muchas personas es quedarse en el sofá todo el día luego de una sesión de entrenamiento. En realidad, esto es contraproducente para el descanso: es preferible optar por actividades ligeras que mantengan los músculos activos y la sangre circulando.

Por otro lado, tampoco te dediques a actividades muy demandantes. No es momento de mover cosas pesadas ni de hacer esfuerzos físicos; tus músculos agotados podrían verse perjudicados.

2. No alimentarte adecuadamente

Tras un ejercicio físico como correr, debemos brindarle al cuerpo lo que necesita para su recuperación. En este sentido, son muy importantes las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas saludables.

Lo ideal es que aguardes al menos 45 minutos para comer algo después de correr. Las barras de cereal, las pastas y el pan integral son grandes opciones para incorporar carbohidratos, mientras que las frutas, verduras y lácteos te servirán para ingerir proteínas.

3. Quedarte con la misma ropa

La ropa húmeda favorece la proliferación de bacterias. En cambio, tener prendas secas favorece la circulación y, como consecuencia, también la recuperación muscular.

En última instancia, es preciso apuntar que algunos trucos funcionan mejor para algunas personas que para otros. No obstante, se trata de recomendaciones generales que nadie debería pasar por alto para exigir al cuerpo y cuidar la salud en el proceso.

Ahora que ya estás al tanto de estos consejos para después de correr, ¡cálzate las zapatillas y cumple con los kilómetros que te propongas!