Casos de amaño de partidos

Francisco María García · 27 enero, 2020
Desde siempre se ha hablado de partidos de fútbol amañados, comprados, con jugadores que han recibido dinero y árbitros sobornados para beneficiar a un equipo, entre otras cosas. ¿Cómo son los casos más conocidos de amaño de partidos?

Cada día son conocidos más casos de amaño de partidos en diversos deportes. Apuestas ilegales, sobornos e incluso la necesidad de resultados son los móviles del fraude deportivo. Lo que solo parecía posible en el boxeo, hoy se entiende que es una realidad también en las disciplinas de equipos.

El caso más reciente en España es el del Osasuna, equipo que habría pagado en dos temporadas a algunos rivales para ganar partidos. En la actualidad, existe un juicio abierto a 11 personas por su participación en esos sobornos. No obstante, este no es ni el único caso, ni el fútbol el único deporte en el que ocurren.

El estruendoso caso del Osasuna

Ángel Vizcay, exgerente del Osasuna, ha reconocido en pleno juicio la realización de pagos por amaño de partidos. Los sobornos se hicieron en las temporadas 2012 – 2013 y 2013 – 2014. Al menos tres jugadores del Betis fuero acusados por realizar los acuerdos ilícitos. Los otros dos clubes implicados serían el Valladolid y el Getafe.

En aquel entonces, el Osasuna corría peligro de perder la máxima categoría debido a los malos resultados. En el partido contra el Getafe, se habría llegado a pagar hasta 400.000 euros. A pesar de esto, el equipo terminó descendiendo a la Segunda División en el año 2014.

En este caso, son enjuiciados directivos y jugadores, pero el fraude deportivo puede ser cometido por otras figuras deportivas. Existen múltiples ejemplos, y cada año se desenmascara un nuevo escándalo.

Otros casos de amaño de partidos en el fútbol

A finales del 2019, se procesó a una persona por amañar partidos del Frosinone Calcio, de la Serie A de Italia. En España, también estuvo implicado el Huesca por amañar un enfrentamiento entre el Reus y el Valladolid en el 2017. Ambos casos entran en lo que se conoció como la trama Oikos.

Durante el 2019, también se conoció la supuesta compra de un partido Levante-Zaragoza disputado en la temporada 2010-2011. Este fue el primer juicio penal celebrado en España por amaño deportivo; también fue investigado el partido Valladolid-Valencia.

Los máximos goleadores del fútbol se caracterizan por su eficacia frente al arco.

El Ministerio Público pedía cárcel para la totalidad de ambas plantillas que participaron en el supuesto delito. Al final, los 42 jugadores acusados quedaron en libertad.

Muchos consideran que el caso ‘Totonero’ de 1980 fue el primero de los escándalos más emblemáticos por amaños. En aquel momento, el futbolista estrella Paolo Rossi fue acusado de pactar resultados de su equipo, el Perugia, y apostar. Como consecuencia, solo se castigó al jugador con dos años de suspensión de la práctica profesional.

Compra de resultados en otros deportes

En la NBA destaca el caso del ex árbitro Tim Donaghy, quien habría favorecido a una red de apostadores entre el 2006 y 2007. Fue procesado por ayudar a equipos que atraían una mayor cantidad de dinero en apuestas. Se estima que el exconvicto amañó al menos 23 partidos oficiales mediante la concesión de faltas.

En el rugby también se han suscitado situaciones polémicas, y esto ha generado algunas respuestas institucionales. Por ejemplo, en el año 2018, la Rugby Football Union y la Sports Betting Integrity (ESSA), firmaron un acuerdo para combatir este tipo de situaciones. En el año 2012, esta última entidad denunció más de 20 posibles partidos fraudulentos.

Las apuestas en los casos de amaño de partidos

Los apostadores suelen realizar sus apuestas en cualquier competición deportiva que se aproxime. De hecho, todas las disciplinas son vulnerables a casos de amaño de partidos por apuestas. Esto ocurre en todo el mundo, y la cantidad de dinero movilizada diariamente es muy grande.

Principio de legalidad en el fútbol: dinero pisado con botines.

Muchas redes de corrupción en el deporte se enfocan en un partido en particular. Un solo partido puede plantear múltiples escenarios y motivos para las apuestas. Adivinar quién anota el primer gol o el primer jugador en ser amonestado puede ser motivo de apuesta y generar importantes beneficios económicos.

El objetivo de las redes de apuestas es poder controlar lo que ocurrirá en un partido mediante el soborno. Para ello, buscan la participación de jugadores o árbitros, con la intención de que ellos aseguren determinados resultados. De esta manera, se sabe lo que ocurrirá y cómo ganar el dinero de quienes apuestan.

Por lo general, se paga una parte del dinero a los encargados de modificar el resultado del encuentro. Una vez que estos ‘se dejan ganar’, se les paga la otra mitad acordada.

Para finalizar, siempre hay que recordar que la participación en este tipo de actividad ilícita genera consecuencias penales y deportivas.

  • Luis Torres Montero. La regulación del amaño de partidos a nivel estatal y europeo. Iusport. Extraído de: http://www.iusport.es/opinion/LUIS-TORRES-match-fixing-OCT-2014.pdf
  • El País, 2019. El amaño de partidos llega a primera división. Extraído de: https://elpais.com/deportes/2019/05/28/actualidad/1559029069_028818.html