Estos son los 7 mejores beneficios de correr en la playa

Yamila Papa Pintor · 29 junio, 2018
No es necesario que sea verano para aprovechar los beneficios de correr en la playa, de hecho, durante el resto de los meses del año la menor afluencia de personas nos hará más fácil poder practicar deporte en ella

Quizás durante todo el año estás acostumbrado a hacer ejercicio y no sabes cómo continuar el entrenamiento durante las vacaciones. O tal vez es todo lo contrario… ¡Quieres aprovechar el estar fuera de la ciudad para un poco de movimiento! En este artículo te contaremos cuáles son los principales beneficios de correr en la playa.

¿Por qué correr en la playa?

En verano podemos hacer muchos ejercicios al aire libre, y la llegada de las vacaciones no son una excusa para abandonar el entrenamiento. Incluso pueden ser el momento perfecto para comenzar una rutina que luego se extenderá todo el año.

Correr en la playa es un placer difícil de explicar con palabras… ¡Hay que experimentarlo por nosotros mismos! Estar en contacto con la brisa, el olor del mar, el sonido de las olas, el sol y la arena sin duda recarga nuestras energías. Son muchos los beneficios de esta práctica, entre ellas:

1. Eliminas el estrés

Ya el hecho de alejarnos de la ciudad y de las obligaciones es relajante para nuestros nervios. Si últimamente sufres de mucho estrés por tu trabajo o problemas cotidianos, te recomendamos que corras en la playa.

Ventajas y desventajas de correr descalzo.

No hay nada más bonito que hacer ejercicio en pleno contacto con la naturaleza. Puedes entrenar bien temprano en la mañana para tener toda la playa para ti y evitar las quemaduras provocadas por el sol. Además, esto te dará energía para toda la jornada y tendrás tiempo para hacer decenas de actividades.

2. Mejoras en la respiración

Cuando haces ejercicio el cuerpo necesita una buena cantidad de oxígeno. En el caso de estar en la playa, podrás respirar uno de los aires más puros que puedas imaginar. Las condiciones de humedad, presión y temperatura que hay en la costa son superiores a las que se encuentran en la ciudad. De esta manera, al correr en la playa sentirás que tienes más fuerza, energía y resistencia.

3. Quemas muchas calorías

A diferencia de lo que sucede cuando corremos en pistas o en otra superficie plana, en la playa tenemos un obstáculo más: la arena, que por supuesto no es lisa ni siquiera cerca del agua.

Esto hace que el esfuerzo que realicemos sea mayor y por ende, que quememos más calorías. Además, a esto debemos sumarle el hecho de que el calor y la humedad del verano hacen que sudemos más. ¡No olvides hidratarte antes, durante y después de ejercicio!

4. Cicatrizas heridas

Uno de los efectos de correr en la playa sin calzado es que podemos desinfectar heridas típicas que aparecen en los pies si somos aficionados al running. Siempre y cuando tengamos cuidado de limpiar bien la zona para que no quede arena, el agua de mar es un excelente cicatrizante natural.

Aunque no estés acostumbrado, trata de hacer ejercicio descalzo; notarás la diferencia al instante.

5. Es perfecto como rehabilitación

Correr sobre la arena tiene efectos muy buenos también en caso de haber sufrido alguna lesión, como por ejemplo la tan conocida entre los runners: fascitis plantar. Y además, si una parte del entrenamiento lo realizamos dentro del agua, podremos disfrutar de sus beneficios para rodillas, tobillos, cuádriceps, etc.

Correr por la playa.

6. Cuidas tus articulaciones

El impacto en la arena es mucho menor que en el asfalto. Por eso, se recomienda a aquellas personas con problemas articulares correr en la playa todas las mañanas o tardes. Podrán realizar ejercicio sin sufrir dolores al terminar la jornada.

7. Potenciarás el equilibrio y la estabilidad

Nuevamente tenemos que nombrar el tipo de superficie, ya que en este caso, lo irregular de la arena nos da un apoyo desigual que puede ser muy beneficioso. Tendrás mayor equilibrio y resistencia en cada pisada. Luego, correr en otro lugar como por ejemplo un parque de la ciudad, te será más sencillo.