Buenas prácticas en la gestión de entidades deportivas

Francisco María García · 16 septiembre, 2019
En la gestión de las entidades deportivas, es importante saber desarrollar los valores de cada organización, así como considerar los objetivos definidos. Estas buenas prácticas favorecerán el acceso al deporte para todos los usuarios.

España es un país importante en el mundo deportivo. Parte de su gran éxito se debe a las buenas prácticas en la gestión de entidades deportivas. En especial, por la coordinación entre el trabajo administrativo y federativo, de clubes y de entidades privadas.

Los grandes logros de deportistas españoles en eventos competitivos de talla internacional son muestras de un modelo de administración de primer nivel. El país cuenta con una extensa red de infraestructura y organismos para que los ciudadanos puedan desarrollar carreras deportivas. Además, existe un enorme interés gubernamental en España para impulsar el acceso al deporte sin ningún tipo de exclusión social.

Los frutos de una buena gestión de entidades deportivas

España se sitúa como una embajadora a nivel global, lo que fomenta el intercambio, la inversión y la cooperación internacional. La calidad de los centros deportivos es un gran punto a favor. Esto viene favorecido porque se permite que los atletas puedan ejercer su disciplina a un alto nivel de entrenamiento.

Se pueden observar varios ejemplos. Es el caso de los nueve centros de alto rendimiento, los especializados, los centros de tecnificación multideportivos y la residencia para jóvenes talentos. De esta forma, tanto deportistas como entrenadores confluyen en estos para alcanzar un alto nivel de tecnificación.

Apoyo y ayuda institucional

Los entes deportivos consiguen alcanzar los más elevados resultados cuando se gestionan como una empresa. Por eso, la inversión económica es esencial para el desarrollo de una disciplina.

Un entrenador que se precie terminará siendo casi como un padre para los deportistas.

Un buen ejemplo de este tipo de gestiones son los clubes de fútbol de élite, los cuales reciben una enorme inversión monetaria de parte de la industria privada. Igualmente, los programas —como Fundación Deporte Joven— o las becas impulsan la formación de un número importante de deportistas desde temprana edad.

Lo anterior es parte fundamental de la consecución de grandes logros a nivel competitivo, bien sea dentro del circuito olímpico o por parte de los clubes o atletas individuales que forman parte de eventos de máxima categoría.

Con este escenario, se estimula el desarrollo y la búsqueda de marcas personales por parte de los deportistas, quienes además cuentan con el apoyo económico para seguir trabajando por conseguir los resultados planeados.

La tecnología en la gestión de entidades deportivas

La era actual es tecnológica. A través de diferentes áreas del deporte se pueden observar los efectos positivos que posee su inclusión. Desde el diseño de uniformes hasta en los campos de entrenamiento, se vuelve necesaria la implementación de elementos de última generación.

Las buenas prácticas en la gestión deportiva en España han permitido el uso de la tecnología en las diversas disciplinas. Esto favorece el progreso de los atletas y las mejoras en los resultados.

De esta forma, la correlación entre la inversión económica de empresas y el desarrollo tecnológico impulsa el rendimiento de los deportistas. Asimismo, esto también favorece el progreso de las instituciones, como los clubes y las federaciones.

Este sistema de entidades deportivas sirve para potenciar el deporte en el país desde las diferentes escalas. Es decir, cuantos más logros y triunfos obtenga un atleta o un club, mayor será el impacto social.

La consecuencia de estas buenas prácticas será que muchas personas, en especial los más jóvenes, estarán motivados por realizar un entrenamiento físico, aunque no sea como una carrera profesional.

El deporte como carta de presentación de España

Las buenas prácticas en la gestión del deporte colocan a España como un ejemplo para seguir por otros países. Este hecho permite el intercambio cultural y mejoras en las relaciones internacionales.

Actualmente, el número de personas que buscan entrar en España por la cuestión deportiva está en alza. El interés se desarrolla desde conocer los estadios, hasta realizar entrenamientos o cursos especializados.

Los beneficios del deporte propician el bienestar físico y mental de las personas.

Un buen ejemplo de esta situación se encuentra en el fútbol. Muchos deportistas extranjeros anhelan formar parte de la plantilla de clubes españoles. No es casualidad que la Liga española está catalogada como la mejor en todo el mundo. Esto permite que muchos seguidores visiten el país para disfrutar de sus juegos y también recorran otras atracciones turísticas.

Esta situación también se da en el tenis. Ver a Rafael Nadal jugar sobre la arcilla de la Caja Mágica en el Másters de Madrid es un privilegio añorado por todos los amantes del deporte ‘blanco’.

Igualmente, España está incluida en la iniciativa de Deporte Para Un Mundo Mejor, creada por la UNICEF y el Consejo Superior de Deportes, lo que representa un reconocimiento diplomático del progreso social que se obtiene por medio del desarrollo deportivo.

  • Futuras claves gestión entidades deportivas. Fundación RFEF. Ediciones de la Universidad de Castilla. Extraído de: http://www.investigacionengestiondeportiva.es/Libros/Libro_Futuras_claves.pdf
  • UNICEF. Deporte para un mundo mejor. Extraído de: https://www.unicef.es/sites/unicef.es/files/Doc_Deporte.pdf