Arjen Robben, una estrella de cristal

Fernando Clementin · 7 febrero, 2018
Arjen Robben es un caso extraño en el fútbol actual, en el que los extremos han perdido su función originaria, mientras el holandes sigue siendo un jugador pegado a la banda con una habilidad especial para buscar la porteria rival de disparo cruzado

Si pensamos en desequilibrio individual, es inevitable que el nombre de Arjen Robben se nos venga a la cabeza. Desde el extremo derecho, el holandés se ha encargado de destrozar defensas a puro dribling y a una velocidad supersónica.

Arjen Robben hizo sus primeros pasos como profesional en el Groningen, de la primera división holandesa, en el año 2000. Sus buenas actuaciones y su prometedor futuro hicieron que el PSV Eindhoven posara sus ojos en él y se lo llevara en 2002.

Allí, hizo una excelente dupla ofensiva con el delantero serbio Mateja Kezman; los fanáticos los llamaban “Batman y Robben”. Dos años después pasó a Chelsea, club en el que ganó seis títulos nacionales. 

Su próximo paso fue al Real Madrid, en 2007 y por 36 millones de euros. Las lesiones le jugaron en contra en esos dos años, por lo que en 2009 emigró al Bayern Múnich en busca de más minutos. Además de conseguirlos, logró el estrellato mundial y una vasta cantidad de títulos con el club bávaro.

Ganó 25 títulos de clubes, dos internacionales: la Champions League 2012-2013 y el Mundial de Clubes de ese mismo año. En la recordada final europea ante el Borussia Dortmund en Wembley, Robben tuvo un papel fundamental: marcó el 2-1 definitivo en el minuto 89 para que equipo ganara su quinto título continental.

Arjen Robben.
El holandes fue uno de los damnificados por el cambio de ciclo en el Real Madrid, por lo que acabaría militando en el Bayern de Munich.

Características de Arjen Robben

Como señalamos previamente, Robben es uno de los jugadores más desequilibrantes del fútbol mundial. De hecho, podría decirse que es un extremo de los de antes, un prototipo de jugador que hoy no abunda.

Parado siempre sobre la derecha, sus carreras mortales hacia el centro se complementan a la perfección con su potente zurda.

En resumen, las cualidades más destacadas de Arjen Robben son:

  • Habilidad: no tiene absolutamente nada que envidiar a jugadores como Neymar, Hazard o Messi. Robben es capaz de desarmar a la más sólida defensa con sus arranques. Su impredecibilidad lo hace blanco de muchas faltas; y si no se las cometen, las simula con gran talento.
  • Definición: aunque juega relativamente lejos del arco rival, Robben posee una buena media goleadora: 0,36 entre clubes y selección. Su pegada es potente y precisa. Además, es muy efectivo para definir ante los porteros.
  • Velocidad: indudablemente, su virtud más notoria. Cuando Robben lanza el balón hacia adelante y se pone a correr, olvídenlo: es imposible detenerlo. Si no lo creen, pueden preguntarle a Piqué y a Iker Casillas cómo lo sufrieron en la goleada histórica en Brasil 2014.

Momentos difíciles

A pesar de ser un jugador rotundamente exitoso, incluso aunque no haya logrado títulos con su selección, Robben es criticado por dos fallas en momentos cruciales de su carrera.

La primera ocurrió en Munich, precisamente en el estadio del Bayern. En la final de Champions League de 2012 ante Chelsea, el holandés falló un penal en el tiempo extra que le hubiese dado la ventaja a su conjunto. Luego, en la tanda de penaltis, convirtió el suyo; pero su equipo cayó de todos modos.

 

En Brasil 2014 llegó la más dolorosa de las dos. En el minuto 61 de la final contra España, con el partido igualado sin goles, Robben quedó mano a mano contra Iker Casillas. Pese a su buena definición al palo derecho, el portero sacó un manotazo salvador que impidió el festejo holandés y posibilitó que Iniesta, en el suplementario, marcara el gol que le dio a España su primera Copa del Mundo.

Dicen que en el fútbol, así como en todos los deportes y en la vida misma, son más los momentos de pesar que los de goce del éxito. Esto se puede discutir, pero algo es seguro: Arjen Robben jamás olvidará estas dos jugadas.

Protagonista en mundiales

No obstante, la carrera de este atacante permite largamente mirar el vaso medio lleno. Robben no solo ha sido figura y campeón con algunos de los equipos más importantes del fútbol europeo, sino que también ha tenido muy buenas actuaciones con su selección.

En Sudáfrica 2010, la selección naranja llegó a la final, en la que cayó con España. El subcampeonato no era de ninguna manera un premio consuelo para una selección que desde 1998 no figuraba entre los primeros cuatro puestos de una cita máxima.

Cuatro años más tarde, el equipo dirigido por Louis Van Gaal repetiría su buena actuación. Tras caer en semifinales en la tanda de penaltis contra la Argentina de Leo Messi, el conjunto de Arjen Robben y Robin Van Persie se dio el gusto de relegar al local, Brasil, a la cuarta ubicación con un contundente 3-0.

Arjen Robben.
Una de sus principales características es el disparo con rosca de media distancia a la escuadra más lejana.

Lamentablemente para él y sus compatriotas, no tendrá revancha en Rusia. Holanda no clasificó al mundial y no podrá ratificar su buena racha en esta década.

Con sus logros y errores, Robben será recordado para siempre por sus endiabladas jugadas por la banda derecha. Fabricante de penales, corredor imparable y fantasista del ataque, todavía le quedan kilómetros de magia en su tanque de combustible.