¿Cuándo pueden los niños empezar a correr?

Este artículo fue redactado y avalado por Yamila Papa Pintor
· 28 febrero, 2019
Muchos niños ven a sus padres haciendo deporte y buscan seguir su camino desde muy pequeños. ¿Cuándo es aconsejable que se inicien en el running?

La ‘fiebre por el running’ no solo está presente entre los adultos. Cada vez son más los padres que consultan con el pediatra en qué momento pueden los niños empezar a correr. En el siguiente artículo, trataremos esta cuestión en busca de una respuesta.

¿Pueden los niños empezar a correr?

No hay dudas de que los niños copian lo que hacen los mayores, sobre todo sus padres. Por ello, si los adultos en casa son deportistas, es probable que los hijos también lo sean… y desde edades muy tempranas.

Quizás desde que se ha percatado de que su padre o madre sale a correr al parque, quiera acompañarle. Y es importante que los adultos estén preparados para introducir al niño en esta actividad (como en cualquier otra).

Cómo afrontar una tarde de running con un niño

Correr para un pequeño ha de ser un juego, no una presión ni un motivo para sentirse valorado. Es más sencillo que pueda empezar a correr si no lo obligamos o si dejamos que lo haga a su manera que si le insistimos o le compramos la ropa y calzado antes de que haya expresado interés.

Si decidimos salir a correr con nuestros hijos, como primera medida debemos saber que ellos no irán a nuestro ritmo. Seremos nosotros los que debemos esperarlos y reducir la velocidad. No hay que tomarlo como una sesión de entrenamiento, sino como una diversión. Después sí, será posible hacer running solos y según nuestras habilidades.

Es bueno que los infantes reciban una devolución positiva por parte de sus padres, quienes tendrán que comprender que no son ‘adultos en envase pequeño’, sino que cuentan con características especiales a tener en cuenta.

Si decidimos salir a correr con nuestros hijos, como primera medida debemos saber que ellos no irán a nuestro ritmo.

Los padres han de ser sensatos y responsables en todo momento para que el niño que quiera empezar a correr no se sienta presionado ni en la obligación de seguir los pasos de los adultos.

Entre los beneficios del running para niños, podemos destacar que fortalece los huesos, mejora el control de la glucosa, evita la obesidad infantil, reduce la hiperactividad y estimula el ritmo cardíaco y respiratorio. A su vez, tendrá más agilidad, coordinación y equilibrio y podrá mejorar la gestión de sus emociones.

¿Cuándo pueden los niños empezar a correr?

Los pequeños pueden correr, pero no como una actividad profesional, y siempre teniendo en cuenta sus habilidades y edad. Es importante que el ejercicio no interfiera en su desarrollo o crecimiento natural.

Para tener en cuenta, los niños menores de cinco años no deben realizar ningún tipo de entrenamiento específico, esto incluye al running. El motivo es que, hasta ese momento, su cuerpo no está lo suficientemente maduro.

Si bien estos niños son más flexibles, serán más propensos a sufrir lesiones. Además, aún no está preparados mentalmente como para seguir ciertas instrucciones sobre los movimientos correctos.

Entonces, a partir de los cinco años los pediatras indican que los niños ya tienen la capacidad para empezar a correr a nivel cognitivo y físico. Pero atención, porque aún son muy pequeños como para que entrenen.

Jugar como estímulo para la actividad física

Si queremos que nuestro hijo sea un excelente corredor a futuro, lo mejor que podemos hacer en esta etapa es introducir el running en los típicos juegos en casa o en el parque. El objetivo no es que aprenda las técnicas, sino que pueda trabajar las piernas y la capacidad de resistencia sin darse cuenta. ¡La mejor manera es aprender jugando!

Una vez que el niño ha cumplido los ocho años, es probable que empiece a correr de forma más ‘alocada’, ya que en ese momento tiene total comprensión de su cuerpo y del espacio que lo rodea. Es bueno saber que, a esa edad, no tiene todavía la capacidad para medir sus fuerzas y quizás se canse por esforzarse demasiado.

El running para niños es una actividad excelente por muchos motivos.

Una excelente manera de introducirlo en el mundo del running en esta etapa es saliendo a correr con mamá o papá, siempre pensando en sus capacidades.

Es a partir de los 12 años cuando se aconseja que un preadolescente empiece a correr, ya que se ha desarrollado lo suficiente incluso como para apuntarse en una carrera de 2 o 5 kilómetros por la ciudad (aún en otras superficies no es recomendable).

Como padres, es muy importante mantener nuestras expectativas ajenas a la actividad deportiva de los hijos. Esto no significa no apoyarlo ni acompañarlo, pero sí evitar ciertos comentarios o presiones que puedan evitar que el niño realmente disfrute de lo que está haciendo.

Si nos damos cuenta de que ha nacido para ser runner, entonces es después de los 12 años cuando puede empezar a correr de forma profesional.

  • Martínez-Vizcaíno, V., & Sánchez-López, M. (2008). Relación entre actividad física y condición física en niños y adolescentes. Revista Española de Cardiología. https://doi.org/10.1157/13116196