Así juega Sergio Llull

Alvaro · 31 octubre, 2018
Se trata de uno de los jugadores más emblemáticos de los últimos tiempos, tanto para la selección española como para su club, el Real Madrid, dónde se ha convertido en un auténtico ídolo

Mucho tiempo ha pasado desde que un joven Sergio Llull de 19 años fichara por el Real Madrid de cara a los playoffs de 2007, proveniente de Mahón previo paso por Manresa.

Desde entonces, hemos podido asistir a la evolución del base español y observado un evidente cambio físico.

En base a esto, vamos a intentar analizar el juego del 23 madridista fijándonos en sus puntos fuertes y debilidades.

Fichaje por el Real Madrid

Durante su primera temporada -desde mayo de 2007 hasta que se alza con el título de campeón de la Liga ACB- su participación es prácticamente testimonial.

Sergio Llull.

No es para menos, teniendo en cuenta que se trata de un U20 jugando en uno de los mejores equipos de Europa.

La temporada siguiente, todavía con Joan Plaza en el banquillo sigue sin ser el jugador al que nos tiene acostumbrados, tirando del carro para sacar los partidos adelante, actuando como escudero de jugadores como Felipe Reyes o Louis Bullock.

La ‘Etapa Messina’

No es hasta la temporada 2009/2010, ya con Ettore Messina a los mandos, cuando empieza a ser clave en los esquemas y a ganarse el cariño de la hinchada madridista, el cual todavía hoy conserva.

En sus inicios se podía ver como era un jugador enérgico, sacrificado y muy inteligente, pero con un deficiente tiro de larga distancia y poco fiable desde la línea de personal.

Esta falta de acierto desde posiciones lejanas al aro son inaceptables si lo que se quiere es ser un jugador dominante en Europa.

Como hemos dicho, durante estos primeros años de carrera ya dejaba detalles de ser un jugador sacrificado y muy inteligente; unas cualidades cualidades que ayudaban a intuir que podría convertirse en el jugador que es hoy.

A pesar de todas estas virtudes, sus malos porcentajes de tiro, tanto de larga distancia como personal (72% en 2010) le privaban de ser ese jugador decisivo que todo equipo grande necesita si se quiere aspirar a ganarlo todo.

No cabe duda  que Sergio Llull supo darse cuenta de sus errores y trabajar en ellos, mejorando sus porcentajes de tiros libres y ampliando poco a poco su radio de acción. No en vano, comienza actuando en la posición de escolta mientras que ahora es impensable imaginarlo fuera de la zona de playmaker.

A la mejora en sus puntos débiles le acompaña un innegable progreso en lo que ya era bueno: su energía, su espíritu de lucha y su físico.

La llegada de Pablo Laso: los éxitos

Ya en la temporada 2011/2012 llega Pablo Laso al banquillo del Real Madrid junto con un estilo de juego alegre basado en el contraataque.

Pablo Laso y Sergio Llull.

Este baloncesto ofensivo y de transición le viene como anillo al dedo a nuestro base menorquín, quién ve como su baloncesto enérgico, incansable -y a veces un poco alocado- es efectivo si se combina correctamente con una fuerte defensa que permita correr la pista.

Durante esta temporada se empieza a ver como los compañeros buscan a Sergio a la hora de jugarse los balones decisivos en los partidos, los finales de posesión y las jugadas 1 vs 1.

Aunque todavía debía soportar decepciones antes de convertirse en el jugador TOP que es hoy en día -como el huertazo en el primer partido de la Final ACB 11/12 o perder dos finales consecutivas de Euroliga en los años 2013 y 2014-.

Sin duda, tras el póker histórico del Real Madrid en la temporada 2014/2015 el base de Mahón se llenó de confianza que le hizo acostumbrarnos a esas canastas imposibles, a penetraciones que otros jugadores le darían miedo, a triples imposibles y a canastas sobre la bocina que levantan a todo un pabellón.

Su papel en la selección

Con la selección española su historia es bien diferente, después de pasar por todas las categorías inferiores, Sergio Llull es seleccionado como invitado para preparar el Eurobasket del año 2009, aunque finalmente es convocado debido a la lesión de Berni Rodríguez.

Desde entonces, se ha convertido en un fijo en las convocatorias de Sergio Scariolo llegando a significar incluso una baja muy importante, como ocurrió este verano al perderse el Campeonato europeo.

No obstante, si bien desde su primer campeonato ha ido aumentando su protagonismo y responsabilidades, no creo que sea necesario decir que su peso en el equipo es distinto.

Mientras en el Madrid está obligado a llevar la batuta y a tirar del carro junto con el resto de sus compañeros la mayoría de los partidos, en la selección juega más liberado con el único objetivo de sumar para el grupo y ayudar a ese extraterrestre llamado Pau Gasol a seguir dando alegrías a nuestro país.

Para debate

Es posible que -con el permiso de Luka Doncic- estemos hablando se mejor jugador de Europa, sin duda uno de esos jugadores que marcan la diferencia y que siempre suman, necesarios en todo equipo que aspire a ganar todos los títulos como es el Real Madrid.

A toro pasado es muy fácil decirlo, pero el Madrid acertó de pleno al ficharlo con tan sólo 19 años y buena prueba de ello son todas las alegrías que ha dado a la afición… y las que todavía quedan.